Análisis de Stranger Things: The VR Experience – Vigila tu espalda

El pasado 27 de octubre se estrenaba la segunda temporada de Stranger Things, que regresaba tras varios meses de ausencia con la esperada continuación de la trama de los primeros episodios. Con el objetivo de promocionar su llegada a Netflix, los responsables de la plataforma de streaming mandaban desarrollar una breve experiencia para la realidad virtual a la que tuvimos la ocasión de aproximarnos en diversos eventos vinculados a la industria del videojuego.

Finalmente, Sony ha decidido lanzar el videojuego en PlayStation 4 con la intención de que sus jugadores también puedan disfrutar de este ligero divertimento directamente relacionado con la ficción televisiva. Solo podrán hacerlo, sin embargo, aquellos que dispongan del casco de PlayStation VR, indispensable para sumergir al jugador en el universo de Stranger Things durante unos minutos.

Sin más dilación, te dejamos con las impresiones que hemos podido redactar tras completar esta terrorífica experiencia jugable que, desde el pasado 12 de diciembre, puede descargarse en la consola de actual generación de la compañía. Lo mejor de todo es que es completamente gratuita, por lo que ningún seguidor de la serie debería perderse este pequeño entretenimiento. Si aún no has visto la nueva temporada no te preocupes, puesto que el juego únicamente se apoya en la historia de los capítulos anteriores. ¿Preparado para enfrentarte al Demogorgon?

La experiencia de Stranger Things para la realidad virtual de Sony recupera uno de los momentos más recordados de la primera temporada de la serie y traslada la acción a la casa de los Byers. ¿Recuerdas cuando Joyce se percata de la presencia paranormal de su hijo Will y llena la vivienda con luces de Navidad para tratar de comunicarse con él? A ese instante precisamente es al que nos lleva este videojuego promocional, en el que habitaremos el lugar durante una noche de tormenta en la que solo los rayos nos dejarán ver a nuestro alrededor.

Al menos, hasta que las luces decorativas a las que hacíamos referencia comiencen a encenderse. Mientras tanto, dispondremos de unos segundos para observar entre la oscuridad desde el frente del sofá, el lugar donde se concentra la mayor parte de la iluminación que la madre de los Byers ha dispuesto en la casa. Desde esa posición podremos rotar en cualquier dirección en un ángulo de 90 grados, por lo que precisaremos de cuatro movimientos para dar una vuelta completa.

Como en tantos títulos para la realidad virtual, el jugador no tiene la posibilidad de desplazarse como lo haríamos en cualquier videojuego estándar. En cualquier caso, se trata de un videojuego de carácter prácticamente contemplativo que ha descartado esta opción de manera voluntaria dada la poca trascendencia que hubiera tenido. De este modo, la labor del usuario será atender a su alrededor mientras escucha truenos, el sonido del viento y otros ruidos inclasificables que le harán temer por su seguridad.

Una vez comiencen a activarse las luces navideñas del salón podremos avanzar, mediante la técnica del teletransporte que tanto se estila en la realidad virtual, a otra zona de la casa en la que la lámpara que cuelga del techo habrá empezado ha balancearse violentamente. Interpretando que se trata de una nueva señal de Will, el usuario no podrá hacer otra cosa que acercarse para ver qué es lo que está ocurriendo en esa parte de la vivienda.

Acto seguido comenzará a sonar el teléfono, al que nuevamente podremos desplazarnos apuntando hacia el lugar correspondiente. En ese instante podremos interactuar con el dispositivo para descolgar y acercar el auricular a nuestra oreja, imitando la acción que llevaríamos a cabo en la vida real. En este momento, el menor de los Byers nos advertirá desde el mundo del revés de una gran amenaza que se encuentra, cómo no, a nuestra espalda. ¿Te atreverás a girarte para descubrir quién o qué se encuentra a apenas unos metros de tu posición?

Uno de los aspectos más destacables de la experiencia es que el menú inicial nos permite seleccionar entre una gran variedad de idiomas, entre ellos el inglés y el castellano. De este modo, aquellos que visionen la Stranger Things con el doblaje a nuestro idioma tendrán la oportunidad de vivir esta pequeña aventura con las voces de los actores, aparentemente extraídas directamente de la primera temporada de la serie. Por su parte, los usuarios que opten habitualmente por la versión original podrán seguir haciéndolo para escuchar a diversos personajes tanto al inicio del juego como en la conversación telefónica final.

Se trata de un detalle a tener especialmente en consideración dado el carácter promocional del videojuego. Este tipo de contenidos no suele traducirse a nuestro idioma y mucho menos modificar la banda de audio para su distribución en nuestro país, por lo que cabe celebrar que tanto Netflix como Sony hayan optado por ofrecer una experiencia adaptada a cualquier tipo de espectador de la plataforma de streaming, que podrá rememorar con toda garantía los hechos acontecidos durante la primera temporada.

Cabe hacer también mención al uso de PlayStation Move, obligatorio en esta ocasión. Solo aquellos que dispongan de esta herramienta complementaria al caso de realidad virtual podrán sumergirse en una trama en la que uno de los dispositivos hará la función de linterna mientras el otro servirá para apuntar al lugar donde queremos teletransportarnos con el personaje. Ambas mecánicas podrían haberse resulto de otra manera para facilitar el acceso de aquellos que solo dispusieran de PlayStation VR aunque, por otra parte, es innegable lo bien que se adapta este accesorio al uso de la linterna.

Javier Castillo

JUGABILIDAD: La jugabilidad de Stranger Things: The VR Experience se reduce prácticamente a un par de mecánicas de muy fácil ejecución. Además de enfocar la linterna, una opción en absoluto necesaria, el juego solo exige el teletransporte y la interacción con el teléfono, por lo que la experiencia es prácticamente de carácter contemplativo dada la relevancia de la narrativa.

GRÁFICOS: En este apartado no nos hallamos ante uno de los trabajos más sorprendentes que hayamos podido ver en el catálogo de PlayStation VR pese a que, en cualquier caso, cumple sobradamente las expectativas visuales dado su carácter promocional. La iluminación, además, juega un papel fundamental a la hora de recrear la atmósfera de la casa de los Byers.

SONIDO: La banda de sonido es uno de los elementos más destacables de la experiencia de Stranger Things no solo por la introducción del doblaje al castellano, que puede seleccionarse además del inglés y otros idiomas, sino por la capacidad de los desarrolladores de dotar de profundidad al espacio en el que nos encontramos con una amplia gama de ruidos.

DURACIÓN: A nadie debería sorprenderle, dado el carácter promocional del videojuego, la escasa duración de la propuesta. En el mejor de los casos, el jugador podrá permanecer en casa de la familia Byers alrededor de cinco minutos, aunque la experiencia puede concluirse incluso antes si omitimos el tráiler final que nos emplaza a la segunda temporada de la serie.

CONCLUSIÓN: Cualquier seguidor de Stranger Things quedará encantado con una experiencia tan vibrante como esta. Pese a las casi nulas opciones de interacción con el entorno, todo fan habrá soñado con poner un pie en la casa de Joyce, Jonathan y Will mientras visionaba la primera temporada de la ficción televisiva de Netflix. En este sentido, Stranger Things: The VR Experience cumple con lo esperado y proporciona un digno acercamiento a la trama de los primeros episodios de la serie.

 

Publicaciones relacionadas

Cerrar