Análisis de Street of Rage 4 – Un beat’em up sensacional cargado de nostalgia

Street of Rage 4 trae de vuelta la querida saga beat'em up con una propuesta bastante notable y cuidada.

Nada más y nada menos que veintiséis han sido los años que han pasado desde que la última entrega de Street of Rage salió a la venta. Veintiséis años en los que la industria del videojuego se ha transformado muchísimo y el género beat’em up, al que pertenece la saga que nos ocupa, ya no tiene cabida, al menos tal y como se conocía durante las décadas de los ochenta y los noventa.

A pesar de ello, como suele ocurrir con este tipo de juegos, que apelan a la nostalgia, Street of Rage 4 ha aterrizado envuelto en un sentimiento de entusiasmo por parte de toda la comunidad de jugadores, tanto aquellos que son fans de esta serie de juegos desde sus inicios, a principios de los años noventa, como quienes son fanáticos del género en general. Un sentimiento que no es para menos, pues la nueva entrega de esta querida saga mantiene la esencia de lo que la hizo grande en su momento a la vez que consigue aportar cierta frescura adaptada a los tiempos que corren.

La historia continua

Street of Rage 4

Antes de nada, tenemos que empezar por el principio, explicando que Street of Rage 4 continúa la historia de los primeros juegos. Se explica que han pasado diez años desde la caída de Mr.X, principal enemigo de esta serie de juegos que fue derrotado en Street of Rage 3, y su Sindicato, aunque la paz que había reinado hasta ahora se ha visto interrumpida por un nuevo imperio.

Parece que dicho imperio está bajo el mando de los mellizos Y, hijos de Mr.X, y solo puede ser combatido por los ya exagentes Axel Stone y Blaze Fielding, además de Cherry Hunter, hija de Adam Hunter, y Floyd Iraia, aprendiz de Dr. Zan. Con este simple argumento, nos metemos de lleno en la acción desde el minuto uno en la zona de Streets of Rage, compuesta por un total de doce niveles y en la que nos movemos continuamente desplazándonos lateralmente.

Street of Rage 4

Al igual que las otras entregas, para empezar a jugar cualquiera de los niveles tenemos que seleccionar un personaje de entre los que están disponibles. Inicialmente, podemos elegir entre los personajes que hemos mencionado más arriba, aunque, a medida que avanzamos, desbloqueamos más. Para no chafar ninguna sorpresa nadie, no vamos a mencionar cuáles son, pero os prometemos que harán las delicias de los fans de la saga.

¡Es la hora de las tortas!

Así pues, elegir uno u otro depende de nuestro estilo de juego, pues, aunque todos pueden realizar movimientos básicos, tienen acciones especiales diferentes. Además, cada personaje destaca en unas características en concreto, por lo que hay que probarlos todos para jugar con el que más cómodos nos sintamos. En este punto, hay que destacar también que Street of Rage 4 reproduce mayormente los controles de los juegos originales, aunque también aporta los suyos propios como la posibilidad de recuperar vida que se sacrifica previamente para realizar ataques más potentes.

Street of Rage 4

Al igual que en las primeras entregas, pueden utilizarse armas de todo tipo que, o bien se encuentran directamente en el suelo, o bien se les cae a algunos enemigos. Tan solo hay que recogerlas para empezar a utilizarlas a corta o a larga distancia. Lo malo de dichas armas es que desaparecen con muy pocos usos, pero sin duda son un elemento que hay tener en cuenta en momentos en los que abrirnos paso a puñetazo limpio no sea posible.

Hablamos de que no todo es soltar puñetazos sin más pues, aunque no lo parezca de primeras, Street of Rage 4 requiere estrategia para acabar con ciertos enemigos. Ponemos de ejemplo uno de los primeros enemigos que nos encontramos en el juego. Se trata de un policía que se cubre con un escudo. Dicho escudo tiene una especie de durabilidad que hay que conseguir agotar para poder acabar con el policía. Si nos liamos a puñetazos sin más, este nos ataca, haciendo que retrocedamos y el escudo recupere su vida. Por ello, hay que, por ejemplo, alternar ataques y saltos en retroceso para acabar con el escudo sin que el enemigo nos alcance para, una vez destruido el escudo, podamos acabar con él.

Lo mismo sucede con otros enemigos, sobre todo los jefes de cada nivel, por lo que el juego provoca que aprendamos y adaptemos nuestra estrategia todo el tiempo. Cabe destacar aquí que, aunque los enemigos se hagan repetitivos, pues hay muy poca variedad a lo largo del juego, no es un punto especialmente negativo, pues, durante la acción, realmente no importa que hayamos combatido contra ese enemigo en niveles anteriores.

Un juego para todo tipo de jugadores

Street of Rage 4 El mayor acierto de los desarrolladores de Street of Rage 4, los estudios Lizardcube y Guard Crush Games, es haber añadido un modo cooperativo para disfrutar del título. Ya sea entre cuatro jugadores, gracias al modo local, o entre dos, los que permite el modo online, el juego es muchísimo más divertido que si lo jugamos en solitario. Destacamos especialmente la posibilidad online pues, aunque solo permita que dos personas como máximo jueguen juntas a distancia, es una excelente opción para aquellos jugadores que no tengan tanta habilidad jugando y quieran avanzar, pues, gracias a este modo, podrán encontrar a otros para hacerlo.

Porque Street of Rage 4 es un juego que, a pesar de requerir cierta estrategia, posibilita que cualquier jugador al margen de su habilidad a los mandos pueda empezar a jugar e ir aprendiendo, todo gracias a la existencia de movimientos simples como atacar, saltar o recoger y lanzar objetos que, una vez dominados, se pueden alternar con ataques más complejos como agarres en el aire.

Street of Rage 4

Gráficamente, se nota el cuidado que han tenido los desarrolladores al adaptar los diferentes personajes y escenarios a la actualidad, empezando por el cambio en lo que al diseño artístico se refiere, lejos de los píxeles de aquellos años. Un estilo cartoon que también se ha trasladado a las pocas cinemáticas con las que cuenta el juego y que le sienta realmente bien. Lo mismo podríamos decir de la banda sonora, que mezcla con gran maestría melodías conocidas de la saga con otras nuevas y que acompañan a la perfección la acción de la pantalla en todo momento.

Para finalizar, tenemos que hacer una mención a las bondades que tiene Switch por ser la plataforma que hemos utilizado para el análisis, aunque cabe destacar que el juego también está disponible para PS4, Xbox One y PC. La consola portátil de Nintendo no presenta prácticamente diferencias entre el modo portátil y el modo TV, por lo que se puede disfrutar del juego de ambas maneras. Solo hemos experimentado algunos tirones jugando online con otro jugador, pero tal vez se debiese a un problema con la conexión a Internet.

Street of Rage 4

Con todo, Street of Rage 4 tiene todo lo necesario para convertirse con el tiempo en uno de los ejemplos más destacados del 2020 en lo que a juegos que traen grandes sagas del pasado al presente se refiere. Está claro que no cuenta con la misma cantidad ni de equipo ni de recursos que los remakes de Final Fantasy VII y Resident Evil 3, pero, a su manera, Lizardcube y Guard Crush Games han conseguido crear una pieza que encaja a la perfección con el resto de la saga, pues, insistimos, no solo mantiene su característico espíritu de juego reparte tortas en los suburbios de una ciudad, sino que consigue ofrecer las suficientes novedades como para conseguir diferenciarse a su vez del resto de entregas. Un juego hecho para veteranos de la saga por la cantidad de guiños que ofrece, incluyendo filtros retro, pero también para nuevos jugadores que quieran experimentar la magia de Street of Rage. Imperdible también para todos aquellos a los que les gusta completar los juegos, pues contiene una serie de extras y modos desbloqueables.

Eli López

Comunicadora audiovisual enamorada de los videojuegos. Mi único objetivo es recorrer un sinfín de mundos combatiendo Sincorazón.

Publicaciones relacionadas

Cerrar