Análisis de Total War: Warhammer 2 – Curse of the Vampire Coast

La Costa del Vampiro nos acerca antiguas leyendas sobre piratas, no muertos y criaturas marinas monstruosas. ¿Serás capaz de conquistarla?

Análisis Total War: Warhammer 2 - Curse of the Vampire Coast

Llega el otoño y una gran cantidad de juegos ponen a disposición de sus usuarios la posibilidad de encarnar historias tenebrosas que nos cautivan. Este ha sido el caso de la nueva expansión de Total War: Warhammer 2, titulada Curse of the Vampire Coast, La maldición de la Costa del Vampiro. Aunque no llegó a tiempo para Halloween, siendo su lanzamiento el 8 de noviembre, este DLC nos presenta a vampiros zombis armados con trabucos y rodeados de criaturas monstruosas marinas que pondrán nuestras habilidades a prueba.

La noche cae sobre Lustria. Aguza el oído mientras te hallas en el muelle y oteas el mar a través de la bruma. A tu espalda, los sonidos de la jungla se desvanecen y, en su lugar, un eco húmedo se abre paso, como si de una jarcia putrefacta que choca contra un mástil mohoso se tratase. El ruido se multiplica, y con él, el lamento de miles de voces sin aliento unidas en algo mitad canto fúnebre, mitad saloma. -Total War: Warhammer 2 – Curse of the Vampire Coast.

Presentando a una nueva facción jugable, Curse of the Vampire Coast nos trae mecánicas propias, ejércitos de piratas zombis al más puro estilo Piratas del Caribe, y una buena dosis de acción enmarcada en una historia en la que debemos luchar por la conquista de los mares. Creative Assembly ha diseñado para esta expansión hasta cuatro nuevos Señores Legendarios: Luthor Harkon, el capitán Noctilus, la hermosa Aranessa Malasal y la cantante Cylostra Aleta Nefasta.

Total War: Warhammer 2 – Curse of the Vampire Coast

Análisis

La historia se centra en la leyenda de Luthor Harkon, siendo uno de los argumentos con más potencial dentro del juego. El infame pirata, tras reclamar el territorio al este de Lustria, trajo consigo auténticas hordas de piratas no muertos. Líder de la nueva facción, el Archicomodoro Harkon es un infame pirata vampiro que sufre de problemas de humor y múltiples personalidades, característica que condiciona las mecánicas de juego proporcionando ventajas e inconvenientes según su estado mental.

Al más puro estilo Moby-Dick, Harkon emprende una búsqueda para encontrar el Arpón de Metal de las Estrellas y dar caza a la milenaria Sierpe marina Amanar para poder proclamarse Señor de los Mares. Para ello, nos convertiremos en el pirata más infame de todos gracias a una nueva característica del juego, la Infamia, que va aumentando en función a nuestros actos de maldad y es indispensable para terminar la campaña y conseguir el arpón. La historia también dispone de misiones secundarias pero, por suerte o por desgracia, no gozan de la misma relevancia para la narrativa de la expansión. Por otro lado, la lealtad entre facciones también suma importancia en la historia. Aunque esta característica no es del todo nueva, añade un extra de diversión a la jugabilidad y potencia su estrategia.

Fue el inmortal Señor Luthor Harkon quien reclamó parte de la costa este de Lustria. Desde entonces, ha sido un lugar en el que los muertos campan a sus anchas, parten en expediciones hacia la jungla o navegan hacia el Gran Océano para cometer violentos actos de piratería. -Total War: Warhammer 2 – Curse of the Vampire Coast.

En cuanto a las unidades de combate, en Total War: Warhammer 2 – Curse of the Vampire Coast podemos comandar ejércitos de no muertos y vampiros. En los nuevos líderes de facción encontramos características completamente nuevas. La principal es la posibilidad de alzar a los zombis al más puro estilo Warcraft para que luchen a nuestro lado. Además, cada Señor Legendario posee su propio barco pirata para albergar a su ejército e ir conquistando asentamientos. Esta función aporta una dosis extra de diversión pues nos acerca lo mejor de los asentamientos y las hordas.

La principal diferencia de La Costa del Vampiro del resto de expansiones anteriores es en sus tropas. La posibilidad de comandar a enormes criaturas como leviatanes, colosos de hueso, cangrejos monstruosos, sirenas espectrales y zombis, hacen de este DLC una experiencia diferente que hará las delicias de los fans de las historias de piratas así como de los juegos de estrategia. Para conseguir los poderes que nos permiten alzar a estas escalofriantes criaturas, debemos desarrollar las tecnologías que nos permiten desbloquear estas habilidades.

Total War: Warhammer 2 – Curse of the Vampire Coast

Conclusiones

Total War: Warhammer 2 – Curse of the Vampire Coast nos introduce una expansión muy divertida con una nueva facción y un amplio espectro de criaturas del universo Warhammer Fantasy. El juego nos asegura horas de diversión gracias a las nuevas mecánicas de juego que nos ofrecen sus unidades de batalla y a la posibilidad de viajar en barco conquistando asentamientos. También merece una especial mención la narrativa y Luthor Harkon como personaje principal de la historia. La ambientación del juego es sobresaliente, aunque la dificultad es en ocasiones algo elevada. No obstante, podría tratarse de la mejor expansión que hay hasta la fecha dentro de esta saga. Creative Assembly ha dado en el clavo a la hora de diseñar un DLC divertido, interesante y que aporte novedades relevantes dentro de la franquicia Warhammer. Una parada obligatoria para todos los fans del título que nos asegura horas de diversión sumergiéndonos en una saloma que nos incitará a cometer toda clase de actos para convertirnos en el pirata más infame que haya gobernado los mares.

Total War: Warhammer 2 – Curse of the Vampire Coast ya está a la venta (es necesario tener el juego base Total War: Warhammer 2). ¿Te atreves a navegar el Gran Océano?

Marina Martínez

Graduada en Filología Alemana y amante de los idiomas, literatura, tecnología y videojuegos. Me gusta crear contenido relacionado con aquello que me apasiona.

Publicaciones relacionadas

Cerrar