Análisis de Kenshi – decide quién eres y sobrevive si puedes

Lo-Fi Games nos brinda una historia que se adapta a cada jugador y evoluciona

Portada de Kenshi

Son muchos los títulos que hoy en día intentan plasmar el auténtico significado de la libertad en sus líneas de programación. Poder viajar a través de un mundo abierto cargado de distintas posibilidades tomando decisiones que afectarán al curso de nuestra historia, se ha convertido en un recurso cada vez más popular entre los videojuegos de rol. Por desgracia, no todas las propuestas logran ser un reflejo real de la auténtica libertad, y acaban creando una falsa sensación de libre albedrío.

Kenshi es el juego de rol con tintes de supervivencia que lleva en desarrollo doce años. Lo-Fi Games nos acerca la estrategia en tiempo real en un mundo gigantesco ambientado en Japón que puede no contentar a los jugadores más exigente, pero que conquistará a los amantes de del género que deseen pasar horas y horas construyendo para sobrevivir.

Captura de Kenshi

Personaliza tu propia historia

Una vez iniciamos nuestra partida, tendremos la posibilidad de crear a un personaje con multitud de opciones, para después elegir qué historia seguir. Esto determinará nuestro comienzo en el juego y las relaciones con algunos personajes (como ya ocurría en títulos como The Elder Scrolls V: Skyrim), pues los objetos con los que empezamos variarán de una historia u otra. En este aspecto, Lo-Fi Games ha logrado configurar múltiples variantes de historias que aportan elementos de rejugabilidad, algo que se irá repitiendo durante todo el juego.

Esto nos hace pensar que el estudio invirtió gran parte de ese eterno desarrollo en configurar un mundo casi infinito, olvidando un poco el apartado gráfico, pues no se corresponde con el que debería tener un juego actual y recuerda un poco al diseño de los juegos de rol de 2007.

Kenshi puede agobiar un poco en sus inicios, no solo porque podemos pasar demasiado tiempo intentando decidir quiénes vamos a ser, sino por su interfaz sobrecargada y repleta de una información que no podemos asimilar de golpe. El tutorial ayudará un poco a entender las mecánicas de juego, pero necesitaremos de una buena dosis de tiempo y paciencia para introducirnos en este universo tan amplio y con tanto por hacer. Una vez finalizado, podremos viajar, crear objetos a partir de materiales, construir, reunir guerreros, conseguir alimento y armamento… todo bajo una necesidad constante de supervivencia que nos pondrá en peligro y nos obligará a crear una estrategia para avanzar y evolucionar.

La libertad que el juego nos da para comenzar de la forma en que queramos es bastante destacable, incluso podemos acabar trabajando como esclavos si no sabemos medir bien nuestros pasos. Debemos prestar especial atención a los numerosos factores que pueden afectar al curso de los acontecimientos. Kenshi cambia y se adapta a nosotros, nos propone un método de aprendizaje basado en ensayo y error que emula a la vida misma, algo que puede llegar a ser tedioso y frustrante si no tenemos la paciencia necesaria para jugar a los juegos de este tipo.

Un apartado visual bastante desaprovechado

Captura de Kenshi

Actualmente el juego presenta numerosos problemas técnicos y unos gráficos que dejan mucho que desear. Las bajadas de FPS constantes, los largos tiempos de carga y que en algunas ocasiones podemos experimentar que el juego se deja de ejecutar sin motivo aparente alguno, hacen que Kenshi se vea como un juego con un gran potencial, pero que no reúne la calidad que se espera, al menos por el momento. Probablemente el largo período de desarrollo haya afectado negativamente al juego y estemos viendo sus consecuencias. La banda sonora tampoco destaca demasiado, representa el tono post-apocalíptico del juego, aunque en ciertas ocasiones no se ajusta demasiado a las situaciones que podemos vivir.

Destacando un aspecto gráfico positivo, podemos decir que el juego funciona en ordenadores de bajo rendimiento y que durante los largos tiempos de carga podemos disfrutar de ilustraciones de su arte conceptual de gran belleza.

Recordemos que, Kenshi es un juego de rol en tiempo real, y que esto implica que posee mecánicas de juego complejas que requieren un tiempo de adaptación y mucha paciencia. Construir nuestra historia desde cero no es una tarea sencilla, y si nos descuidamos podemos acabar muy mal. Por ello, se trata de un juego que requiere horas y horas, prácticamente podríamos decir que Kenshi es casi infinito debido a sus múltiples posibilidades. Es complicado no terminar el día mirando una guía o buscando ayuda para poder encauzar nuestra senda y saber cómo debemos hacer las cosas.

Gran potencial dentro de los juegos de rol

Kenshi es todo un proceso evolutivo que se adapta a cada jugador. Aunque a simple vista el juego no resulte atractivo, puede llegar a sorprender por su complejidad y por la sensación real de mundo abierto que aporta. La propuesta de Lo-Fi Games puede llegar a sorprender incluso a los más experimentados dentro del género y denota mucho trabajo y esfuerzo a sus espaldas.

A la hora de sumergirnos dentro de un juego de rol, nuestro principal objetivo es que la sensación de inmersión sea lo mayor posible. Pasar las horas dentro del universo de Kenshi nos hace creer que de verdad estamos en otro mundo donde todas nuestras acciones importan. Las consecuencias de nuestros actos y las interacciones entre los personajes del juego son muy fieles al concepto de mundo abierto que podemos desear.

Por ser impredecible, y por su capacidad adaptativa, Kenshi merece su reconocimiento dentro de los RPGs. Algo que sin duda hubiera conseguido de ser lanzado en su momento y que actualmente lucha por conseguir.

Marina Martínez

Graduada en Filología Alemana y amante de los idiomas, literatura, tecnología y videojuegos. Me gusta crear contenido relacionado con aquello que me apasiona.
Cerrar