Análisis Dreams (Acceso Anticipado) para PS4: Un no juego para creadores

Media Molecule ofrece su herramienta completa con un ajustado precio y con promesas de más contenidos

Dreams

Estar frente a una propuesta como Dreams es complicado, porque Media Molecule no ha creado un juego al uso; no es una experiencia tradicional e incluso podría no categorizarse como videojuego si nos ceñimos a los otros muchos ejemplos que se pueden encontrar en el mercado. Dreams nace como una extensión pura de lo que se vio en Little Big Planet y Tearaway, títulos con un fuerte componente creativo que, aunque construidos con la jugabilidad en mente, ofrecían al jugador la posibilidad de influir en el propio producto como parte de la propuesta jugable. Ahora se ha extraído el núcleo de su nacimiento y se ha explotado de manera completamente distinta y se ha desarrollado una herramienta que se aleja completamente de lo que muchos se pueden pensar y que no va a ser un producto para todos los usuarios. El resultado es algo magistral, de una calidad altísima, pero muy diferente a lo que estamos acostumbrados.

Dreams

Ya pude probar la beta para creadores de Dreams hace unos meses y la sensación fue exactamente la misma, solo que ahora las opciones son mucho mayores y el juego se presenta, aunque como «early access», como un producto prácticamente terminado. La enorme variedad de creaciones que se pueden llevar a cabo y, es más, la ingente cantidad de propuestas de los jugadores son las que mueven la rueda del «dreamiverso», nombre del espacio en el que se desarrolla esta experiencia.

Herramienta, que no juego

Esto es algo que me vais a leer mucho a lo largo del análisis, ya que es la principal conclusión que saqué durante la beta y la que he sacado ahora que he podido volver a jugar a Dreams. El producto de Media Molecule no es un juego, aunque se pueda jugar dentro de él, sino que es una herramienta creativa muy asequible y completa que abre un nuevo mundo a los jugadores. Esto no es nuevo de Dreams, ya que los simuladores de cualquier tipo permiten al usuario convertirse en cocinero, arquitecto, médico y hasta periodista, pero pocos han ahondado en el metamundo del videojuego con un programa que permite meterse de lleno en la piel de un desarrollador. Si había algo sobre lo que el ocio electrónico no había hecho reflexión era sobre su propio nacimiento y su propia existencia, algo que se hace a las mil maravillas en Dreams.

Dreams

Mi mente ha entrado en conflicto durante mi experiencia con esta herramienta, ya que si bien su principal uso es el de crear, también te permite probar las creaciones de otros usuarios, puntuarlas y recomendarlas. Estas creaciones pueden ser muy diferentes: audiovisuales, interactivas, musicales, artísticas, etc. Dreams es una enorme galería de arte donde cualquier puede desatar su vena más creativa e intentar enseñarle al mundo de lo que es capaz. He disfrutado mucho viajando por los «sueños» de los demás jugadores, a los que admiro enormemente, ya que mi nulo sentido artístico no me ha permitido crear escenas o demostraciones de ningún tipo que se pueda destacar. Lo he intentado (y en las imágenes lo podéis ver), pero haber llegado hasta el final y, además, haberlo compartido me habría parecido una falta de respeto enorme para el resto de la comunidad.

Dreams

El «dreamiverso» está lleno de obras muy imaginativas y sorprendentes, todas ellas realizadas con las opciones que ofrece el producto de Media Molecule. Muchos os preguntaréis si lo que veis ante vuestros ojos está hecho con Dreams y la respuesta es completamente afirmativa. ¿Cómo? Pues a base de paciencia y mucha creatividad.

Aprende que no tienes límites

De primeras, Dreams puede sobrecoger bastante, ya que se trata de una herramienta tan potente, que cada uno necesitará su ritmo para hacerse con el panel de edición y las diferentes opciones que ofrece. Lo bueno es que Media Molecule se ha preparado perfectamente para enseñar a todo aquel que venga de nuevas para que sepa cómo se tiene que mover y cómo actuar para empezar a materializar sus sueños. Los tutoriales, muy recomendados, son necesarios, sobre todo, para familiarizase con el espacio de trabajo. Cada una de las categorías en las que se puede trabajar tiene su propio sistema, por lo que os aconsejo que os toméis un tiempo al principio para aprender, ya que luego agradeceréis mucho el haber ido despacio. De lo contrario, os podréis frustrar, ya que puede ser algo liosa la interfaz si no se ha aprendido antes.

Dreams

La producción de Media Molecule ha llegado a las tiendas a un precio de 29,99 y no parece, para nada, lo que se nos prometió en un principio (de hecho se esperaba que tuviese un modo historia al más puro estilo videojuego). Aun con su ajustado precio, la herramienta que ofrece está muy por encima de cualquier expectativa y ofrece posibilidades prácticamente ilimitadas. Eso sí, el control no es de las características más pulidas de este título, ya que el manejo de todo con el DualShock 4 se puede hacer tremendamente complicado en algunas ocasiones. Todo es trabajar y trabajar, pero a veces es complicado y el giroscopio no ayuda en absoluto.

Conclusiones

Dreams se confirma como algo que ya se vio en la beta para creadores de hace unos meses: una herramienta creativa muy, muy buena que acerca todavía más el mundo del desarrollo de videojuegos al usuario medio. Si os interesa alguna faceta artística que queráis potenciar, no se me ocurre mejor manera de empezar que esta producción. En el futuro veremos si Media Molecule decide ampliar más esta experiencia o dejarla tal y como está con unos pocos añadidos más. Esta versión está perfectamente traducida y localizada, con un doblaje al castellano que demuestra el mimo con el que Sony trata a sus títulos first-party.

Juan Pedro Prat

Periodista. Siempre llevo a mano un Poké Ball por lo que pueda pasar. Combino mi pasión por escribir con la de diseñar, aunque no se me da muy bien. Intento siempre aprender de todos los que me rodean.

Publicaciones relacionadas

Cerrar