Análisis de Xbox Series X – Potencia, estabilidad y optimización sin igual

La consola de nueva generación de Microsoft ya está aquí y viene dispuesta a presentar batalla.

La gala de The Game Awards de 2019 sirvió para dar a conocer al mundo Xbox Series X, la consola madre de nueva generación con la que Microsoft ponía toda la carne en el asador para dar un golpe sobre la mesa que ya se intuía con el estupendo trabajo realizado con Xbox One X. Tras meses de mucha información y detalles oficiales por parte de la compañía de Redmond, durante la última semana en Alfa Beta Juega hemos tenido la ocasión de tener entre nuestras manos una unidad de la nombrada como «la consola más potente del mundo». ¿Cumple el resultado final con esta apreciación? La respuesta corta es sí, pero hay mucho más que contar sobre lo que propone Xbox Series X.

La nueva generación en todo su esplendor: un diseño estilizado y simple de lo más efectivo

Xbox Series X es una consola que llega totalmente preparada para los nuevos tiempos que corren en los videojuegos. Para nadie son novedad sus características técnicas a estas alturas, con las que ya se demuestra el potencial con el que cuenta Microsoft para los próximos años. El diseño de la consola de cuarta generación de Xbox no dejó a nadie indiferente en su presentación y he de decir que al verla por primera vez en persona impresiona más de lo que se pudiera imaginar. Si cuando pudimos observarla en aquel vídeo de presentación parecía una torre de PC hecha consola, en vivo se puede apreciar que es mucho más compacta, ligera y pequeña de lo que parecía. Si le has reservado un buen hueco en tu mueble, te gustará saber que Xbox Series X tan solo cuenta con unos 30 cm de alto y 15 cm de profundidad. En relación a su peso, también es menor del imaginado, pues ni siquiera supera los 5 kg. Una máquina elegante y simple que encaja estupendamente en cualquier lugar de la casa.

xbox series x con mando

Mención aparte merece el nuevo mando, si bien que su arquitectura encaja en el 95% con lo ofrecido en Xbox One. Si algo funciona, mejor no tocarlo, como suele decir el dicho. La gran novedad la encontramos en el botón share, que facilita sobremanera la experiencia de compartir capturas de pantalla o clips de vídeo sin tener que pausar el juego. Y la experiencia es de lo más gratificante, porque incluso puede personalizarse en función de si se pulsa una única vez o si se mantiene pulsado, para determinar el tiempo de vídeo que se quiere capturar. Sin duda, una de las adiciones más importantes e interesantes del nuevo mando y que ya se pedía a gritos en la anterior generación, donde se buscó un parche para un problema inicial. Además, la ergonomía del mando, que ya resulta excelsa en la versión de la pasada generación, se ha pulido hasta el más mínimo detalle. Ahora hay una superficie rugosa en los agarres laterales y aunque al principio pueda resultar algo extraño, lo cierto es que con el paso de las horas gana en comodidad. La respuesta en general a todas las acciones es sublime, como ya lo era en el caso de Xbox One.

mando xbox series x
El mando de Xbox Series X es mucho más ergonómico y ligero

En relación a la parte frontal, tan solo se incluyen el botón de encendido, la ranura para introducir los discos de los juegos, un puerto USB 3.1 y el pequeño botón para sincronizar el mando. La parte posterior, más que conocida y analizada con anterioridad, la completan otros dos puertos USB 3.1, el más que necesitado puerto de HDMI 2.1, WiFi 802.11 de doble banda, otro puerto para Ethernet 802.3 10/100/1000 y finalmente la ranura para la expansión de memoria. Por último, la rejilla de la parte superior a parte de darle un toque muy estilístico cumple con su función a la perfección y es con el primer aspecto que quiero empezar este análisis de la consola.

¿Se calienta Xbox Series X? ¿Hace mucho ruido?

respiradero de xbox series x
El calor que desprende Xbox Series X por su respiradero no es mayor de lo que se pudiera esperar

Ha habido mucho revuelo en las últimas semanas sobre el calentamiento excesivo de Xbox Series X en las sesiones de juego. Y he de decir que, aunque ya se había desmentido esta información, es totalmente falso. Debido a que la última semana he tenido que estar inmerso en amplias sesiones de juego de varias horas consecutivas, no he notado ningún sobrecalentamiento en la consola. Obviamente desprende calor, que es precisamente la función de la rejilla superior, pero nada que merezca una especial mención ni que haga encender las alarmas. El diseño de Xbox Series X provoca que este hecho habitual sea más llamativo, pero no hay nada de qué preocuparse. Incluso con algunos de los títulos más exigentes, no hay ninguna falla en este sentido.

¿Y qué hay del ruido? Si Xbox One X ya era una consola ultra silenciosa que apenas se alteraba salvo momentos muy puntuales, Microsoft se ha superado a sí misma con Xbox Series X. En toda esta semana que he tenido la fortuna de experimentar con la consola, no he escuchado ni un solo ruido, a pesar de las ya mencionadas sesiones intensivas de juego. Parece que la máquina está preparada para soportar todo lo que le echen y su ventilación se muestra robusta ante lo que esté por llegar en los próximos años. Bien es cierto que es pronto para saber qué pasará de aquí al próximo lustro, pero las sensaciones que nos ha dejado son de lo más satisfactorias y nos invitan a pensar que se mantendrá esta dinámica en los próximos años.

Todo ello sumado a una rapidez colosal que permite exprimir al máximos las posibilidades de la consola y que, ahora sí, vamos a poder ejemplificar con algunos de los títulos que hemos podido probar durante los últimos días y que demuestran en cierta manera el poderío técnico con el que cuenta Xbox Series X, a pesar de que hasta el momento no ha llegado ningún videojuego dedicado al sistema como tal. No obstante, el trabajo realizado con los títulos optimizados a los que hemos tenido acceso y las mejoras en la retrocompatibilidad son muy esperanzadoras para el momento en el que llegue la primera prueba de fuego exclusiva, que será The Medium el próximo 10 de diciembre.

Forza Horizon 4, Gears 5, Gears Tactics, Sea of Thieves y The Touryst como nunca antes los has visto

forza horizon 4 series x
Forza Horizon 4 exprime al máximo sus cualidades en Series X

Huelga decir que este análisis de Xbox Series X se irá completando en los próximos días a medida que otros títulos se vayan optimizando para rendir al máximo en la consola. Es el caso precisamente de Ori and the Will of the Wisps, que ha sido optimizado hoy mismo y al que muy pronto podremos evaluar como es debido. Los que sí están ya totalmente listos y optimizados en estos momentos son los cinco títulos que rezan este apartado y la sensación general que deja el resultado es de mantener la boca abierta en prácticamente todo momento. Mención especial a lo conseguido con Forza Horizon 4: de locos.

Comenzando precisamente por el título de conducción, el 4K que ya existía en la versión de Xbox One X se ve nutrida finalmente con los 60fps (en la consola anterior estaba disponible a 4K y 30 fps). La combinación, sumada al uso del raytracing, regala uno de los videojuegos más espectaculares a nivel visual que se haya visto, no solo en el género de conducción, sino en la historia de los videojuegos. La fluidez con la que se mantiene la tasa de frames es casi imposible de creer y el sentimiento de velocidad en los monoplazas es soberbio. Además, el raytacing aporta reflejos en los propios coches y en los diferentes terrenos (con especial mención a las condiciones climatológicas) que parecen sacadas de otra dimensión muy cercana a la de la vida real. Un deleite que nos hace relamernos ante lo que puede llegar en los próximos meses y años.

Caso similar al de Gears 5, cuya gran hazaña es la de poder alcanzar los 120fps en el multijugador, que ya se encuentra disponible en estos momentos para la review. Sin duda, uno de los cambios más significativos y que ayudan sobremanera a la hora de jugar, pues la fluidez de movimiento es imperiosa a la hora de apuntar y de desenvolverse por el terreno. Ahora, la reacción frente a lo que sucede en las partidas es mucho más inmediata y permite desarrollar de mejor modo la experiencia y habilidades de los jugadores. La campaña, por su parte, ofrece el mismo efecto que Forza: 4K y 60fps, también en las cinemáticas, lo que lo convierte en un portento. Si bien es cierto que en los momentos de más acción se nota alguna caída mínima, pero nada reseñable. Una ocasión perfecta para darle una segunda pasada al título.

gears 5 en series x
El multijugador de Gears 5 es el primero en demostrar los 120fps en Series X

El estreno de Gears Tactics en consolas Xbox puede resultar algo más descafeinado en este sentido, pero obviamente no se le puede pedir lo mismo que a dos auténticas bestias como Forza Horizon 4 y Gears 5. No obstante, mantiene bien el tipo en relación a los 60fps y la resolución 4K le sienta de lujo, aunque probablemente es el título de los optimizados hasta el momento que peor luce de todos. Caso similar al de The Touryst, cuya fluidez es fantástica, pero su aspecto más destartalado impide ver un verdadero potencial del título en Series X. Desde luego, si había dos títulos para comprobar el resultado real de la próxima generación, son los dos mencionados anteriormente.

Por otro lado está Sea of Thieves, al que Microsoft siempre le ha puesto mucho cariño, pues cuenta con una comunidad activa nada desdeñable. La propuesta también se adapta a los nombrados 4K y 60fps y por su estilo colorido y calmo, lo cierto es que le sienta como anillo al dedo, siendo uno de los videojuegos que saca más partido a la función de HDR. Por otro lado, al tratarse del único título en primera persona que ha sido optimizado hasta el momento para Xbox Series X, es en el que se percibe mejor el tremendo cambio de pasar de los 30 a los 60fps, proporcionando una experiencia de lo más gratificante y fluida.

sea of thieves series x

Iremos completando la sección de optimizados a medida que vayan llegando otros títulos como Ori and the Will of the Wisps, DiRT 5, Assassin’s Creed Valhalla o Watch Dogs Legion. Por lo tanto, muy atento a las próximas fechas en las que te traeremos más novedades en este sentido.

Yakuza: Like a Dragon y DiRT 5, las primeras tomas de contacto poco concluyentes

yakuza: like a dragon en series x
Yakuza: Like a Dragon es el primer lanzamiento en llegar directamente a Series X

Si hemos podido tener acceso a un videojuego «nuevo» y optimizado del catálogo de inicio de este programa de review de Xbox Series X, ese es Yakuza: Like a Dragon. Y aunque pronto ofreceremos un análisis completo de la propuesta en la nueva plataforma de Microsoft, no se puede decir que sea la mejor prueba para demostrar el potencial de la bestia que ha construido la compañía estadounidense. No quiero que nadie me malinterprete, porque es un título de lo más interesante y una genial oportunidad de comprobar la transformación de la saga Yakuza en un JRPG de lo más digno y fantástico que ofrece centenas de opciones que se alejan de la aventura principal. Todo aquel que no se haya acercado anteriormente a la licencia, tiene una oportunidad de oro con una propuesta diferente y realmente divertida.

Pero en lo que a Xbox Series X se refiere, no exprime las capacidades de la consola. En otras palabras: no se puede medir el potencial de una máquina que aspira a ser la más potente del mundo con un título de Yakuza, que hasta el momento nunca ha sido la cuna de lo gráfico. Y eso que Like a Dragon se defiende bastante bien con texturas realmente definidas y con aspectos que Xbox Series X consigue potenciar a un título cuyo objetivo principal no es deslumbrar en lo técnico. De hecho, si se elige la resolución a 4K, la tasa de frames no supera los 40fps, mientras que para situarlo en los 60fps hay que reducir notablemente los 3840p para soportarlos con estabilidad.

yakuza en series x

Obviamente se nota una clara mejora, especialmente en la calidad de los textos y las propias texturas, pero no es lo que cabe esperar de la próxima generación. Es otro de esos títulos que se ve ampliamente mejorado por la calidad de la consola, pero poco más. Por el momento, se trata de una prueba poco concluyente de hasta dónde puede llegar realmente Xbox Series X. Tocará esperar unos días para que llegue Assassin’s Creed Valhalla, por ejemplo, para demostrar este nivel al que se quiere llegar.

Caso similar al que sucede con DiRT 5. El título de conducción tiene diferentes configuraciones, para premiar el rendimiento a 60fps o una mejor resolución. No obstante, sí que se producen algunas caídas de frames y se produce el efecto tearing, por lo que la experiencia no es del todo satisfactoria. A pesar de que su aspecto mejora notoriamente respecto a la versión de pasado generación, no resulta ningún indicativo del potencial que puede llegar a alcanzar la propuesta en una máquina de nueva generación y la arquitectura que contienen.

Assassin’s Creed Valhalla y Watch Dogs: Legion, los dos primeros titanes

Analisis Assassins Creed Valhalla 02
El mundo es enorme

Si bien hay títulos que no consiguen ofrecer una visión que vaya más allá de lo que ya se pudo apreciar en Xbox One, hay dos propuestas que tras su optimización sí que se antojan como un primer referente para la nueva generación de consolas. Y los dos, curiosamente, son títulos de Ubisoft. Comencemos por el que acapara más miradas, que no es otro que Assassin’s Creed Valhalla, cuya disposición en Xbox One X es soberbia. Dejando de lado un sistema de partículas algo deficiente y unas mecánicas algo desfasadas a estas alturas, en términos de rendimiento el juego se mueve a unos 4K/60fps de manera finísima y sin ningún tipo de problemas. No obstante, lo más llamativo en este sentido es que el salto gráfico de una generación a otra sí que es notable, con texturas mejoradas, mayor profundidad de detalle y una panorámica mucho más completa de lo que se puede ver en Xbox One. Una gozada que sí merece la pena jugar en Xbox Series X por todo lo que ofrece a nivel técnico y visual.

Impresiones Watch Dogs Legion 04

Watch Dogs: Legion, por su parte, destaca por otra gran virtud, más allá de lo mencionado con Assassin’s Creed Valhalla. Sacrificando el rendimiento del título hasta los 30fps se puede probar su versión cinemática con raytracing y desde luego que es el título perfecto para ello. Todas las luces de neón y la parafernalia que disfraza la Londres futurista post Brexit ofrecen un resultado visual impactante, dominado por reflejos de lo más realistas y con un grado de detalles en cristales y paisajes que quita el hipo. Este tipo de tecnologías son las que están llamadas a ser importantes en esta generación de consolas y la ejecución del juego de Ubisoft en Xbox Series X es un exponente directo de ellas. Algo que a nivel visual no te deja indiferente.

¿Cómo de rápida es Xbox Series X? ¿Hay una diferencia notable respecto a Xbox One X?

Otro de los aspectos determinantes de esta generación es la rapidez que ofrecen los SSD y en el caso de Xbox Series X resulta algo fundamental para una mayor experiencia en lo jugable. Con ello, los tiempos de carga se reducen notablemente en todos los juegos disponibles en el catálogo que nos ha proporcionado Xbox España y en los que están disponibles en Game Pass. Lo primero que hay que mencionar es el tiempo de arranque de la consola, que si bien es menor que el de Xbox One X, sigue siendo algo excesivo: alrededor de 40 segundos la primera vez que se enciende y si no está activo el reinicio automático, con lo que se reduce hasta los seis segundos. Nada mal y ya que es la opción más lógica, gana enteros en este sentido.

Hablando de los juegos optimizados que mencionaba anteriormente (ya que no hay más pruebas concluyentes hasta el momento), los tiempos de carga se han reducido notablemente. Apenas 5 segundos en el caso de Forza Horizon 4 o unos 30 segundos en Sea of Thieves (el caos más significativo, pues daba tiempo a tomarse un café con el mismo proceso en Xbox One, superando el minuto y medio). No obstante, no se trata de algo que se limite puramente a los videojuegos optimizados en Xbox Series X, sino que es una tónica general para aquellos títulos que están disponibles a través de la retrocompatibilidad de la consola o que están disponibles en estos momentos con Game Pass.

sekiro: shadows die twice
Sekiro es uno de los videojuegos que más se beneficia de la mejora en los tiempos de carga de Xbox Series X

En este último caso destacan propuestas tan impresionantes como NieR: Automata, que reduce sus tiempos de carga hasta los 15 segundos (a pesar de que no eran excesivos en la anterior generación), Assassin’s Creed Odyssey que en este caso carga a algo menos de 20 segundos, cuando en Xbox One X superaba ampliamente el minuto o Final Fantasy XV, que también se queda en unos ridículos 15 segundos aproximadamente.

Destacar también tres casos muy especiales que hemos podido experimentar en estos días: el primero de ellos es Red Dead Redemption 2, que a través de la retrocompatibilidad reduce sus tiempos de carga hasta los 40 segundos aproximadamente; nada mal para el título de Rockstar, que superaba los 2 minutos en la anterior generación. El segundo que merece especial mención es Sekiro: Shadows Die Twice que, al tratarse de un título de From Software, tiene la muerte como bandera y, por lo tanto, una pantalla de carga cada vez que se cae; en este caso, tan solo tarda unos 7 segundos en realizar la carga, por lo que es mucho más satisfactorio enfrentarse a la propuesta. Por último, reafirmar lo que se ha comentado en las últimas horas sobre The Witcher III y sus pantallas de carga casi instantáneas en los viajes rápidos: una gozada.

La retrocompatibilidad en su expresión definitiva

perfect dark en series x
La retrocompatibiidad de Series X mejora juegos de 360 y Xbox

Ante la falta de títulos dedicados que exploten el potencial de Xbox Series X, hemos tenido que tirar mucho de la retrocompatibilidad. Y aunque ya hemos mencionado algunos casos de lo más interesantes en cuanto a videojuegos lanzados en Xbox One que consiguen reducir sus tiempos de carga y mostrar una mejora notable en su rendimiento y en el aspecto, es mucho más llamativo con títulos correspondientes al catálogo de Xbox 360 y de la primera consola de Microsoft. Y es que no solo se centran en la reducción de tiempos de carga, sino que se les han implementado mejoras gráficas de lo más destacadas.

Obviamente las mejoras más notables se observan en los juegos de Xbox One que no llegan optimizados y que no contaban anteriormente con los 60fps, algo que es una constante con Xbox Series X. Lo más interesante en este sentido es la posibilidad que ofrece la nueva máquina de Microsoft de aplicar una capa de HDR a juegos que no contaban con dicha tecnología, algo que es especialmente llamativo en la retrocompatibilidad con los juegos de Xbox 360 y la primera Xbox. En estos aspectos es donde se nota el tremendo mimo que han puesto desde Redmond para ofrecer el máximo rendimiento en la compatibilidad del inmenso catálogo de títulos que están disponibles en Xbox Series X, que superan el millar.

Quick Resume, el enésimo gran acierto de Xbox

Obviamente, no se puede pasar por alto uno de los grandes alicientes de Xbox Series X: el Quick Resume. La posibilidad de tener abiertos varios juegos al mismo tiempo es una de las opciones más interesantes de la nueva consola y es una delicia para todos aquellos a los que les guste probar un puñado de títulos durante un corto período de tiempo y mantenerlo abierto mientras se disfruta de cualquier otro. Hay que destacar que la respuesta no es inmediata como cabría esperar, y cuando hay 5-6 juegos en uso con esta nueva tecnología, el sistema petardea un poco y empieza a presentar algunos problemas. No obstante, incluso con este detalle, no hay más de diez segundos de diferencia entre cambiar de un juego a otro, por lo que la rapidez está servida.

En nuestro programa de review aún había algunos títulos que no hacían uso de Quick Resume, pero se espera que el catálogo se amplíe de manera notoria de cara al lanzamiento de la consola el próximo 10 de noviembre. En líneas generales, apunta a ser un sistema que se irá puliendo con el paso del tiempo y cuya utilidad dependerá de la acción de los jugadores a la hora de cambiar de juego. Microsoft ha insistido en su intención de que se pueda ejecutar con hasta 12 títulos al mismo tiempo, pero dada la capacidad en disco de la consola (800 GB), parece poco realizable para los títulos de más calibre. Sin embargo, se trata de un sistema innovador y que permite detener el título en cualquier momento donde se desee, permaneciendo activo incluso aunque se apague la consola (siempre y cuando se disponga del reinicio automático, a través del cual también se pueden descargar datos).

Otros aspectos que no te puedes perder: interfaz, aplicaciones, compatibilidades…

Por último, antes de llegar a la conclusión final que nos deja Xbox Series X, hay otros aspectos que merece la pena explorar acerca de la consola de nueva generación de Microsoft. El primero de ellos es su interfaz, que si bien ya se había actualizado hace unas semanas, no deja de ser una experiencia ampliamente satisfactoria. Si uno de los aspectos más criticados de la anterior generación fue lo engorrosa que resultaba la interfaz de Xbox One, Microsoft se ha desquitado con un sistema mucho más simple, visual e intuitivo. Hay que hacer una especial mención a Game Pass, cuyo icono resalta por encima de todo (e incluso cuenta con su propia sección), síntoma de lo importante que es el programa para la marca Xbox.

Por otro lado, una vez se pulsa el botón de Xbox, se accede a un menú con diferentes opciones de lo más accesibles y que ofrece una comodidad mayor al usuario. De nuevo destaca la presencia de Game Pass, además de la Store o acceder a las opciones de audio.

Si no tienes muy claro qué tipo de compatibilidad ofrece tu televisor para disfrutar de Xbox Series X, la consola te lo pone realmente fácil, pues es capaz de detectar el televisor en cuestión y ofrecer la tasa de resolución más recomendada para que no tengas que estrujarte el cerebro en ese sentido. Desde Microsoft han tenido claro que lo más importante es ofrecer una experiencia cómoda y gratificante para el usuario y en este sentido se cumple con creces. Además, también ofrece ayudas para ajustar los niveles del HDR, entre otras muchas cosas.

Otro de los aspectos importantes de Xbox Series X y que no ha de pasar desapercibido es la transferencia de partidas desde Xbox One. De hecho, no hay que hacer nada para que el progreso de un juego que se inició en la anterior generación llegue a Series X. Una vez inicies el título, aparecerá tu partida anterior, sin que tengas que hacer absolutamente nada. Una comodidad espléndida que permite dar el salto generacional sin ningún tipo de preocupaciones. Un enorme tanto para Microsoft en este sentido.

¿Y qué hay de las aplicaciones que incluye Xbox Series X? Las más destacadas son Netflix, YouTube y Twitch, las cuales permiten reproducir sus contenidos a 4K, lo que resulta un salto cualitativo en este aspecto. No obstante, para emitir en Twitch, la resolución se limita hasta los 1080p.

Microsoft ha hecho bien los deberes con Xbox Series X, pero falta echarle más leña al fuego

Xbox Series X en Horizontal

La primera toma de contacto con Xbox Series X es soberbia, de eso no cabe ninguna duda. Microsoft ha sido capaz de construir una máquina robusta y que rebosa potencia desde el primer minuto. No obstante, la falta de juegos que demuestren el músculo real que puede llegar a alcanzar lastra un poco la experiencia, basándose en optimizaciones y retrocompatibilidades que asombran por su excelente resultado, pero que no terminan de ofrecer una visión real de próxima generación. Es por ello que este análisis de Xbox Series X se mantiene en progreso, a la espera de la llegada de un videojuego como Assassin’s Creed Valhalla, cuya optimización y mejora dedicada a la consola sí puede ofrecer un síntoma más acertado antes del aterrizaje del primer gran juego exclusivo que medirá todos los parámetros del mejor modo. Aunque para descubrir The Medium habrá que esperar hasta el próximo 10 de diciembre, momento en el que descubriremos de qué es capaz Xbox Series X con un título dedicado por completo a la consola.

Juan Montes

Comunicador y apasionado de los videojuegos de aventuras, rol y plataformas. Crecí junto a un marsupial y blandiendo la llave espada; ahora acompaño a cazarrecompensas, asaltatumbas y luciérnagas con la misma pasión.
Cerrar