Análisis de Xenoblade Chronicles: Definitive Edition – Conectando el futuro

La revisión del título de Monolith Soft llega con un epílogo algo descafeinado que solo es la sombra del juego original.

Monolith Soft es uno de los estudios mejor valorados por los aficionados a Nintendo y no es para menos. Sus títulos acostumbran a destacar por disponer de mundos abiertos espectaculares y un componente narrativo que siempre se guarda un as en la manga para dejar boquiabiertos a los jugadores. Xenoblade Chronicles es uno de esos títulos que hicieron historia en su estreno y que guarda un enorme recuerdo para todos los que lo disfrutaron en su estreno en Wii en el año 2011 o en su traspaso a Nintendo 3DS en el año 2015.

Ahora, con el tremendo éxito que está cosechando Nintendo Switch, la compañía japonesa también ha querido trasladarlo al sistema híbrido, incluyendo una suerte de epílogo totalmente inédito bajo el nombre Futuros Conectados. Todo ello, sumado a un gran remodelado gráfico que se adapta a los tiempos que corren y que ofrece una nueva oportunidad de disfrutar de una de las grandes joyas del catálogo de Nintendo. Hace unos días ya te dimos algunos detalles de la propuesta en nuestras impresiones finales, pero ha llegado la hora de la verdad con nuestro análisis más profundo de Xenoblade Chronicles: Definitive Edition.

Una lucha colosal por el futuro

Para quien no lo sepa a estas alturas, Xenoblade Chronicles sigue la historia de Shulk, un joven que pronto descubre que es el portador de la legendaria espada Monado, capaz de derrotar a los temibles mekon, máquinas que amenazan con destruir el mundo de Bionis. Un mundo formado a partir de la lucha de dos deidades, el propio Bionis y Mekonis, que acabó germinando vida en su interior. Tras los sucesos que dan inicio a la aventura, Shulk y sus amigos emprenden un viaje para salvar el futuro del terrible destino que le espera, aunque no todo es un camino de rosas y encuentran diversas dificultades por enfrentar.

A cualquiera que haya jugado la propuesta original no le sorprenderán estas palabras en absoluto, pero tras conocer el desenlace original, ahora se presenta una oportunidad de descubrir más sobre la historia, especialmente en lo relativo a Shulk y Melia. Con mecánicas frescas y continuistas, se presenta de un modo muy interesante en lo jugable, pero que pierde la esencia de lo que es Xenoblade Chronicles en la narrativa y eso, teniendo en cuenta del título del que se está hablando, resulta casi imperdonable.

Conectar el futuro no es nada fácil

futuros conectados
Shulk y Melia protagonizada el epílogo Futuros Conectados

Y es que si algo consigue Xenoblade Chronicles es sorprender con sus inesperados giros de guion y todo lo que ofrece a nivel de historia a medida que se va avanzando, contando con uno de los finales más impresionantes que se pueda ver en un videojuego. Sin embargo, Futuros Conectactos se queda muy corto y descafeinado en este sentido, siendo una simple sombra de lo que es la propuesta original. Son unas 12 horas divertidas y con un gameplay dinámico que ofrece algunas novedades, pero el argumento se queda por el camino en un «quiero y no puedo». Cuesta decir que algo que lleve el nombre Xenoblade sea tan intrascendente, pero lamentablemente en así. Por supuesto, no voy a mencionar ningún detalle para evitar spoilers, pero no aporta prácticamente nada interesante.

Al menos a nivel jugable sí que ofrece novedades interesantes y que le dan un aire fresco al contenido que incluye Futuros Conectados. De hecho, permite explorar una zona que fue eliminada del título original: el hombro de Bionis. Los entornos que se pueden ver en esta zona van en la línea de lo visto en la propuesta principal, con paisajes frondosos y extensos, ruinas y zonas desérticas, así como mazmorras totalmente nuevas que ofrece retos adicionales, así como un buen puñado de tareas secundarias que harán las delicias de los completistas en esta materia. De hecho, es la zona más amplia de todo Bionis, por lo que podrás encontrar un extenso paraje para aumentar la experiencia.

Melia nopon
Los Ponspectores son la gran novedad jugable del epílogo

En cuanto a los enemigos, se incluyen un nuevo tipo denominado nebularios: monstruos potenciados y transformados por una entidad denominada Señor de la Niebla, que te pondrás las cosas bastante difíciles. En cuanto a las mecánicas de combate, la gran mayoría se mantienen intactas para no romper la dinámica del título original, aunque hay algunas novedades. Shulk ya no puede predecir el futuro, como ya sabrás si has superado la historia principal y, además, se eliminan los ataques en conjunto. La gran novedad en este sentido son los nopon cartógrafos: los Ponspectores.

Sin duda, son las estrellas de esta expansión y resultan letales si sabes bien cómo utilizarlos en combate. Cuantos más nopon reclutes, más miembros dispondrás en tu grupo y atacarán de manera automática en los combates. Lo más interesante de esto es que en un momento se recargará un ataque conjunto y verlos actuar es sensacional, hasta el punto de poder resolver la refriega por ellos mismos. De hecho, si consigues reunirlos a todos este epílogo te resultará un auténtico paseo, lo que también le resta el componente de dificultad a las batallas. No se puede decir que sea un mal contenido en su conjunto, pues es divertido de explorar, pero sí que es francamente decepcionante respecto a lo que se podía esperar de la expansión de un juego tan legendario.

Un acabado gráfico protagonista

Alvis Xenoblade Chronicles
El acabado gráfico de los personajes principales es soberbio

Más allá del nuevo contenido que ofrece Futuros Conectados, la gran novedad de Xenoblade Chronicles: Definitive Edition llega con un aspecto gráfico renovado del que hace gala. Obviamente, ha pasado mucho tiempo desde el estreno del título en Wii u 3DS, por lo que el lavado de cara era prácticamente necesario. Hay que destacar que en este sentido se ha hecho un trabajo excepcional por parte de Monolith Soft, reconstruyendo por completo las texturas y el acabado de los personajes principales, que se adaptan a lo que cabría esperar de un título de Nintendo Switch. Además, también se ha aumentado la distancia de dibujado, algunas texturas menores han sido mejoradas, se han incluido nuevos elementos de iluminación y, por si fuera poco, se ha mejorado la interfaz para que sea más accesible.

La mala noticia en este sentido es que los grandes cambios se limitan a lo principal, pues aunque los personajes principales lucen de maravilla, los NPC no han sido retocados y desentonan por completo con el resto del trabajo bien hecho. Algo similar ocurre con las animaciones que no se han podido modificar en su plenitud y ver desplazarse a los personajes de ese modo es bastante chistoso en los tiempos que corren. No obstante, es bastante satisfactorio en su gran mayoría, por lo que la experiencia es totalmente disfrutable.

Por último en términos técnicos, cabe destacar que hay una gran diferencia entre disfrutar de Xenoblade Chronicles: Definitive Edition en televisión y en modo portátil. La resolución que alcanza en televisión es sensacional, mientras que la imagen en modo portátil pierde calidad y, en ocasiones, ofrece un aspecto borroso bastante molesto, con lo que la recomendación es bastante clara: si quieres disfrutar del máximo potencial del título, es mejor hacerlo en la televisión.

Un brillante juego, nada más que añadir

shulk xenoblade chronicles

Xenoblade Chronicles es uno de los títulos más legendarios que ha salido de un estudio dedicado a consolas de Nintendo. Es un videojuego soberbio en todos los sentidos, haciendo especial hincapié en su gameplay y en la narrativa. Por ello, a veces es mejor aplicar aquel dicho de «si algo funciona, mejor no tocarlo». Y es que tal vez no había necesidad de añadir nada a un producto que ya era sobresaliente, porque Futuros Conectados no consigue conectar, valga la redundancia, con los cánones que debería cumplir un añadido destinado a una obra de este calibre. Resulta plano, descafeinado e insuficiente para llevar el nombre que porta y eso es un lastre bastante grande para conseguir el reclamo que debería para todos aquellos que ya disfrutaron de la propuesta original. No obstante, todo lo que lleve el nombre de Xenoblade Chronicles e incluya la propuesta original es imprescindible y siempre será un placer visitar Bionis.

Juan Montes

Comunicador y apasionado de los videojuegos de aventuras, rol y plataformas. Crecí junto a un marsupial y blandiendo la llave espada; ahora acompaño a cazarrecompensas, asaltatumbas y luciérnagas con la misma pasión.

Publicaciones relacionadas

Cerrar