Análisis de DOOM Eternal – El DOOM Slayer está de vuelta

Brutales, despiadados. Pero tú, tú serás peor. Destroza y desgarra hasta que acabes con todos.

Doom Eternal protagonista

Un éxito descomunal y una forma de dejar claro cuál es la franquicia que asentó las bases de un género que ya se ha establecido como todo un titán para la industria del videojuego. Eso es lo que supuso el retorno de la saga Doom con el lanzamiento del reboot DOOM en 2016. Frenesí, demonios, casquería y ultraviolencia condensados en un videojuego que no dejaba un segundo de respiro y que hacía las delicias de los amantes de los shooters mientras se limpiaban la gotas de sangre de la frente.

Cuatro años después, uno más de lo previsto inicialmente, la saga vuelve de nuevo a reclamar su trono y colocarse la sangrienta corona del rey del shooter con DOOM Eternal. Lo nuevo de id Software es, en boca de sus creadores, lo mejor que han hecho hasta el momento. Una odisea de tiros y criaturas de ultratumba que nos lleva en un sanguinario viaje desde la Tierra hasta el corazón de Marte y lugares nunca vistos en la IP.

Un desfile de casquería, de acción, de reflejos y de glory kills que vuelve más salvaje y fuerte que nunca, pero también más autoconsciente y con ganas de explorar nuevos terrenos. Este viernes 20 de marzo llega a las tiendas, y nosotros ya lo hemos jugado de cabo a rabo para traeros nuestro análisis de DOOM Eternal.

El DOOM Slayer ha vuelto

Ni Hell Slayer, ni Doom Guy, ni marine de Doom. El DOOM Slayer está de vuelta tras el enorme cliffhanger en el que nos dejó el juego anterior. Su retorno es más ambicioso y más completo en todos y cada uno de los sentidos posible. Un shooter en primera persona que tiene la mirada puesta en PlayStation 4, Xbox One, PC, Stadia y Nintendo Switch (algo más tarde aquí) para llenar todas las plataformas de su más pura esencia. Una roja como la sangre y negra como el abismo del que provienen los demonios.

Muchas lecciones aprendidas del juego anterior y un afán constante por no mantener siempre un ritmo de juego imparable. Esas son los dos mensajes que más claros nos han quedado tras jugar a DOOM Eternal hasta el punto de soñar con el gancho de carnicero de nuestra super escopeta. Los chicos de id Software han tomado buena nota de un juego que ya se postulaba a ser lo mejor del género, y le han dado un giro de tuerca en todos los sentidos para mejorar una fórmula agresiva, directa e implacable. ¿El resultado? El mejor DOOM hasta la fecha, uno de los mejores shooters de la historia.

El Infierno en la Tierra

DOOM Eternal Analisis 02

Nada define mejor qué es DOOM Eternal que su tráiler de lanzamiento. Esa frase con la que abre el metraje promocional de lo nuevo de Bethesda e id Software deja muy claro por dónde van los tiros con este juego, nunca mejor dicho: “En el círculo interno de la muerte es donde vive, dándoles caza en los confines de la Tierra y más allá. Y en él reside la salvación. Solo existe una forma de vida dominante en este universo, y empuña la espada de cañones de acero de la venganza.

Exagerado a rabiar, con la épica heroica por bandera, pero muy alejado del prototipo heroico propio de los videojuegos. Aquí eres el DOOM Slayer, y estás dispuesto a acabar de una vez por todas con la amenaza demoníaca que asola a la humanidad, aunque eso implique acabar con toda esa civilización que te hizo ser lo que eres. No hay sitio para las palabras, solo para la acción, los disparos y la mayor cantidad de litros de sangre y kilos de desmembramientos por pantalla que hayas podido imaginar.

DOOM Eternal Analisis 03

A diferencia del DOOM de 2016, en Eternal la historia adquiere mucha más relevancia. Cuando en el primero abríamos con una secuencia que dejaba claro que el protagonista no estaba para charlas, aquí nos topamos con una decapitación que sirve para aclarar que también vamos al grano en esta entrega. Pero el enfoque ahora es distinto, porque la narrativa se ha vuelto más importante. Tanto, que las secuencias de corte son más abundantes, y necesarias para entender la historia de nuestro personaje (mucho más interesante de lo que parecía), aunque en id Software han tenido a bien el distribuir la mayor carga histórica entre unos coleccionables in-game.

Así, arrancas en el planeta Tierra, viendo cómo los demonios lo tienen invadido y buscando cómo acabar con esta invasión. Algo para lo que tienes que acabar con tres sacerdotes que debes buscar en diferentes confines del universo, a través de unos portales que se abren en tu nueva base espacial, una combinación de ingeniería futurista con estructuras góticas muy del estilo de la saga, que hace las veces de HUB para acceder a misiones, obtener mejoras e incluso desbloquear alguna que otra interesante skin. Un viaje por diferentes mundos que, de entrada, garantiza una mayor variedad de escenarios y unos niveles más amplios tanto en lo vertical como en lo horizontal.

El gameplay más sanguinario, aunque esta vez más variado

DOOM Eternal Analisis 04

El que venga del juego anterior, rápidamente descubrirá un cambio importante en las mecánicas de juego. Las Glory Kills, movimientos de ejecución que se realizan cuando al enemigo le queda poca vida, ya no dan vida y munición, solo dan vitalidad. Para mantener tus armas bien alimentadas y seguir quemando pólvora y lanzando rayos de energía, vas a tener que hacer más uso de la motosierra, de la que debes saber gestionar el combustible.

Un alto el fuego muy importante, que cambia por completo la estrategia con la que abordar los combates. Si en el DOOM de 2016 tenías que mantener a los enemigos más débiles para poder tener reservas de munición y salud en los tiroteos más difíciles, en DOOM Eternal tienes que sumar también la buena gestión de la motosierra para no quedarte sin munición frente a las hordas demoníacas. Un cambio que parece pequeño, pero que influye muchísimo en el gameplay a nivel general.

DOOM Eternal Analisis 05

Gameplay que ha apostado más por la variedad, pero que sigue sabiendo mantener la intensidad. DOOM son disparos, y DOOM Eternal lo sabe perfectamente, por eso sigue manteniendo algunos tiroteos que son auténtico frenesí. Sin embargo, también sabe aprovechar más que nunca sus entornos y unos niveles que son absurdamente grandes en comparación con los del reboot de hace varios años.

Más verticalidad, nuevos movimientos para el DOOM Slayer, como la capacidad de balancearse en postes o trepar por determinadas paredes. Todo esto provoca muchas más situaciones en las que hay que tirar de plataformeo puro y duro para avanzar o para encontrar los muchos secretos disponibles (coleccionables, enfrentamientos secretos y hasta salas atestadas de enemigos para obtener recompensas). Porque, además de la acción, la exploración es otro componente en el que esta entrega profundiza, y es lógico dada la escala y amplitud de sus niveles.

Sangre, demonios y Rock & Roll

DOOM Eternal Analisis 06

El núcleo más puro de esta saga es el mismo que sirvió para definir al FPS ya en los 90: la acción más desmesurada. DOOM Eternal apuesta por ello desde el minuto cero, sin cortarse un pelo en mostrar toda la violencia que pueda y convertirla en parte de su ritmo de juego. No en vano, las Glory Kills son una mecánica fundamental del gameplay.

Nuestro protagonista está más armado que nunca. Además de las nuevas posibilidades de movimiento, tiene un armamento muy variado y perfecto para tener siempre algo con lo que responder a los enemigos, pero ahora además suma más útiles. Granadas de fragmentación, granadas congelantes, un lanzallamas, un nuevo Dash Es una auténtica máquina de matar diseñada para que cada partida sea un despiporre de violencia y disparos, de esos que dan placer por la descarga de acción cuando esta sale a relucir.

Y aquí hay que hacer una importante advertencia. La amplitud de los niveles y su nueva estructura, con más recovecos para explorar y hasta algún que otro puzle, puede provocar que el ritmo de la partida en ocasiones resulte algo más lento que el vivido en el DOOM de 2016. De hecho, este nuevo diseño de juego puede ser algo bastante criticado, junto al cambio de las recompensas de las glory kills, con respecto al anterior.

Son los cambios más importantes que se han hecho al núcleo de la jugabilidad de este juego, pero tienen muchísimo sentido, porque ayudan a hacer que la fórmula de 2016 evolucione y no tenga las carencias que se le pudieron achacar en su momento. En ningún momento vas a sentir aquí que estás siguiendo una estructura de pasillo-tiroteo-pasillo-tiroteo, como sucedía sobre todo en la recta final del anterior juego. Todo se ha ampliado, se han añadido más secretos, más desafíos, más opciones, hasta los mapas se han aprovechado mejor. Todo para que el jugador siempre sienta que el ritmo de juego no se limita a pasear hasta que llegan nuevos enemigos.

Un Slayer con más posibilidades que nunca

DOOM Eternal Analisis 07

Combates en los que quedarse quieto es morir, un bestiario mucho más rico en variedad y en desafío, con algunos jefes pensados para hacerte sudar de lo lindo. DOOM Eternal es todo un desafío, sobre todo cuando superas la primera mitad del juego. Comienza enseñándote con crudeza y rapidez, y termina por exigir que pulas tu destreza y tus reflejos al máximo para aprovechar cada segundo y cada bala o cartucho que quede en tu armamento.

Es un juego desafiante, sobre todo porque te obliga no solo a tener buena puntería y rapidez, sino también porque ahora te exige controlar mejor tus recursos y saber sacarles partido. Usar el lanzallamas hace que tus enemigos suelten piezas de armadura, la motosierra te da munición, las glory kills vida. La santísima trinidad de DOOM Eternal es un festín de demonios muertos cuando te habitúas a ella, uno particularmente satisfactorio, pero al que hay que acostumbrarse rápidamente por el desafío que impone.

Aunque también ayuda el hecho de que nuestro Slayer esté más equipado que nunca. Dejando a un lado todos los cambios que he mencionado ya, el protagonista de Eternal puede disfrutar de importantes mejoras a obtener luciéndote en combate o explorando todos los rincones posibles de cada mapa. Puntos de arma para obtener disparos secundarios como unas granadas adhesivas o controles con detonación remota, mejoras adicionales que se obtienen superando desafíos de cada arma, runas con habilidades pasivas, mejoras para el traje pretor… Hay muchas más opciones que nunca en la saga.

Y explotarlas todas es necesario para poder afrontar a esta amenaza infernal que se cierne sobre todos. De hecho, las opciones también se aplican a los enemigos, y es que ahora se ha implementado un sistema de puntos débiles con el que inutilizar algunas de sus armas, o hasta desmembrarlos en tiempo real para debilitarlos más todavía hasta que sean presa de tu puño o tu cuchilla. Cuando digo que DOOM Eternal es mucho más variado y amplio que su predecesor, es por algo.

El id Tech 7 es pura brujería

DOOM Eternal Analisis 08

Y por supuesto, esta entrega no tendría ese sádico encanto que tiene si no fuera por la tecnología que le da forma. Es una maravilla ver que las instalaciones cerradas y las zonas infernales del DOOM 2016 han dado pie a templos, edificios, calles y hasta páramos helados en DOOM Eternal. El id Tech 7 lo ha dado todo en esta entrega, y se nota tanto en lo creativo como en lo técnico.

Este análisis se ha hecho con la versión de PC del juego, y la optimización que tiene el título es algo digno de alabanza. Una configuración Alta-Ultra con un procesador AMD FX 8350 y una NVIDA GTX 1060 nos ha permitido disfrutar del juego a 60 fotogramas por segundo sólidos como una roca, e incluso podríamos haber elevado aún más los frames a través de la configuración del juego.

Va como la seda, con una fluidez que considero esencial para un juego como este. Porque seamos claros, si quieres disfrutar bien de este baile de disparos, sangre y demonios, necesitas que no haya ni un solo tirón. Un frame a destiempo puede ser más que suficiente para ser presa de estas hordas de minusvivos que quieren merendar carne de Slayer.

Por último, ha sido imposible probar el nuevo modo online que incorpora este juego, BATTLEMODE. El 3 vs 1 ideado por id Software, con un jugador encarnando al DOOM Slayer y otros 3 encarnando a demonios no está activo hasta el día de lanzamiento; pero tened por seguros que ahí estaremos para comprobar cómo funciona esta nueva fórmula ideada para diferenciarse de las opciones convencionales de los shooters por internet.

DOOM Eternal ha llegado para sentarse en el trono de los shooters

DOOM Eternal Analisis 09

Más violento, más exagerado, más bestial, más rápido, más exigente, más descerebrado. Más DOOM. Creía que id Software estaba exagerando cuando decía que DOOM Eternal era lo mejor que habían hecho hasta la fecha, pero me equivocaba, y cuánto me alegro por ello.

Una brutal oda al Shooter repleta de desenfreno y adrenalina, ideal para relajarte tras un largo y estresante día. Han conseguido perfilar y mejorar una fórmula casi perfecta, centrándose en la más pura esencia del género para exprimirla hasta la saciedad con el fin de llenar nuestras pantallas de sangre de demonio. Preparaos, porque el DOOM Slayer ha vuelto para sentarse en el trono.

Juan Antonio Fonseca Serrano

Saltando sobre tortugas en los suburbios de Midgar, con una guadaña cerca del corazón, desde finales de los 80. Juego a lo que puedo, junto letras sobre lo que me apasiona y siempre tengo un ojo en las redes.

Publicaciones relacionadas

Cerrar