Análisis – Doom y el regreso de tres clásicos

Doom (1993), Doom II y Doom 3 llegan a todas las consolas actuales.

Doom

Podemos matar a mil demonios, disparar un millón de veces o explorar una y otra vez el inframundo. Pero no podemos dejar de disfrutar de Doom, uno de los reyes del FPS tradicional. Ha llegado el momento de hacerlo de nuevo, ahora por partida triple. Y es que, desde hace apenas unos días, tanto las dos entregas originales como Doom 3 se encuentran disponibles en todas las plataformas de la presente generación. Que comience la cacería.

Doom, el mito

Si buscáramos nombres propios que marcaron un antes y un después durante el año 1993, resulta imposible qe no aparezcan cuatro letras que incluso más de 26 años después continúan formando una palabra legendaria: Doom. id Software, con John Carmack y John Romero a la cabeza, concibió lo que para muchos es uno de los mejores FPS de la historia. Uno de esos videojuegos que llegan para señalar el camino a todos los demás. Un clásico. Un mito.

Bethesda sorprendió el pasado fin de semana con el anuncio de la trilogía clásica de Doom a PlayStation 4, Xbox One y Nintendo Switch. Una llegada por sorpresa en la que el título original se erige como uno de sus principales atractivos. Si nos centramos en él, el juego trae consigo todas las campañas oficiales: Knee-Deep in the Dead, The Shores of Hell, Inferno y Thy Flesh Consumed, además del modo Deathmatch cooperativo (local). También se incluye una interesante lista de logros y trofeos que nos desafían a superar el juego afrontando retos adicionales como completarlo en tiempo récord o derrotar enemigos de un determinado modo, entre otros.

No hay mucho que decir en lo que al apartado técnico respecta; el juego es una roca por motivos obvios y su jugabilidad a prueba de bombas perdura a través del paso de los años. Los controles responden de maravilla y estamos ante una nueva y atractiva oportunidad para disfrutar cazando demonios una vez más, o para que aquellos que han vivido casi tres décadas dando la espalda a uno de los mejores FPS de todos los tiempos lo descubran.

Doom II

Doom II, la apuesta segura

Aunque solo un año le separaba de su antecesor, la llegada de Doom II: Hell on Earth en 1994 suponía lo que todos esperábamos: una evolución natural y conservadora, pero con mejores y nuevos elementos. Salir airosos de las instalaciones de Phobos fue toda una hazaña, pero entonces las cosas se pusieron mucho más complicadas, ya que los demonios lograron invadir nuestro planeta y esperaban nuestra llegada sedientos de venganza. Con un ligero retoque al apartado visual y una premisa jugable idéntica al título original, lo de esta segunda entrega fue llegar y besar el santo. Una de esas obras a las que llamamos clásicos instantáneos.

Doom II

El diseño de niveles es uno de los apartados en los que más se notó el incremento de ambición; más atajos, mejor disposición y muchos, muchos secretos esperando a ser descubiertos, aunque dar con todo tenía su miga. Esta evolución, sumada a la treintena de niveles —sin contar los adicionales— hacían de Doom II: Hell on Earth una experiencia longeva y altamente rejugable.

A día de hoy, no es fácil que un fan de la franquicia se decante por la primera o segunda entrega; ambos son fantásticos y este último venía con la premisa de afianzar las bases de extender y mejorar lo que ya conocíamos. Multijugador local para hasta cuatro jugadores, opciones gráficas idénticas a las del primer Doom y un rendimiento óptimo. Así llega otro título imprescindible para cualquier amante del FPS tradicional.

Doom 3

Doom 3, la revolución

La tercera entrega de la franquicia supuso un cambio radical para la misma. Atrás quedó la acción desenfrenada para elevar la apuesta y proponernos un FPS más pausado, complejo y realmente terrorífico. El salto técnico fue espectacular y el título creó división de opiniones entre los aficionados de la saga. Por un lado, los fans más fieles lamentaron la pérdida de identidad que hizo de Doom un referente del género. Por otro, aquellos que fueron conquistados por un estilo de juego más propio de títulos actuales (componente narrativo, escenas de vídeo, recolección de documentos y archivos de texto…) que de un FPS clásico. Doom 3 llegó al mercado en 2004 para PC y Xbox.

En esta ocasión, la versión que tenemos entre manos no es otra que la BFG Edition o lo que es lo mismo, una adaptación de la remasterización que id Software desarrolló allá por 2012. El juego permite ajustar el FOV (campo de visión), así como diversos aspectos visuales y hay que decir que el rendimiento es fantástico y su apartado gráfico es capaz de mantener el tipo en pleno 2019. En cuanto a la historia, la UAC (Union Aerospace Corporation) investiga unas instalaciones situadas en el planeta Marte. Algo terrible está sucediendo y los operarios del lugar están comenzando a perder la cordura; creen haber visto cosas terribles… o puede que las hayan visto de verdad…

Doom 3

Doom 3 es un título reminiscente de grandes clásicos: desde sus propios orígenes, hasta nombres propios como Half-Life y diversas obras de terror, sin olvidarnos de la pasión de George Romero por los muertos vivientes. A pesar de ofrecernos altas dosis de acción heredadas directamente de sus predecesores, esta tercera entrega también propone algunas mecánicas características del survival horror tradicional: backtracking, búsqueda de pistas, recolección de documentos que hacen las veces de hilo conductor de la trama y, por supuesto, una ingente cantidad de sustos. Puede que no sea lo que muchos esperaban después de Doom II, pero, asimismo, nadie en su sano juicio negará que es un gran videojuego.

Doom 3

Bueno, bonito y barato

Esta recopilación —aunque pueden adquirirse por separado— llega a un precio muy atractivo: 20 euros desglosados en los 4,99 euros de las dos primeras entregas y los 9,99 euros de Doom 3. Nunca es mal momento para disfrutar de grandes clásicos y poco importa si ya los conocéis o es vuestra primera vez. Hay casos en los que un videojuego funciona igual de bien sin importar el momento; ¿1993? ¿2019? ¿A quién le importa? Cazar demonios siempre es divertido.

Bethesda sabe cómo conquistarnos, ya que mientras se prepara para la llegada de Doom Eternal, nos invita a recorrer el mismísimo infierno a través de un viaje capaz de evocar los mejores recuerdos de una época que nadie nos va a devolver. La posibilidad de guardar partida, así como la inclusión de trofeos y la posibilidad de jugar junto a un amigo hacen de estas versiones una de las mejores oportunidades para volver a disfrutar del mito.

Roberto Pineda

Sci-Fi & Horror. Escribo cosas donde me dejan. Consumo más almas de las que he cosechado a lo largo y ancho de Boletaria, Lordran, Drangleic, Yharnam y Lothric. Mi gato se llama Sif. Verdiblanco.

Publicaciones relacionadas

Cerrar