Análisis de Tales of Arise – El relato del año

Tales of Arise es uno de esos videojuegos que rinde tributo de manera excelsa al JRPG y ya se postula como uno de los candidatos a Juego del Año.

Tales of Arise es uno de los títulos que más ruido ha hecho en los últimos meses y ya desde su presentación oficial apuntaba maneras para ser un videojuego importante en el momento en el que se produjera su lanzamiento. Para Bandai Namco, la saga Tales of es uno de sus grandes baluartes, aunque en muchas ocasiones se ha visto enclaustrada en un público de nicho que ha disfrutado de sus grandes propuestas, casi todas notables o sobresalientes. Con Tales of Arise se abre un abanico de opciones realmente grande para que la saga dé ese salto definitivo y alcanzar a otras franquicias JRPG en popularidad y reconocimiento, por lo que está claro que hablamos de palabras mayores.

Durante los últimos días hemos tenido el enorme placer de jugar a Tales of Arise en su versión de PS5 para sumergirnos en su rico universo, conocer a sus personajes y relamerlos con una trama que te va atrapando poco a poco hasta dejarte pegado a la pantalla. Aunque hay ciertas aristas que pulir en lo técnico y sigue pecando de algunos de los grandes errores de las propuestas del género que nos llegan de Japón, el resultado es excelente y ya se coloca en un puesto privilegiado para ser protagonista en la gala de The Game Awards para el próximo mes de diciembre, cuando se elegirán a los mejores juegos del año.

La lucha de Rena y Danha, una guerra sin fin

Durante muchos años, Rena ha conseguido dominar Danha, mediante prácticas deleznables, por lo que la rebelión comienza abrirse paso para intentar derrocar a los señores gobernantes. Es aquí donde entran en juego los personajes protagonistas, Alphen y Shionne, que tendrán que adentrarse en una aventura cargada de peligros para conseguir sus objetivos, al tiempo que conocer a otros compañeros que se unirán en su impronta y a algunos que intentarán ponerles las cosas complicadas al máximo. Con Tales of Arise, descubrirás los entresijos sociopolíticos de este universo, con una trama que se va enredando cuanto más avanzas y que es uno de los puntos fundamentales del título.

Narrativa evolutiva: el cóctel definitivo junto a un sistema de combate exquisito

tales of arise personajes

Por todos es sabido que la narrativa de un buen JRPG debe ser uno de los puntos fundamentales en su propuesta, más allá de un sistema de combate convincente. De este segundo aspecto hablaré algo más adelante, pero quiero detenerme unas líneas a ensalzar el trabajo de Tales of Arise en la construcción de su narrativa, ya que impresiona a medida que avanzar por ella, enredándote entre sus intrincados movimientos. Aunque en un principio pueda parecer una historia típica en la que los héroes deben unir sus fuerzas para derrocar al mal como ya nos han contado otras grandes historias a lo largo de más de cuatro décadas, el título de Bandai Namco ofrece giros inesperados que te dejan con la boca abierta y te hacen querer saber más de lo que ocurre en su universo. Algo en lo que muchos otros videojuegos han fracasado estrepitosamente.

Y la ventaja que tiene Tales of Arise en este aspecto es que esa evolución narrativa no se limita a un golpe de efecto momentáneo, sino a una progresión que se mantiene constante desde ese punto en el que la historia da el vuelco, impidiéndote intuir por donde puede salir en los instantes siguientes. Una sensación cálida, muy similar a la ofrecida por otros títulos de la etapa moderna como Dragon Quest XI o NieR: Automata. Adentrarse en Tales of Arise es hacerlo en un lugar que va más allá del entretenimiento o la belleza de sus entornos, es meterse de lleno en una trama efectiva y que cumple con los requisitos que se pueden esperar de un JRPG. Sobresaliente en este sentido.

La magia de la acción sinérgica

tales of arise combates

Y si en narrativa Tales of Arise cumple con creces, en el sistema de combate y todas sus vertientes no se queda nada atrás. La diversión está garantizada al superar las primeras horas de tutorial y empezar a descubrir por tu cuenta cómo encajan cada uno de los personajes de manera jugable. No obstante, he de empezar con un pequeño tirón de orejas: al principio manejas a Alphen, el protagonista principal, pero… ¿por qué el juego no se molesta en explicar que puedes controlar a cada uno de los miembros del equipo si lo deseas? Es algo que debes descubrir por ti mismo. Más allá de que puedas cambiar la configuración del líder del grupo en el menú principal, también puedes cambiar de personaje en mitad de una batalla, algo que le da un tremendo dinamismo a los combates para poder sacarles el máximo partido a cada uno de ellos.

Mientras que Alphen es un personaje de batallas cuerpo a cuerpo, Shionne puede servir para ataques a didtancia, fuerzas elementales o sanación, mientras que Rinwell está más destinada al uso de magias, entre otras características del resto de personajes que pueden utilizarse a lo largo de toda la aventura. Si sabes encajar todas las cualidades de cada personaje en tus técnicas de combate y aplicarlas en el momento exacto, disfrutarás de uno de los sistemas de batalla más elaborados del género. Si ya pudiste probar la demo, sabrás que es un título de acción directa y que cada uno de los personajes que controla tiene una barra de estamina con la que puede ejecutar según qué habilidades, dependiendo de lo que consuman cada una de ellas. Cuando enlazas suficientes golpes, podrás desatar un golpe final sinérgico con el resto de personajes, mediante animaciones impresionantes y que pueden decantar la balanza a tu favor.

tales of arise sinergia

Pero no se queda ahí la cosa y es que uno de los aspectos que más me ha impactado de Tales of Arise es que intenta innovar y ofrecer nuevas herramientas en combate sin importar cuánto hayas avanzado. Esta progresión hace que la dinámica no se vuelva monótona y siempre tengas algo nuevo que descubrir en combate, por lo que, además, si haces técnicas de esquiva perfectas y enlazas combos, también podrás desatar un estado alterado en el personaje para que, con una combinación de botones, realice un ataque aún más devastador que el sinérgico, lo que puede declinar el combate de tu lado. No obstante, los enemigos también disponen de esta opción algo que contra los jefes puede ser un problema impresionante.

Y hablando de jefes: Tales of Arise también es un juego desafiante hasta ciertos extremos. Y es que cuando crees que estás a un nivel adecuado para la zona que estás explorando, mientras vences a criaturas sin casi un rasguno, llega un jefe que te enseña dónde está la dificultad del título. Será mejor que dediques un buen tiempo a farmear experiencia y subir de nivel a tus personajes -en un punto avanzado de la aventura descubrirás que hay cadenas de combates para facilitar esto-, porque estas batallas dispondrán de un nivel mucho más alto a lo que estás acostumbrado y te obligarán a sacar lo mejor de ti y de tu habilidad si no te has preparado lo suficiente. Puede parecer una nota negativa, pero no lo es, ya que es lo que se podría esperar de una batalla contra un jefe y no que estuviera a la altura de otros monstruos que te encuentres en el camino. Muy satisfactorias, al mismo tiempo que espectaculares.

Habilidades y configuraciones para todos los gustos

tales of atise personajes

Hace un par de párrafos he comentado que cada personaje puede ejecutar habilidades mediante un sistema de estamina y, aunque en un principio paree que esto está muy limitado, el juego vuelve a sorprender con la propuesta bien avanzada. Cada uno de los personajes dispone de un amplísimo árbol de habilidades con diferentes opciones para aumentar sus atributos, aprender nuevas técnicas y un largo etcétera de opciones para que puedas configurarlos a tu antojo. En ocasiones da la impresión de que Tales of Arise ha querido abarcar demasiados aspectos y, en muchas ocasiones, incluso puede llegar a saturar cuando te encuentras con tantas opciones disponibles, por lo que será mejor que te tomes tu tiempo para dominar las configuraciones y acciones que te permite el título. Una vez lo hagas con el paso de las horas, te encontrarás ante un sistema de personalización intuitivo y de lo más completo.

A medida que ganes experiencia y subas de nivel, cada personaje podrá ganar puntos de PH (puntos de habilidad) para poder usarlos en el mencionado árbol. Hay varias ramas para completar por cada personaje, dependiendo de sus características generales en combate. Será tu elección definir su estilo y qué quieres potenciar en mayor o menor medida, aunque si exploras lo suficiente, podrás desbloquearlo por completo en la etapa final del título. No obstante, en el camino debes potenciar lo que consideres oportuno y te sorprenderás explorando los menús durante varios minutos para terminar de modelar a los protagonistas como consideres oportuno. Desde luego, se nota que hay un trabajo con mimo detrás de esto.

El equilibro es una de las notas dominantesde Tales of Arise, ya que por muchas habilidades que pueda aprender un personaje, también hay que tener en cuenta que muchas de ellas no son eternas ni ilimitadas. Aquí es donde entran en juego los PC, puntos de consumo que requieren algunas habilidades como la sanación, la resurrección y otras magias. Deberás tener un ojo puesto en este contador en todo momento, porque como no dispongas de los PC necesarios para ejecutar estas acciones, podrás tener serios problemas. Creedme, me ha pasado en más de una ocasión. Bien es cierto que puedes utilizar objetos en combate para subsanar este problema, pero su uso tiene cooldown, por lo que no puedes abusar de ello. Un pico más de desafío que le sienta como anillo al dedo y que le da una picante de lo más interesante a la manera de administrar tus recursos en combate.

El día y la noche entre las misiones y actividades secundarias

tales of arise animales

Ya os he hablado de una excelente narrativa y de un sistema de combate soberbio y versátil, capaz de ofrecer multitud de opciones, pero… ¿qué pasa con lo secundario? ¿Cumple con lo que se pueda esperar de un buen JRPG? Pues la respuesta es sí y no. Tales of Arise sigue pecando de una tendencia habitual en el desarrollo japonés: son incapaces de crear buenas historias paralelas a la vertiente principal, por lo que todo lo respectivo a las misiones secundarias como tal se centra en la típica tarea de recadero. Ve a tal sitio y vence a ciertos monstruos, consigue estos materiales o ayúdame con mis problemas que no sé resolver por mí mismo… Se tratan de misiones rutinarias y que, en la mayoría de ocasiones, puedes completar si has explorado lo suficiente. ¿La parte positiva? Muchas de ellas ofrecen PH por su cumplimiento, con lo que podrás potenciar el árbol de habilidades de tus personajes.

Otro cantar son las actividades secundarias de Tales of Arise, que son la parte opuesta de las misiones. Aquí sí que hay buen material para entretenerse y ofrecer algo ligeramente diferente. El título pone a tu disposición algunas prácticas habituales en otros videojuegos como cocinar, para mejorar algunas características cuando descansas en un campamento o en una posada, o pescar, con una buena variedad de peces a tus disposición. Sin embargo, lo más interesante en este sentido es la introducción del rancho y el huerto. En el primer establecimiento puedes criar y alimentar a varios animales para que puedan darte ingredientes que, además, pueden ser utilizados para cocinar. De este modo, todo encaja a la perfección en este tipo de actividades, retroalimentándose de un modo espectacular, ya que la pesca y los peces que obtienes también sirven para elaborar ciertos platos.

Por otro lado, en el huerto puedes cosechar diversos alimentos como trigo, como zanahorias, lechugas y un largo etcétera que ayuda sobremanera a la obtención de este tipo de materiales para las acciones que los requieren. De este modo, Tales of Arise consigue que evites pateos innecesasrios e ir a ciertas zonas determinadas para obtener una patata u otro alimento que puedes cosechar en tu propio huerto. Algo de lo que bien podrían aprender otros videojuegos del género. En definitiva, luces y sombras para la propuesta en lo secundario, siendo mucho más atractivo todo el asunto del rancho y el huerto que las misiones en sí.

Un diamante gráfico con más de un arista

tales of arise entornos

Algo similar ocurre en lo gráfico. Tales of Arise es un título espectacular y que rinde a las mil maravillas tanto en su modo resolución como en rendimiento. De hecho, si eliges el primero, las batallas se ejecutan también a 60fps, por lo que no verás un obstáculo en este sentido. Las texturas y modelados son impresionantes, especialmente en calidad de personajes, que se nota que están muy bien trabajasdos y detallados, pretendiendo hacerlos únicos de uno u otro modo. Algo que también se traduce a las animaciones, excepcionales en la mayoría de sus casos, tanto en cinemáticas como en combate. Una absoluta gozada. Por supuesto, en cuanto a paisajes, distancia de dibujado y a la paleta de colores, el trabajo es sensacional y es uno de los que mejor luce en lo que llevamos de año.

La parte negativa está en pequeñas aristas que pueden resultar incomprensibles en el año en el que nos encontramos y con la nueva generación que ya está sobre la mesa. Resulta sorprendente que haya un popping abrupto en la gran mayoría de entornos y algunas texturas en paisajes que chocan con el tremendo trabajo mencionado anteriormente. Además, el salto de imagen cuando intentas pasar el texto porque ya lo has leído puede hacer que te pierdas algún momento interesante y hay un aspecto más vago en ciertos momentos en los que se realizan conversaciones mediante viñetas. Hay muchos contrastes en lo técnico, pero en líneas generales cumple, dada la magnitud del título.

La buena noticia es que se mantiene estable en todo momento, a una gran resolución y sin caídas de rendimiento, por lo que a nivel jugable es una gozada. Y todo eso teniendo en cuenta que en batalla se producen muchos efectos de luces, infinidad de elementos en pantalla y un derroche de magias y movimientos, por lo que en este sentido tiene un enorme mérito. Por otro lado, hay un aspecto curioso en el entorno sonoro: Tales of Arise tiene una banda sonora impresionante, pero el uso de los temas no termina de encajar en ciertos momentos. Para las batallas contra jefes sí que hay melodías épicas, del mismo modo que la tranquilidad en la exploración es una constante, pero en otros momentos resulta superficial y no parecen haberse seleccionado con acierto.

Un firme candidato a ser el Juego del Año en 2021

tales of arise alphen

A pesar de estos últimos aspectos comentados que se podrían haber pulido, Tales of Arise es uno de los juegos del año, sin lugar a dudas. A buen seguro competirá el próximo mes de de diciembre por ser el mejor juego del curso, lo que permite hacerse una idea de la magnitud de la propuesta de Bandai Namco. Su narrativa, enlazada con un sistema de combate impresionante y aditivos que construyen un mundo fantástico en el que te puedes pasar más de 100 horas sin que una de ellas suponga un proceso tedioso o aburrido. Algo que para un JRPG es una excelente noticia, por lo que adentrarse en este universo es hacerlo en uno de los mejores que hayas visitado en los últimos años. Por lo tanto, lo único que puedo deciros es que esperéis con ganas hasta el próximo 10 de septiembre, os pongáis a los mandos y disfrutéis al máximo mientras os maravilláis con lo que encontraréis en vuestra aventura.

Juan Montes

Comunicador y apasionado de los videojuegos de aventuras, rol y plataformas. Crecí junto a un marsupial y blandiendo la llave espada; ahora acompaño a cazarrecompensas, asaltatumbas y luciérnagas con la misma pasión.
Cerrar