Análisis de Intruders: Hide and Seek – Un juego de recreo convertido en terror

Tessera Studios se estrena en la industria con un título VR que te envuelve en la oscuridad.

Intruders Hide and Seek Ciervo

Tessera Studios tenía muy claro el concepto que quería llevar a cabo. Aunque ha pasado ya bastante tiempo desde que jugamos Intruders: Hide and Seek por primera vez, este título con aroma español ha seguido evolucionando y puliendo su fórmula para traer a los jugadores una historia sencilla, una experiencia enfocada a la realidad virtual que vive por y para insuflar tensión a cada paso.

Un título humilde, planteado en primera persona desde la perspectiva inocente de un niño y que demuestra la capacidad de este equipo nacido en el seno de U-TAD con la ambición de hacerse un hueco en la industria. Su premisa gira en torno al aprovechamiento de la realidad virtual, con PlayStation VR como principal estandarte. Y nosotros, tras haberlo devorado, ya podemos contaros qué tal ha sido nuestra toma de contacto con esta propuesta del equipo español, la misma que nos lleva a meternos en la piel de Ben y que se encuentra disponible en la PlayStation Store desde el pasado 13 de febrero.

Intruders: Hide and Seek: cuando el escondite es tu única arma

La fórmula de Intruders: Hide and Seek arranca desde la simplicidad, de hecho la mantiene a lo largo de todo el juego. Paul y Jane son un matrimonio que decide pasar unos días alejado de todo junto con sus hijos, Ben e Irene, en una ostentosa casa en mitad del campo. Plan perfecto para unos días de relax y descanso que acaban convirtiéndose en algo completamente diferente a lo esperado.

En un giro de guión previsible y propio del cine de suspense, la primera noche cambia las tornas por completo y acaba con los dos pequeños metidos en una habitación del pánico escondida en la vivienda y un trío de personas con muy malas intenciones reteniendo a sus padres. Aunque el jugador tiene ya una toma de contacto inicial previamente para conocer la base de las mecánicas de este juego, que hacen honor al nombre que tiene, es aquí donde comienza a desplegarse todo su potencial.

Porque Intruders: Hide and Seek es un juego del escondite, pero llevado a su máxima expresión y peligro.. Aquí el “tú la llevas” pasa a ser “tú mueres”, por lo que, en la piel de Ben, y a través de una cámara siempre en primera persona, tienes que hacer lo posible por ir de un lugar a otro de la mansión, escondiéndote por cada rincón que puedas, para intentar averiguar qué está pasando y evitar que los tres malhechores acaben con toda tu familia y consigan aquello por lo que han venido, algo que apunta directamente a un proyecto que el padre de los protagonistas está llevando en secreto.

Intruders: Hide and Seek es un juego del escondite, pero llevado a su máxima expresión y peligro.

Análisis de Intruders: Hide and Seek

Intruders Hide and Seek 01

Desde el primer momento, queda claro que Intruders: Hide and Seek es un videojuego orientado a su disfrute usando el headset PlayStation VR. No hay nada como sentir la tensión y el terror en un entorno que te envuelve por completo y, aunque no hemos podido explotar esta posibilidad, dado que hemos jugado de forma tradicional con nuestra PlayStation 4, sí hemos podido ver cómo todo gira en torno a esta forma de jugar. Por supuesto, no hacerlo provoca que se pierda parte de la esencia de la experiencia de juego, pero no por ello deja de ser disfrutable.

Moviéndote entre las sombras

Intruders Hide and Seek 02

Un corte de luz y unos walkie-talkies se convierten en los dos principales sustentos de la tensión a través de la que se desarrollan las mecánicas de juego en Intruders. Como Ben, tu rango de acciones se limita a huir, esconderte y accionar diferentes elementos de la casa mientras te mueves entre las sombras evitando que los asaltantes te encuentren. Tienes todo un caserío a tu disposición, distribuido en tres plantas con todo tipo de habitaciones, y un montón de recovecos en los que guarecerte en caso de peligro.

¿Tu inventario? Poco más que una linterna para iluminar y el walkie para oír las indicaciones que tu hermana te da desde la habitación del pánico. Allí, rodeada de monitores, puede darte información crucial para avanzar en la trama y seguir adelante en tu afán por poner fin a esta pesadilla. Una que, todo sea dicho, resulta inevitablemente lineal.

Salvo por la posibilidad de recoger objetos coleccionables y descubrir alguna que otra sorpresa, la mayor parte de las horas de juego transcurren yendo desde un punto A hasta uno B evitando al trío de matones que te buscan tanto a ti como a Irene. El sigilo se vuelve crucial, por supuesto, y en él juegan un papel vital la oscuridad, el ruido y los escondrijos. Ben puede esconderse en prácticamente cualquier oquedad o recoveco de la casa, siendo estos el principal recurso para evitar ser capturado.

Porque, si bien es cierto que tus enemigos no tienen demasiado agudizado el sentido de la vista, sobre todo teniendo en cuenta que apenas hay luz en la casa, también lo es que su oído sí está bien afinado. Intruders: Hide and Seek es un videojuego para disfrutar con auriculares, en el caso de que no dispongas del headset PlayStation VR, porque cada pisada puede marcar la diferencia entre seguir o perder.

Breve e intenso

Intruders Hide and Seek 03

Dicen que los buenos perfumes son aquellos que vienen en pequeñas dosis, y el caso de Intruders puede encajar perfectamente en esta frase hecha. La obra de Tessera Studios no puede caracterizarse precisamente por contar de una gran extensión, de hecho su duración puede prolongarse durante unas 3 o 5 horas en función de la destreza del jugador.

Un pildorazo de tensión que te mantiene pegado a los mandos y maldiciendo en más de una ocasión el haber dado un paso en falso que te haya delatado frente al trío de malhechores que se ha hecho con la casa, que no pide más horas porque realmente no las necesita.

Seguir la historia de este juego durante un plazo de tiempo mayor habría supuesto un alargamiento innecesario que habría llevado a la repetitividad y a la monotonía. Por eso, Tessera ha sabido jugar bien sus cartas para no estirar más de la cuenta un juego que constituye una experiencia de por sí y que prefiera quedarse en un margen corto de horas para no perder fuerza. Aunque, aun así, en ocasiones las mecánicas acaban pesando.

Un despliegue técnico humilde

Intruders Hide and Seek 04

Huelga decir que Intruders: Hide and Seek se disfruta muchísimo más si se juega con PlayStation VR. Desde sus menús hasta la sensación general, la sensación de inmersión se potencia al infinito si se juega como lo que es, un título de realidad virtual. En ese sentido, nos quedamos con las ganas de haberlo disfrutado por completo en su entorno natural, ya que lo hemos jugado en una PlayStation 4 Slim y en un televisor convencional.

Debido a esto, nos resulta más fácil ver que a nivel técnico no es un portento, pero tampoco pretende serlo. Tras modelos simples y animaciones que, en ocasiones, resultan muy poco naturales, encontramos un juego que se vuelca sobre todo en la ambientación y que centra sus recursos en conseguir entornos creíbles en lugar de personajes ultrarrealistas.

Los juegos de luces y sombras^* son lo más destacable del conjunto, y no es de extrañar, dado que impulsan la mecánica principal de este juego. Del mismo modo, tampoco podemos pasar por alto su acabado sonoro, que es quizá de lo más destacable, junto con un doblaje por completo al castellano y una banda sonora que, curiosamente, cuenta con uno de los miembros de La Oreja de Van Gogh como parte de sus artífices.

De las sombras a la luz

Intruders Hide and Seek 05

Multigalardonado, Intruders: Hide and Seek nos deja muy buen sabor de boca por saber jugar bien las cartas de las que dispone. Tessera Studios acaba de dar su primer paso en una industria complicada y exigente, y lo ha hecho arriesgando por una moneda joven y peligrosa como es la realidad virtual.

El resultado, no obstante, es un título de terror y suspense en primera persona que se apoya en unas mecánicas de lo más simples, pero que logra hacer que funcionen en conjunto con cierta solidez. Entendemos que la duración es corta porque sus cimientos quizá no podrían mantenerse igual de robustos durante más horas, pero es una elección acertada.

Intruders: Hide and Seek solo necesita 3 horas para demostrar que sus creadores tienen muy claro cómo enganchar al jugador. Nos quedamos con ganas de más, de ver algo más grande de la mano de estos españoles, porque esta obra nos ha dejado muy claro que tienen potencial y que, si lo saben explotar, pueden darnos más de una sorpresa.

Intruders: Hide and Seek es una muestra de calidad y potencial. Se concentra en pocas horas para desplegarse con fuerza y no flaquear, pero nos deja con ganas de ver algo más grande por parte de Tessera Studios.

Juan Antonio Fonseca Serrano

Saltando sobre tortugas en los suburbios de Midgar, con una guadaña cerca del corazón, desde finales de los 80. Juego a lo que puedo, junto letras sobre lo que me apasiona y siempre tengo un ojo en las redes.

Publicaciones relacionadas

Cerrar