Análisis de eFootball PES 2020 – Ganar y ganar y volver a ganar

Konami encuentra la regularidad gracias a la filosofía de Luis Aragonés

eFootball PES 2020

En el fútbol solo hay una cosa más importante que ganar: volver a ganar. Ya lo dijo el hombre que cambió la historia deportiva de nuestro país. Porque de nada sirve salir en la foto o tocar el cielo una noche si al día siguiente caes en el olvido. Regularidad, la palabra que todo entrenador soñaría con escuchar todos los días en el vestuario y precisamente la que Konami busca desde hace años. Después de varias temporadas marcadas por la constancia, eFootball PES 2020 llega para dejar claro que por fin la ha encontrado. El esférico ya rueda y nos vestimos de corto para contaros todos los detalles de esta nueva entrega. Cortito y al pie.

Fútbol es fútbol

Después de varias temporadas sin aspirar a los grandes títulos, Konami ya lleva unos años planificando una plantilla de garantías. Sin ir más lejos, el pasado curso se presentó a la competición haciendo gala de un fútbol que no tenía nada que envidiar al de su eterno rival. Los japoneses llevan tiempo dando forma a su idea y en esta ocasión no hace más que pulir todavía más un estilo que vence y convence. Porque ya era hora que PES —ahora eFootbal PES— encontrara su lugar: el que nunca debió perder.

De modos de juego, aspectos técnicos y otros detalles hablaremos un poco más abajo, porque primeros vamos a profundizar en lo más importante: el fútbol y las sensaciones que el juego nos transmite. Y si hablamos de fútbol, no podemos empezar por otra cosa sino por el balón. No exageramos si os decimos que su física es la mejor que hemos visto jamás; filtrar pases al hueco, enviar balones largos o ejecutar esa cuchara que tanto nos gusta es una auténtica delicia. El comportamiento de la pelota es fantástico y se percibe a la perfección de dónde viene, si ha salido rebotada o si lleva una fuerza desmedida. Por ejemplo, si controlamos a un lateral y probamos a realizar un cambio de juego, la diferencia entre hacerlo desde una posición natural o apostar por la pierna menos buena es palpable. Porque ya sabemos qué sucede cuando Leo Messi da un pase con su pierna derecha. Bueno, no es el mejor ejemplo, pero seguro que nos entendéis.

eFootball PES 2020

eFootball PES 2020 también brilla en diferentes aspectos del juego como son los movimientos con y sin balón. Desde una simple conducción, hasta una pared arriesgada o una disputa posicional por ese esférico que está a punto de caer desde el cielo. Atrás queda esa extraña sensación de que podíamos matar cada bola sin importar si venía templada o era un auténtico melón; hay que tener mucho cuidado a la hora de ejecutar cada acción, porque si nos quedamos cortos estaremos poniendo una alfombra roja al adversario, pero si nos pasamos de potencia no sabremos en qué lugar acabara ese pase que parecía tan fácil. Lo mismo sucede con los centros al área e incluso los disparos a puerta, elementos fundamentales en cualquier jugada ofensiva y que debemos aprender a dominar.

Hemos hablado mucho del balón, pero como bien sabéis, la gran mayoría de victorias se deciden precisamente cuando no lo tenemos en nuestro poder. El fútbol es una evolución constante, ya lo dijo Frank de Boer y a día de hoy las charlas tácticas protagonizan incontables sesiones de entrenamiento. Aquí entra en juego la inspiración, y no la nuestra sino una nueva característica introducida en la franquicia. La inspiración viene a ser como la química entre las piezas que conforman un conjunto y un valor elevado permite que los futbolistas sean más inteligentes y sepan leer los partidos. Cuando uno juega al fútbol y ve que un compañero que no suele fallar levanta la mirada y le busca, automáticamente tiene claro que es ahora o nunca: debe tirar un desmarque.

Aunque es cierto que para disfrutar de un videojuego de fútbol no es necesario jugar en la vida real, a menudo surgen situaciones que solo llamarán la atención de aquellos que se fijan en los pequeños detalles y el nivel de inspiración de cada futbolista —y de sus compañeros— es el culpable de ello. Asimismo, sí que hay algo que cualquiera puede percibir fácilmente, y es que estas pinceladas de realismo dan lugar a un juego mucho más rico y dinámico de lo que hasta ahora habíamos visto en el género. Porque ya sabéis que, en este deporte, un detalle prácticamente inapreciable puede cambiar el devenir de la historia.

eFootball PES 2020

Casi todo lo que hace eFootball PES 2020 es bueno, a excepción de un problema recurrente: la disciplina táctica de los porteros. Y decimos táctica y no técnica porque sus aptitudes a la hora de evitar goles son un auténtico espectáculo. Los guardametas de garantías como Marc-André ter Stegen o Jan Oblak es capaz de emular al mejor Benji Price cuando un misil se dirige a la escuadra del arco que defienden. Sin embargo, la cosa cambia cuando se trata de salir con la intención de achicar espacios o interceptar un balón dividido; es imperdonable que un portero vea un balón pasearse por el área pequeña y por norma general decida quedarse bajo palos. Imperdonable y frustrante, porque no sé en el vuestro, pero en mi equipo lo tendría difícil para volver a jugar. Eso sí, este problema se sufre especialmente cuando se juega en solitario, no tanto cuando nos enfrentamos a otro jugador, ya que siempre podemos ordenarle que salga a nuestro gusto.

No sabemos si Konami habrá tomado nota para una posible actualización o tendremos que esperar a la próxima temporada para ver subsanado este inconveniente, pero, en cualquier caso, la realidad es que esto es prácticamente lo único que podemos achacar al título en términos jugables. El fútbol del que presume orgulloso eFootball PES 2020 es una maravilla; divierte, engancha y sorprende en cada lance. Esos movimientos robóticos, los problemas en cuanto a colisiones o las manos negras que se denunciaban a raíz de inexplicables decisiones arbitrales ya no son más que fantasmas del pasado que una franquicia tan laureada ha sabido expulsar justo cuando más lo necesitaba.

Las entrañas del club

Un año más, el modo myClub vuelve a ser el plato principal. Porque todos hemos soñado alguna vez con tomar las riendas del equipo de nuestros amores y llevarlo a lo más alto. La premisa es muy sencilla: damos nombre, color y forma a nuestro club, gestionamos todos los aspectos referentes a la plantilla y competimos contra jugadores de todo el mundo con la única intención de llevar un gol más en el casillero cuando suene el pitido final. Solo así lograremos crecer, aumentar nuestros recursos y tener más y mejores oportunidades de ser los mejores. Si me permitís el comentario, en nuestro caso ha sido el Real Betis Balompié, ya que la última vez que un servidor lo vio ganar un título eran Francesco Totti, Pierluigi Collina y Thierry Henry quienes protagonizaban la entrega de moda de la saga.

eFootball PES 2020

Antes de nada, tenemos que destacar lo bien que funciona la estructura online del título. Hemos disputado una treintena de partidos ante diferentes rivales de todo el mundo y no hemos tenido un solo problema de conexión. El matchmaking permite ajustar parámetros deseados como la calidad de señal, el desnivel entre jugadores o las ayudas de juego, entre otros. Hemos probado a fondo todas las funciones y la experiencia no ha podido ser más gratificante. Y esto es algo muy importante, ya que myClub es un modo en evolución constante. Y muy adictivo.

El punto de partida no es otro sino una plantilla modesta, maquillada con un par de buenos futbolistas de cortesía con los que el juego trata de hacernos más amigable la entrada a la competición. En nuestro caso, durante los primeros partidos hemos disfrutado de Leo Messi, Xavi Hernández y Niklas Süle, todos ellos cedidos. Aunque inicialmente la experiencia puede resultar un tanto traumática debido a jugadores que en apenas dos contraataques están exhaustos, pases imprecisos o desajustes tácticos, a poco que disputemos media docena de partidos —especialmente si somos capaces de ganarlos— vemos cómo nuestras arcas comienzan a ofrecernos la posibilidad de añadir nuevos integrantes a nuestro equipo. Y no solo eso: también es muy gratificante ver al equipo adquirir experiencia y mejorar sus aptitudes progresivamente.

eFootball PES 2020

Tampoco podemos olvidarnos del modo Temporadas Online, que viene a ser prácticamente lo mismo que su homónimo en FIFA: seleccionamos un equipo preconcebido, buscamos un rival al que enfrentarnos y escalamos posiciones en un amplio abanico de divisiones. Una modalidad que no requiere ninguna dedicación más allá de disfrutar de cada partido, sin gestiones adicionales ni preocuparnos por el estado de nuestro club, pero capaz de mantener esa sensación de competición; ese nerviosismo que crece en la víspera de cada duelo cuando echamos un vistazo tanto a nuestra situación en la clasificación, como al calendario.

Dos palabras: Liga Master

¿Existe algún aficionado al fútbol virtual que no haya crecido con esta competición en la cabeza? Probablemente, no. La Liga Master es un clásico entre los clásicos, y es el modo ideal para aquellos que prefieren jugar en solitario contra la CPU. En esta ocasión, dicho modo se acerca a lo que durante los últimos años estamos viendo en diferentes títulos deportivos: el enfoque cinematográfico gracias a la puesta en escena empleada para representar las facetas del fútbol que no tienen lugar en el césped.

Un equipo de fútbol no deja de ser una gran empresa con multitud de empleados en sus filas: directores deportivos, ojeadores, jefes de prensa… Konami nos permite meternos en la piel de un auténtico dirigente y vivamos el día a día tal y como si estuviéramos en cada acto del club. Desde ruedas de prensa, hasta negociaciones o reuniones con la planificación como protagonista. Estos elementos—no todos—, a pesar de que a la hora de la verdad las cosas se deciden sobre el terreno de juego, terminan teniendo cierto impacto a medio plazo, especialmente en lo que al desarrollo de los futbolistas más jóvenes se refiere. En definitiva, la Liga Master es un valor seguro para todos los que deseen disfrutar de la competición en soledad, aunque

Como no podía ser de otra forma, en un modo de estas características es posible que muchos jugadores acusen la ya habitual carencia de algunas licencias. Por suerte, en los tiempos que corren es posible importar datos gracias a los Option File (compatibles con las versiones de PlayStation 4 y PC), pero, si nos ceñimos al juego base, es una pena que las ausencias no sean otras que varias de las mejores competiciones del mundo: Liga Santander, Premier League y Bundesliga. Eso sí, en esta ocasión el esfuerzo de Konami por ofrecer más licencias que durante los últimos años es digno de admiración, ya que podemos disfrutar con todo lujo de detalles de ligas de países como Francia, Italia, Brasil, Rusia y diferentes clubes del fútbol sudamericano.

eFootball PES 2020

A pie de campo

eFootball 2020 PES es una roca, simple y llanamente. Konami ha llevado a cabo un fantástico trabajo para aprovechar las bondades del motor FOX Engine: 1080p y 60 imágenes por segundo en la versión estándar de PlayStation 4, en nuestro caso (En Xbox One X y PlayStation 4 PRO, el juego alcanza una resolución de 4K). Cuestiones puramente técnicas al margen, ver —y jugar— cada partido es un espectáculo gracias al realismo de estadios, animaciones e iluminación. Ya sea en un día soleado o bajo una cortina de agua, el ambiente recreado es capaz de hacernos sentir tal y como si estuviéramos en el estadio.

Los efectos de sonido también convencen y si prestamos atención podemos percibir lo que se respira en la grada: celebraciones, cánticos, malestar, ovaciones… Puro fútbol. No tan perfectos son los comentarios, protagonizados por Carlos Martínez (Movistar+) y Julio Maldonado ‘Maldini’. Sus voces son inconfundibles y en líneas generales se agradecen sus aportaciones, pero, asimismo, también pecan de forzados. No sería mala idea que Konami tratara de evolucionar en este aspecto de cara al futuro.

¿Os gusta el fútbol?

Entonces os gustará el nuevo eFootball PES 2020. La saga con la que la gran mayoría de aficionados a este deporte hemos crecido vuelve a situarse en lo más alto gracias a la insistencia de Konami en volver a ganar el campeonato que durante casi una década nadie fue capaz de sacar de su sala de trofeos. Realista, divertido y emocionante. Porque el fútbol es lo más importante de las cosas menos importantes. Muchos sufrimos cada fin de semana —algunos también los martes y miércoles— y siempre es de agradecer que podamos disfrutar del balón desde nuestro sofá. Una entrega que coger lo mejor de la anterior y mejora todos sus apartados. Aunque el juego no es perfecto y todo apunta a que la competición continuará disputándose en la próxima generación, los japoneses ya han anotado el 1-0 en el clásico entre los clásicos. Los aficionados de PES han sufrido mucho por su equipo. Ha llegado el momento de que disfruten de él.

Roberto Pineda

Sci-Fi & Horror. Escribo cosas donde me dejan. Cosecho almas en Lordran, aunque vivo en Greenvale. Mi gato se llama Sif. Antes marcaba goles; ahora me enfado por los que otros fallan. Verdiblanco.

Publicaciones relacionadas

Cerrar