Análisis de Watch Dogs Legion – Reclutando el futuro

La tercera entrega de la saga Watch Dogs se luce con un sistema de juego inédito que encaja realmente bien.

Ha llovido mucho desde que Ubisoft presentara su nueva IP, conocida como Watch Dogs, que no tardó en impresionar al público ante su imponente aspecto gráfico y su propuesta basada en el hackeo. Con el nubarrón del downgrade sobre su cabeza y con una secuela más que aceptable, pero sin el ruido que cabría esperar, la incertidumbre se cernía sobre la licencia de la compañía francesa. No obstante, el estudio liderado por Yves Guillemot tenía un as bajo la manga para conseguir devolver la euforia por Watch Dogs.

Legion es un título que cumple con lo que promete y que, además, presenta una mecánica inédita en los videojuegos: la acción colmena, sin un protagonista jugable. Todo aquel que se cruce en tu camino puede ser un personaje controlable y ofrecerte posibilidades únicas para que las mecánicas siempre se encuentren en completo movimiento y evitar la desidia y la repetición más que habitual en los juegos de mundo abierto. Parece que Ubisoft ha dado con la tecla correcta del hackeo y ha creado un ecosistema que responde realmente bien a lo que pretende.

La Resistencia comienza por ti

La Londres del futuro está siendo amenazada por un peligroso grupo terrorista llamada Zero Day, quien pretende destruir la ciudad a base de explosiones, sembrando el caos y demostrando que son superiores a DedSec, el grupo al que debes unirte para evitar que alcancen su objetivo. Para ello, habrás de sumar más gente a la causa para sumar más miembros a la colmena en la que se convertirá la organización. Puedes ser quien quieras y eso es un arma de doble filo. Si vas a enfrentarte a Watch Dogs Legion será mejor que tengas tiempo para dedicarle, de igual manera que deberás disponer de la paciencia necesaria para no perderte entre la maraña de opciones que ofrece la ciudad.

Posibilidades y personalidades múltiples para una mecánica soberbia

rubius en watch dogs legion

Obviamente, el gran aliciente de Watch Dogs Legion se centra en la posibilidad de jugar con prácticamente cualquier ciudadano de Londres con el que te cruces. Esto supone una de las mecánicas más novedosas de la industria y la ausencia de protagonista es una opción arriesgada pero que, en este caso, resulta de lo más satisfactoria. No quiero decir que los anteriores protagonistas de la saga fueran un estorbo para las entregas en sí, sino que la posibilidad de elegir a cualquiera de los reclutas de DedSec permite disponer de una versatilidad tremenda a la hora de jugar.

Porque sí, cada ciudadano es único y ofrece habilidades diferentes que se pueden adaptar a la perfección a cualquier estilo de juego. Influencias políticas, programadores informáticos, influencers, obreros con drones voladores, periodistas, ingenieros… Todo lo que puedas imaginar está a tu alcance y cada uno de estos personajes jugables ofrecen parámetros y artilugios únicos que pueden servir de gran utilidad para hacer frente a las misiones y para evadir las persecuciones de Albion, el grupo militar-policial que patrulla la ciudad y para quien no eres una persona grata.

Lógicamente, el título sigue una línea argumental central que te va introduciendo en esta mecánica, pero es fácil perderse en la inmensidad de la capital inglesa. Tras las primeras cinco horas de un tutorial excepcionalmente guiado, puedo afirmar que las cinco siguientes se basaron en realizar taras de reclutamiento de lo más inesperadas y originales. Robar un forgón cargado de pasaportes, rescatar a amigos de los implicados, infiltrarse en sedes para hackear sistemas, recuperar artilugios y un sinfín de posibilidades que los responsables de las misiones han tenido que exprimir al máximo. Por supuesto, la enorme mayoría son de recadero. Pero para reclutar a la gente hay que cumplir algunos favores, ¿no?

watch dogs personajes

La guinda del pastel a esta técnica la pone la posibilidad de activar la muerte permanente, que obliga a tener especial cuidado con lo que se hace, ya que si se pierden a todos los agentes disponibles, la partida llega a su fin de manera irremediable, lo que supone un nivel totalmente diferente a lo que sería la experiencia con esta opción desactivada. Sin duda, es algo que recomiendo encarecidamente para alcanzar la máxima inmersión y no ir a lo loco en ciertas situaciones. Sin embargo, algunos agentes solo serán arrestados o acabarán heridos, con lo que finalizar la partida por completo es una quimera; al menos, la tensión de liarla parda si no se miden bien las acciones está ahí y es bastante satisfactoria.

Una ciudad cargada de realismo y vida

Impresiones Watch Dogs Legion 04

A estas alturas no es ningún secreto la maestría que ha demostrado Ubisoft para recrear ciudades con un enorme acierto. Hemos visto a diferentes estudios hacer un trabajo titánico para recrear diferentes ciudades en varias épocas de la historia. No es la primera vez que vemos Londres, pues Assassin’s Creed Syndicate ya nos ofreció un prisma de lo más impresionante de la época victoriana en la capital inglesa, pero en Watch Dogs Legion han conseguido superarse con una interpretación magistral de lo que sería una Londres futurista de lo más cuidada. Sin duda, de lo mejor que se pueda ver en la actual generación de consolas.

Si has tenido la suerte de visitar Londres, te toparás con escenarios de lo más reconocibles, como el palacio de Buckingham, el parlamento gobernado por el Big Ben o el imponente London Eye, algo cambiado por la época en la que se desarrolla el título. Además, las calles están escaneadas de manera muy realista y ofrecen la sensación de estar caminando por una ciudad conocida. Todo ello aderezado con el sistema de conducción contrario al nuestro, lo que en ocasiones resulta bastante confuso. Respecto a la conducción, cabe decir que no es de las mejores que haya ejecutado Ubisoft, pues el manejo de los vehículos en general es bastante tosco y le falta agilidad.

Impresiones Watch Dogs Legion 02

Lo que también es destacable es la vida de la que se nutre la ciudad. Aunque la gran mayoría de personajes pueden unirse a tu causa, disponen de su propia rutina y no estarán ahí en todo momento para te lances a reclutarlos. Sin duda, este es uno de los puntos que más he disfrutado: la naturalidad con la que todo se desarrolla en la ciudad. Cuando caminas por la Londres de Watch Dogs Legion, te topas con una ciudad protagonista, que no se rinde a tus pies y que no te proporciona las herramientas necesarias para avanzar, sino que eres tú quien tiene que realizar ese proceso. De este modo, incluso los médicos dedicados a curar a tus personajes, pueden dejarte tirado si su jornada ya ha terminado o tienen otros quehaceres. Soberbio en este sentido.

Juega a tu modo, aunque no cometas el error de pensar que esto es un GTA

Impresiones Watch Dogs Legion 08

La libertad es una de las notas dominantes de Watch Dogs Legion. Puedes invertir 20 horas en la partida y apenas haber avanzado en la campaña principal, por lo que hay infinidad de tareas con las que perderse, además de grandes opciones de personalización. Y esto parece ser solo el principio, pues en el próximo mes de diciembre llegará el modo multijugador para completar la fórmula. No obstante, no me gustaría que nadie cayera en el error de pensar que esto es otra cosa diferente: no, no es un título destinado a competir con Grand Theft Auto.

Más allá de que las propuestas son totalmente diferentes, los actos delictivos no son una frecuencia en Watch Dogs Legion. Si bien es cierto que la policía y el ejército no son tus amigos, no es tu misión asesinar a todo aquel que se cruce en tu camino para alcanzar el objetivo. Que el taser sea el arma principal de los miembros de DedSec ya es un indicativo de lo que se puede encontrar, así como la posibilidad de activar trampas de electrocución o hackear drones para espiar algunas zonas y cumplir misiones sin ser visto. No es tu propósito entrar como un elefante en una cacharrería y liarte a tiros con cualquiera. La dinámica es mucho más sutil y light, por lo que no esperes encontrar las tres famosas siglas ni algo que se le parezca.

En su favor hay que decir que la variedad de artilugios de la que dispone Watch Dogs Legion consigue que la fórmula sea mucho más divertida y dinámica, ya que poder volar montado en un dron o mover los vehículos a tu antojo sin la necesidad de subirte a ellos es algo que no se puede ver en otros títulos y que en las manos de alguien creativo puede dar excelentes resultados. Invertir horas en la Londres de la propuesta es una apuesta segura para la diversión.

Portento gráfico con los problemas habituales

Impresiones Watch Dogs Legion 09

Por supuesto, otro de los exámenes a los que se somete un título de Ubisoft es su calidad gráfica. No, no estamos ante el título más lúcido del final de generación, a pesar de haberlo disfrutado en 4K y con la opción de HDR activada, pero es innegable que se ve realmente bien. El trabajo de la compañía francesa no ha sido en vano y lo respectivo a las luces de neón, las chispas, explosiones y demás efectos están excelentemente bien conseguidos, pero se sigue pecando de ciertos errores que ya son una constante en los títulos de mundo abierto de la marca.

Ante la inmensidad de la ciudad es fácil encontrarse con varios bugs terribles, como coches atravesándose los unos a los otros o personas realizando un contorsionismo inhumano. No obstante, no se trata del peor videojuego de Ubisoft en este sentido. De hecho, cabe destacar que en las decenas de horas que hemos disfrutado junto a Watch Dogs Legion apenas se han producido caída de los 30fps a los que se mantiene estable. No hay ningún tipo de reproche en la recreación de Londres de la propuesta, pero algunos acabados en los modelados de personajes siguen dejando algunas dudas, lo que invita a pensar que sigue habiendo un problema sin resolver en la compañía a este respecto. Habrá que esperar a Assassin’s Creed Valhalla para saber si es una tónica general o solo de este título en concreto. Aun así, se nota cierta mejoría respecto a otros videojuegos e incluso a las entregas anteriores de la saga.

Un juego para gobernarlos a todos

Impresiones Watch Dogs Legion 05

Watch Dogs Legion es un título versátil, innovador y efectivo en su fórmula. No parece estar destinado a presentar batalla en la gala de The Game Awards en el mes de diciembre, pero sí que llega para romper barreras y presentarse con un título con identidad y con una ingente cantidad de horas para poder disfrutar de todo lo que se oculta en las calles de Londres. La Resistencia está dispuesta a amoldarse a tu estilo y su enorme variedad en personajes y en sus habilidades, hace de la propuesta un videojuego realmente interesante para disfrutar durante meses, más si cabe a la espera de un prometedor multijugador que hará las delicias de todos aquellos que se unan a la causa. Si te gustaron los dos videojuegos anteriores y sus mecánicas de hackeo, Watch Dogs Legion es un videojuego imprescindible en tu biblioteca.

Juan Montes

Comunicador y apasionado de los videojuegos de aventuras, rol y plataformas. Crecí junto a un marsupial y blandiendo la llave espada; ahora acompaño a cazarrecompensas, asaltatumbas y luciérnagas con la misma pasión.
Cerrar