Análisis Little Nightmares 2 – Más terror en una aventura mayor

La secuela de Little Nightmares aterriza por fin para continuar sembrando pesadillas en los jugadores.

Hace casi cuatro años del estreno de Little Nightmares. Tarsier Studios, un estudio sueco fundado en el año 2004, se había dedicado hasta entonces a colaborar con otros estudios mayores en títulos como Tearaway Unfolded o la versión para PS Vita de LittleBigPlanet. Sin embargo, tras desarrollar una experiencia haciendo colaboraciones, el estudio ofreció su propio juego de plataformas y terror, que poco a poco se fue dando a conocer y consiguió llegar a más plataformas e incluso recibir expansiones y un juego para móviles. Ahora, por fin estrena una secuela que continúa el estilo del anterior juego, con claras intenciones de ser incluso mejor, ¿lo conseguirá? Lo analizamos.

Una nueva historia con dos personajes

Little Nightmares II vuelve a presentarse como una aventura de plataformas y puzles con toques de terror. Con un ambiente mucho más variado y siniestro que el anterior, su nuevo protagonista es Mono, quien cae en las pesadillas en las que ya se encontraba Six, protagonista de la anterior entrega. No obstante, la secuela no requiere haber jugado el anterior título, está directamente relacionada con este, aunque la historia vuelve a ser interpretativa para los jugadores mientras sobreviven a una serie de terroríficas criaturas con cerebros diminutos…

Unidos desde casi el principio, Mono y Six recorren escenarios en el que les esperan puzzles que vuelven a recordar a Limbo e Inside, aunque Little Nightmares está consiguiendo labrarse su propio sello de identidad, y esta secuela recupera todo lo mejor de su primer título de cara a esos pequeños puzzles, momentos de exploración, persecuciones de un terrorífico enemigo… Pero quizás lo más importante es que el juego consigue adentrarte en su mundo, tan bien construido, ahora con más variedad: calles repletas de edificio en noches de lluvia intensa, un bosque con un peligroso cazador, un colegio con malvados niños…

Con esta premisa, Little Nightmares II vuelve a desarrollarse en pantallas laterales, aunque cuenta con escenarios mayores y más variados que los del anterior juego y a veces son más amplios, teniendo que recorrer varias habitaciones, cambiar de planta… A la exploración y resolución de puzzles se les suma que haya un segundo personaje, Six, que a pesar de haber perdido la oportunidad de presentarse en un modo cooperativo, aporta variedad de situaciones, está controlado por inteligencia artificial a la perfección y consigue encariñar a los jugadores por la relación que desarrolla con Mono.

Más variedad de situaciones con más terror de por medio

little nightmares 2
Momentos de inquietud en Little Nightmares 2

Uno de los añadidos que ha sumado el juego y quizás deba corregir es el combate. Se produce en muy pocas contadas ocasiones, y aunque es de agradecer que Mono pueda coger un martillo para abrir camino entre diferentes habitaciones, cuando debe atacar a pequeños enemigos (los grandes siguen provocando muerte súbita), el control es algo impreciso y nos condena a muertes totalmente evitables. Quizás este es el único aspecto negativo a resaltar, pues aunque la secuela luce como un juego mayor que el anterior, continúa siendo minimalista, con mucho encanto de por medio a pesar de ser tan inquietante por el ambiente en el que se desarrolla.

Little Nightmares II es más largo que el primer juego, su historia principal dura unas seis horas, contando con capítulos algo más extensos. A pesar de ser sencillo aunque presente novedades, el título abduce al jugador desde su inicio y difícilmente aburre a lo largo de su aventura. Algo de exploración, alguna que otra persecución, algún momento de combate y puzzles que no son extremadamente complicados pero que piden un poco de imaginación consiguen llenar estas horas de diversión sin problema.

Tal y como sucedía con el primer juego, esta secuela presenta diferentes objetos coleccionables, como sombreros que puede equiparse el protagonista, o unas proyecciones de niños que suelen estar bastantes escondidas, por lo que la rejugabilidad vuelve a ser clave de un juego que en PlayStation y Xbox está plagado de trofeos/logros que no cuentan con una explicación de cómo conseguirlo, por lo que habrá que explorar cada rincón del juego e interactuar con los objetos para alcanzar el 100%.

Una secuela con fundamento que consigue conquistar

little nightmares
Vuelven las pesadillas…

La secuela de Little Nightmares estaba más que merecida. El juego superó los tres millones de copias vendidas pero lo más importante es que consiguió conquistar a cada uno de sus jugadores con su particular encanto. Esta continuación continúa sorprendiendo tanto a nuevos jugadores como a los que ya experimentaron las pesadillas de Six, con una propuesta que va más allá con mecánicas acertadas, contando solo con algún que otro fallo de controles imprecisos.

Little Nightmares II se ha estrenado en PS4, Xbox One, Nintendo Switch, PC y Stadia. En nuestro caso lo hemos jugado en PS5 gracias a la retrocommpatibilidad de la consola y el juego luce su apartado audiovisual de manera sobresaliente, con un encanto único que logra hacer llegar su suspense con toques de terror. Además de su edición digital, el título cuenta con una física estándar y otra coleccionista, con libro de arte, una figura, banda sonora y más contenido.

Si os gustó Little Nightmares, caeréis rendido ante su continuación, que no termina de perder su factor sorpresa al presentar nuevas localizaciones, enemigos, mecánicas y situaciones de la manera más acertada. Para los desconocidos con la saga, si os atrae las plataformas y el toque oscuro también estáis invitados a vivir estas pesadillas, no estaréis perdidos en ellas por no haber jugado el anterior título. Ahora, falta saber si la secuela contará con contenido adicional, algo que sucedió con el primer juego, que contó con tres capítulos adicionales a través de una expansión de pago. Si bien es cierto que Little Nightmares 2 es más amplio, el misterio que le rodea deja con ganas de más, aunque Tarsier Studios se centrará ahora en nuevas IP y esta licencia queda en manos de Bandai Namco, que no se ha pronunciado sobre su futuro, que esperamos que sea asegurado.

Ruben Lopez

Custodio de la luz y amante de los videojuegos en general. Seriéfilo unos días y cinéfilo otros. Apasionado por los libros de Stephen King y colchonero desde bien pequeño.
Cerrar