Análisis de Mortal Kombat 11 – Kronika de una muerte fatal

Johnny Cage, Jade, Raiden y muchos otros regresan para poner broche final a la trilogía que NetherRealm inició en 2011.

Scorpio MK 11

Mortal Kombat está de regreso y lo hace con mejor aspecto que nunca. Tras más de 27 años de entregas, la saga de lucha más sangrienta vuelve a sobrecogernos con sus espectaculares combates y con una historia que dejará a más de uno sin palabras. Tras el éxito de Mortal Kombat X, esta nueva entrega ha sabido mejorar a su antecesora y sacar el máximo potencial a la actual generación de consolas. Desde NetherRealm han sabido construir a uno de los mejores juegos de lucha de la actual generación y posiblemente el mejor Mortal Kombat de la historia.

A pesar de haber sufrido altibajos, la saga retoma todo el potencial demostrado desde su novena entrega y pule los sistemas de combate cuidando cada detalle. Ed Boon y su equipo han logrado mantener el género de lucha más vivo que nunca rebosando talento en cada pequeño detalle del juego. Mortal Kombat 11 no solo revivirá el fuego que alimenta las almas de sus kombatientes, sino que es la prueba viviente de que los videojuegos de lucha pueden tener una narrativa de calidad que casi consiga eclipsar al resto de modos de juego.

Round one, Fight!

Kronika

Como apasionada de los juegos de luchas y seguidora de la saga Mortal Kombat desde sus dos primeras entregas en Super Nintendo, haberme puesto una vez más a los mandos de personajes tan emblemáticos como Johnny Cage, Kitana, Kung Lao o Liu Kang, ha sido todo un viaje a través de la nostalgia y del tiempo, nunca mejor dicho.

Como ya he comentado anteriormente, el modo historia no es precisamente el plato fuerte en los juegos del género lucha, es más, en ocasiones incluso ha peligrado la inclusión del mismo dentro de títulos emergentes. No obstante, Mortal Kombat 11 ha conseguido silenciar a todos los que infravaloraron su capacidad narrativa en esta nueva entrega. Desde que en 2011 comenzara a elaborar una trama de lo más interesante en el noveno videojuego de esta saga NetherRealm ha sabido darle al público buenas historias con una ejecución magistral.

Siguiendo los acontecimientos planteados en Mortal Kombat 2011 y Mortal Kombat X, nos situamos ante un panorama de tensiones y cambios. Tras la muerte de Shinnok, Kronika, su madre, busca venganza contra Raiden, protector de la Tierra y Dios del Trueno que ha sucumbido a la oscuridad. El poder de Kronika está por encima del de cualquier villano que nos hayan mostrado antes, pues es capaz de manejar el tiempo gracias a su gigantesco reloj de arena, y con ello, alterar el presente para moldearlo a su voluntad.

Una película no apta para todos los públicos

Cassie Cage MK11

Los viajes en el tiempo son siempre una apuesta segura dentro de la ciencia ficción, pues logran plantearnos dilemas que difícilmente tendremos en la vida real. Gracias a este recurso, vemos a las versiones más jóvenes de Jhonny Cage, Jade, Sonya Blade o Jax Briggs unirse a sus versiones actuales e incluso a sus propios hijos para hacen frente a Kronika y a su ejército, el cual incluye a personajes como Jade, Liu Kang o la mismísima Kitana con poderes oscuros y sed de venganza hacia Raiden.

Las cinemáticas poseen una calidad sobresaliente, no solo han logrado alcanzar la perfección gráfica que pueda tener un juego de lucha en la actual generación, sino que nos han presentado una película con una carga argumental intensa y dramática que, personalmente, me ha sorprendido muchísimo. Cada escena tiene una duración considerable y cada una de ellas está cuidada al más mínimo detalle. Toda una película digna de la Warner Bros. que nos sorprenderá y emocionará con algún que otro momento épico.

Durante este viaje, lucharemos a lo largo de doce episodios compuestos por cuatro kombates cada uno. El juego logra integrar a la perfección cada cinemática con su correspondiente kombate de forma natural y justificada, algo que ya hizo en entregas anteriores, pero que sigue desprendiendo la misma magia.

Finish him!!

MK11

Mortal Kombat 11 sigue la línea de sus anteriores entregas y plantea luchas en 2D rebosantes de kombos sangrientos no aptos para personas sensibles. Al haber crecido jugando a esta saga, poco me impresiona ya ver cómo ruedan cabezas, atraviesan gargantas o rompen costillas, aunque en esta ocasión el realismo con el que vemos ejecutado cada Fatality o Brutality (sí, están de vuelta) es realmente sobrecogedor y justo lo que los veteranos esperamos de este título.

Y hablando de viejas glorias, el catálogo de movimientos no ha cambiado demasiado al igual que algunas frases míticas de algunos kombos, como es el caso del «come here» o «get over here» de Scorpio (juraría que el personaje incluso mantiene la misma voz). También podremos interactuar con el escenario y ejecutar Fatal Blows (los llamados X-Ray Attacks en Mortal Kombat X) que nos harán ver en todo detalle el daño sangriento que ejercemos sobre nuestro adversario.

Volviendo a los famosos Fatalities, cada uno de los 25 luchadores trae uno desbloqueado por defecto, el resto tendremos que obtenerlos en la Kripta. También han regresado los Brutalities, golpes que no requieren escuchar el famoso «finish him» para hacernos ver una secuencia brutal que marca el fin del kombate. Como novedad, el juego implementa también el movimiento llamado Mercy que dota de salud al rival para darle una «segunda oportunidad», es decir, una forma de alardear de nuestras habilidades para humillar por tercera o cuarta vez a nuestro kontrinkante.

Kombatientes para todos los gustos

Luchadores

La posibilidad de personalizar a nuestros personajes con objetos que iremos desbloqueando a medida que completamos desafíos, es una opción bastante interesante. Tal y como podríamos hacer en títulos como Overwatch, podemos cambiar la skin del personaje, animación de victoria, piezas del equipo y movimientos especiales que nos permitirán ejecutar unas técnicas u otras.

En el editor podemos pasar horas personalizando el equipo con la seguridad de que el equilibrio del juego no se verá afectado. Dispondremos de tres ranuras para equipar movimientos adicionales y la posibilidad de desbloquear ranuras de mejora a medida que subimos de nivel. Será en la Kripta donde veamos todo nuestro botín, objetos que podremos conseguir demostrando una gran destreza y dedicándole muchas horas al juego. Aunque como siempre, los micropagos ofrecen un camino «rápido» hacia muchas de las recompensas que ofrecen facilidades a los jugadores, algo que por desgracia está propiciando una lluvia de quejas entre los usuarios de Mortal Kombat 11.

Una buena forma de obtener recompensas es en las Torres, un modo klásico de juego que combina Arcade y Superviviencia para generar nuevos desafíos a sus jugadores. Las recompensas cambian cada día mediante nuevos desafíos, algo que dota al juego de constancia y actualidad. Además, desbloquearemos artes conceptuales y finales de nuestros personajes favoritos.

En lo referente a su modo multijugador, podremos jugar de forma local u online, eso sí, si queremos disfrutar de este modo y participar en temporadas y rondas clasificadoras en PlayStation 4, tendremos que estar suscritos al servicio PlayStation Plus.

Obra maestra audiovisual

Captura Mortal Kombat

Si en algo supera Mortal Kombat 11 a sus entregas anteriores es en el apartado gráfico. Tras el éxito cosechado con Injustice 2, NetherRealm ha apostado nuevamente por la captura de movimiento mediante actores. Además, a los más veteranos quizá nos suenen algunos rostros y voces como es el caso de Cary Tagawa, actor que dio vida a Shang Tsung en la película Mortal Kombat de 1995 o la luchadora Ronda Rousey que presta su voz a Sonya Blade. Esta entrega es la muestra del potencial de la actual generación para capturar rostros, algo que suelo criticar bastante en los títulos actuales, pues algunos de los títulos más importantes lanzados este mismo año carecen de calidad de movimiento facial.

Los escenarios también llamarán a la nostalgia con un aspecto de última generación. La optimización del juego en PlayStation 4 es muy buena y no me he topado con ningún problema gráfico o con tiempos de espera descompensados. A pesar de no haberlo jugado en 4K, he de decir que en HDR el juego luce fluido, con una imagen definida y un color espectacular.

La banda sonora va acorde con la de una superproducción cinematográfica. El juego sabe en qué momento elevar la música para jugar con las emociones del jugador y conseguir ponerle los vellos de punta.

NetherRealm wins

Jade en Mortal Kombat 11

Mortal Kombat 11 pone fin a esta trilogía iniciada por NetherRealm en 2011 y plantea el mejor arco argumental visto en la saga. El título va camino de ser uno de los mejores juegos de lucha de la actual generación suponiendo el máximo exponente de calidad gráfica, kombates e historia dentro del género. A pesar de las críticas recibidas al tratarse del videojuego gore y violento por excelencia, no deja de ser una de las sagas de culto más queridas entre el público. Además, con esta entrega, Mortal Kombat ha expuesto la madurez de la franquicia, algo que ya intuimos tras el rediseñado de la vestimenta de sus luchadoras hacia un aspecto menos sexualizado (tema del que el juego hace referencia en algún que otro diálogo).

Si tuviera que comparar Mortal Kombat 11 con entregas anteriores, utilizaría como ejemplo las dos versiones de Johnny Cage, siendo esta entrega la más actual de ellas. El título es imprescindible para todo amante de los videojuegos de lucha y supone un broche final de oro para esta saga.

Es posible que no veamos más títulos de Mortal Kombat, al menos en una buena temporada, por lo que no dudéis en haceros con una copia de esta obra maestra para vuestra plataforma favorita y lanzaos al kombate. El título está totalmente disponible para PC, PlayStation 4, Xbox One y el día 10 de mayo para Nintendo Switch.

Compra Mortal Kombat 11 para Xbox One
Compra Mortal Kombat 11 para PS4
Compra Mortal Kombat 11 para Nintendo Switch

Marina Martínez

Graduada en Filología Alemana y amante de los idiomas, literatura, tecnología y videojuegos. Me gusta crear contenido relacionado con aquello que me apasiona.

Publicaciones relacionadas

Cerrar