Análisis de Effie – Las apariencias engañan

Plataformas, puzles y un combate muy divertido.

Galand en Effie

A menudo nos encontramos juegos que nos transportan a otra época. Eso es lo que consigue Effie en cada escenario que visitamos. Una época en la que los videojuegos tomaban la tercera dimensión para dar mayor profundidad. El juego desarrollado por Inverge Studios es una aventura de plataformas 3D y puzles para PlayStation 4 que hace un bonito homenaje a clásicos como Spyro o Crash Bandicoot. Es un título muy agradable de jugar con un estilo cartoon muy colorista, inspirado en los cuentos infantiles.

Y con ese formato comienza esta aventura, porque la figura del narrador es el propio protagonista. Galand es un héroe joven con aspecto de anciano debido a una maldición de la bruja Melira, así que este suceso le llevará a vivir una extraordinaria historia llena de peligros para recuperar su juventud. El juego está compuesto por 5 capítulos con una historia lineal, pero el jugador tiene libertad para empezar por el orden que quiera. Estos capítulos se corresponden con distintos escenarios y en el primero de ellos Galand consigue un escudo mágico otorgado por los Ancianos Protectores que le proporcionará poderes especiales. Su objetivo es destruir las piedras de la maldad que corrompen la región de Oblena.

El escudo, tu mayor aliado

Precisamente el escudo es el centro de la historia. Es el único elemento que el jugador podrá llevar consigo y en cada localización se desbloquearán nuevas habilidades tanto de ataque como de defensa. En este sentido, se puede decir que tiene un sistema de progresión y su jugabilidad es más dinámica y ágil cuanto más tiempo llevamos jugando. Galand recogerá gemas azules repartidas por todo el escenario y podrá destruir algunos elementos del mismo para conseguir más experiencia o recuperar salud. El protagonista se enfrentará a emboscadas de enemigos invocados por Melira, tanto en el exterior como en el interior de las localizaciones de Oblena. Este lugar está invadido por necrófagos y otras criaturas sobrenaturales. Sin embargo, su gran pradera roja brilla gracias a un apartado visual muy atractivo. Esto está potenciado por el componente de exploración que permite al jugador moverse por sus paisajes surfeando sobre el escudo mágico a grandes velocidades.

Galand en Effie

Este espacio está creado con el único objetivo de hacer disfrutar al jugador acompañado de una banda sonora de ensueño que evoca la aventura que vivió Frodo al salir de La Comarca. Es la primera evidencia que augura un gran viaje al protagonista a través de un mundo lleno de magia y puzles. Este el elemento que da sentido a un juego de este género que no busca la dificultad como una de sus armas. Effie no es un desafío, ni pretende serlo. Así que contiene muchos puzles sencillos que lo único que exigen es un poco de habilidad con algunos saltos o perspicacia con las pistas visuales. Pero se agradece esa búsqueda de la sencillez y la sutileza de muchos rompecabezas. No hay curva de aprendizaje, las mecánicas son simples y se domina al instante. Pero en esa sencillez también hay un esfuerzo del estudio por darle profundidad a la historia a través de sus coleccionables.

Combate muy ágil y un boss con distintas fases

Galand puede encontrar cofres de distintos colores donde conseguirá experiencia, insignias y otros documentos que premian la curiosidad del jugador por conocer la historia de Oblena. Han introducido secretos como los clásicos de toda la vida y algunos dependen de un mecanismo para localizarlos. Así que en los libros se cuenta quién es Melira por ejemplo y qué ocurrió con ella en el pasado. A todo esto hay que sumarle las fases de combate contra los monstruos, que destacan por su diseño único y original. Hay tiradores, monstruos enormes que hacen daño en área o que lanzan esbirros hasta que mueran. Y toda esta variedad permite que haya un pequeño toque de estrategia en los enfrentamientos. Sobre todo cuando Galand aprende todos los ataques que puede hacer con el escudo.

Galand en Effie

En cada nivel se mejora un segmento de salud y la energía, necesaria para activar las habilidades. En todos los escenarios hay un combate contra un boss, una fase completamente distinta de patrones que hace buen uso del entorno y el espacio. La progresión se va guardando automáticamente al inicio de cada puzle y gracias al narrador es imposible perderse en el camino. El juego tiene textos y voces en castellano e inglés, aunque han tenido algún desajuste con los idiomas que nos ha obligado a jugarlo en inglés.

Combinación perfecta

Effie demuestra que las apariencias engañan. Es la prueba fehaciente de que un pequeño juego puede convertirse en algo grande si aprovecha sus bondades. Este plataformas 3D plantea puzles muy variados con mucha sutileza. No hay textos ni instrucciones, no es necesario un tutorial para ponerte a los mandos. Es un juego amable y muy colorista, que ofrece lo mejor que tiene. Centra sus esfuerzos en conseguir que los 3 pilares del juego funcionen: las plataformas, los puzles y el combate. Todo ello potencia la experiencia y no cojea ninguna de sus patas. Hay que destacar su diseño artístico que le va como anillo al dedo y su banda sonora, compuesta por Adrián Berenguer, nos acerca a la fantasía del juego.

La historia tiene todos los componentes de un cuento infantil, pero le da personalidad propia a Galand, que no es el estereotipo de héroe que todos conocemos. No hay apenas tiempos de carga ni cinemáticas, aunque hemos experimentado algún problema de rendimiento. En definitiva, las seis horas que puede durar se nos hacen cortas, porque es maravilloso introducirse en un juego que cuida tanto los detalles para revivir aquellos viejos años de PlayStation.

Raquel Morales

Periodista. No puedo dejar NADA sin explorar. Me adiestré con Lara Croft en el templo de Karnak mientras buscaba el cubo horádrico entre vacas. Camino de Grand Line.
Cerrar