Análisis de RAGE 2 – Loco, caótico y divertidísimo postapocalipsis

Avalanche Studios e id Software se dan la mano para construir un mundo acabado, pero repleto de intensidad.

RAGE 2 Análisis PC Destacada

El concepto de filtración nos quedó más claro que nunca hace cosa de un año, cuando Walmart tiró de la manta y reveló una buena cantidad de videojuegos que serían presentados en los meses siguientes. Entre esos nombres figuró uno que nadie esperaba, pero que era más real de lo que pensábamos: RAGE 2.

La secuela del Shooter con el que id Software intentó presumir de músculo técnico hace 8 años, abriendo un enorme mundo abierto que acabó pasando con más pena que gloria por el desarrollo de sus acontecimientos, se plantaba frente a nosotros por sorpresa de la mano de id y Avalanche para adelantarnos una aventura mucho más socarrona, más consciente de sus posibilidades y también de sus limitaciones.

Nos hemos enfundado en la armadura de Ranger y sumergido de lleno en esta historia que transcurre varios años después de la odisea descafeinada de Nicholas Raine, y lo que hemos encontrado es un mundo tan árido como alocado, tan intensamente descerebrado que resulta adictivo cada vez que aprietas el gatillo; pero que no engancha tanto cuando tienes que pisar el acelerador.

RAGE 2: dulce introducción al caos

RAGE 2 Análisis PC 01

El resurgir de la Autoridad, unos híbridos entre humanos, mutantes y robots, enciende la mecha de la locura en un planeta Tierra que ya se encontraba en uno de sus peores momentos. Un tiroteo en tu base, una armadura con la que te cruzas por casualidad y el amor por el gatillo fácil te dejan claro en los primeros minutos que RAGE 2 tiene las cosas mucho más claras que su predecesor.

Un Shooter en primera persona que transcurre en un mundo abierto y que bebe bastante del Mad Max de Avalanche Studios, sus cocreadores junto con id Software. Cada uno aporta lo suyo, id su pasión por el gunplay rápido, visceral e instintivo; Avalanche un mundo abierto aderezado por un enorme abanico de opciones tan locas como las que podríamos ver en un Just Cause. Eso es lo que espera al jugador que se acerca a RAGE 2: humor del bestia, tiroteos en los que no se puede parar ni un segundo y un armamento y unos power-ups que satisfacen al amante de los disparos en primera persona, de aquellos que tanto gozaron con el DOOM de 2016.

RAGE 2 es caos en el mejor sentido de la palabra. Tiene una historia que no pretende ser seria, tiene un protagonista que lo comenta todo como si estuviera en una película de los 90 y tiene un mundo en el que siempre hay sitio para liberar adrenalina a tiro limpio. No faltan los vehículos de toda clase, desde las motos voladoras hasta los coches o los camiones con ametralladoras; ni tampoco falta ese toque de auténtica locura que lo baña todo. Lo que sí falta es una mayor variedad en sus misiones secundarias, algo que construya mejor ese mundo en el que te adentras.

”RAGE 2 es caos en el mejor sentido. No es serio, ni quiere serlo, y eso le permite ser mucho más divertido que cualquier aventura de mundo abierto que apuesta por la seriedad. Aunque, admitámoslo, el gunplay es la auténtica clave de su encanto.”

Análisis de RAGE 2

Buen arsenal, enemigos que están mal de la cabeza y superpoderes. No se puede pedir mejor cóctel si quieres tener una buena dosis de acción, de tiroteos descerebrados y diversión disparatada. RAGE 2 se puede definir como un disparate, como una borrachera de disparos y explosiones que no deja resaca, sino más ganas de echarte otra copa hasta arriba de hordas de mutantes, o de robots, o de salvajes.

Frenesí como estilo de vida

RAGE 2 Análisis PC 02

Si hay algo que define a este videojuego es su carisma. Realmente, su aporte al género de los juegos de mundo abierto no es demasiado elevado, de hecho, su estructura de misiones y el desarrollo de estas mismas se antoja algo anticuado; aunque su amor por ofrecer situaciones donde no hay ni un respiro, donde se exige hasta la última gota de reflejos, es lo que hace que esté muy por encima de otras tantas propuestas.

El mundo de RAGE 2 parte de un mapeado no demasiado grande, pero sí con bastantes cosas por hacer. En cada ciudad comercial puedes encontrar tiendas donde sacar partido a los recursos que has ido recogiendo a lo largo de la partida, de dólares que ganas cumpliendo misiones que te pueden ofrecer diferentes personajes o superando determinadas tareas; pero también, en cada paseo puedes toparte con situaciones que hagan de la experiencia algo más variado.

Gameplay emergente, que lo llaman, y que tanto se pide cuando uno se enfrenta a un título así. Aquí este concepto se manifiesta en otros supervivientes que circulan con sus vehículos y te retan a una carrera, en aquellos que ya están compitiendo y te apartan a un lado chocándose contigo, en los meteoritos que caen del cielo y te permiten hacerte con Feltrita, o en los tiroteos que se dan entre mutantes (o mutis) y humanos.

RAGE 2 Análisis PC 03

Hay mucho por hacer, y muchas cosas que pueden hacer que te desvíes de tu misión principal, que no es otra más que dar caza a la Autoridad y acabar con su líder, el General Cross; pero eso no impide que puedas centrarte en mejorar a tu personaje para hacer que poco a poco se (te) vaya convirtiendo en la máquina de matar definitiva. Porque nuestro, o nuestra, protagonista también puede adquirir nuevas habilidades a través de varias formas diferentes.

El duro camino del Ranger

RAGE 2 Análisis PC 04

Mejorar como Ranger que eres es posible a través de las Arcas, unas estructuras a las que solo tú puedes acceder para conseguir habilidades y armas como un salto con puñetazo al más puro estilo Hulk, un dash para esquivar disparos o incluso un revólver que haga arder al enemigo con un chasquido de dedos al más puro estilo Thanos. Pero también puede mejorarse cumpliendo tareas que aumenten tu reputación con varios personajes principales, lo que a su vez te permite pagar con feltrita para contar con más vida, más blindaje, más vehículos y hasta más balas.

Todas estas mejoras, más que recomendables, son necesarias, ya que son lo que te permite disfrutar de RAGE 2 mucho más. La sensación de ser ultrapoderoso es lo que hace que más te diviertas a la hora de afrontar un nuevo tiroteo. Acabas teniendo tantas opciones a tu disposición que tu mayor preocupación radica en conseguir superar cada amenaza de la forma más destructivamente creativa posible. Y creednos, es una auténtica delicia.

Gran parte de la culpa de que esto funcione tan bien la tiene el gunplay. La reacción de las armas, la velocidad y manejo del personaje son tan precisos como debe ser para conseguir un buen ritmo a la hora de esquivar, apuntar, disparar y hacer volar por los aires cualquier cosa de forma instintiva. Todas las acciones especiales se realizan con una combinación de botones sencilla, y el armamento que llevas contigo te permite saborear cada envite enemigo al máximo.

RAGE 2 Análisis PC 05

El único pero que podemos ponerle es, además de la escasa IA de muchos enemigos, que no haya misiones secundarias más interesantes y que el manejo de determinados vehículos sea algo tosco. Que esto último falle en un título de mundo abierto, en el que este desplazamiento es crucial, es algo que no podemos pasar por alto. Pero ese mal sabor de boca se quita con rapidez en el momento en el que te bajas y empiezas a gastar plomo, cartuchos, cohetes, granadas y todo lo que se te venga a la cabeza.

Divertido, duradero y llamativo; aunque repetitivo

Uno de los aspectos que más nos ha fascinado de RAGE 2 es, además de su capacidad para transmitir ese carácter socarrón que tiene a través de cada diálogo e incluso de su jugabilidad, el uso de los colores. Es un título postapocalíptico, pero no por ello renuncia a usar colores chillones y ofrecer entornos que van mucho más allá de un páramo desértico. Hay pantanos e incluso zonas boscosas, además de avanzados complejos tecnológicos, una buena ristra de localizaciones que acaban por completo con la monotonía de los desiertos.

RAGE 2 Análisis PC 06

El azul y el rosa neón predominan en un apartado artístico que encaja bastante bien con la ambientación y el mundo construidos. Además, es un título bastante robusto a nivel técnico. La versión que hemos analizado, en PC, nos ha permitido establecer su configuración gráfica al máximo y disfrutar de una tasa de 60 fotogramas por segundo constantes a pesar de jugarse en un equipo medio. La fluidez en un título así es fundamental, y en ese sentido el motor de Avalanche cumple con sobresaliente. Una buena cantidad de detalles incluso en un mundo amplio, aunque a veces le falte algo de vida.

Decíamos que el gameplay emergente tenía siempre alguna carta que mostrar al jugador, y es cierto. No obstante, el conjunto de eventos de su mundo junto con las misiones se antoja algo escaso con el paso del tiempo. Es variado, sí; pero podría haber subido un par de peldaños más y ofrecer unas misiones secundarias que no se acabaran haciendo tan repetitivas. Podían haber hecho que esta experiencia (que, por cierto, puede prolongarse durante más de 30 horas) fuera mucho más satisfactoria en su totalidad.

Cuando el frenesí lleva a la locura

RAGE 2 Análisis PC 07

Lo cierto es que RAGE 2 no se toma demasiado en serio a sí mismo, al menos a nivel argumental, y es una decisión de lo más acertada. Tan solo hay que ver el tono de todos y cada uno de sus tráileres para darse cuenta del estilo que impera en todo momento, y lo que espera en el juego.

Funciona de forma excepcional como Shooter, ofreciendo infinidad de herramientas para que las mentes más destructivamente creativas disfruten de lo lindo con las armas y habilidades del Ranger; pero no logra estar a la altura como juego de mundo abierto. Flaquea en puntos donde la mayoría cae, pero aún así logra ofrecer algo que vale la pena probar.

Vendrás por su ambientación y su mundo, te quedarás por la intensidad que transmite cada vez que aprietas el gatillo.

Reserva RAGE 2 para PS4
Reserva RAGE 2 para Xbox One
Reserva RAGE 2 para PC

Juan Antonio Fonseca Serrano

Saltando sobre tortugas en los suburbios de Midgar, con una guadaña cerca del corazón, desde finales de los 80. Juego a lo que puedo, junto letras sobre lo que me apasiona y siempre tengo un ojo en las redes.

Publicaciones relacionadas

Cerrar