Análisis de The Surge 2 – Caos en Jericho City

Deck 13 Interactive da un paso atrás y otro adelante.

The Surge 2

De entre todos los estudios que pretenden seguir la estela de From Software y Dark Souls —que no son pocos—, probablemente Deck 13 Interactive sea el más insistente de todos. Y es que ya son tres los títulos lanzados para la presente generación que se acogen a la fórmula que comenzó en Boletaria y se puso de moda en Lordran: Lords of the Fallen, The Surge y The Surge 2, del que hoy os hablamos después de haber invertido en él un buen puñado de horas. Una secuela que sorprendió a todos con su anuncio y que llega con la difícil tarea de borrar el sabor agridulce que su antecesor dejó en los usuarios más exigentes.

La fórmula ya la conocéis a la perfección: mecánicas RPG en una propuesta de acción que no perdona demasiados errores por parte del jugador. Pero hay muchos más allá de una base inconfundible y no son pocos los elementos en los que sus responsables deben brillar si quieren ser recordados en un terreno dominado por el mejor. Diseño de niveles, ambientación, profundidad del sistema de combate, desarrollo de personajes… Son muchos los aspectos que debemos tener en cuenta a la hora de valorar una experiencia que, así en frío, se presenta como algo mucho más ambicioso de lo que vimos en el nacimiento de la saga hace apenas un par de años.

The Surge 2

Un paseo por la ciudad

La principal novedad quedó muy clara desde su anuncio: atrás quedan los intrincados pasillos de la Corporación CREO para dar paso a las calles de Jericho City, la ciudad en la que se ambienta el juego y en la que nuestro personaje acaba por error. Un personaje al que, en esta ocasión, podemos dar forma a nuestro gusto mediante un sencillo pero práctico editor. Lo que viene después no os lo vamos a desvelar, pero podéis haceros una ligera idea: algo terrible está sucediendo en la ciudad y nosotros, sin haberla visto ni venir, tenemos la ¿suerte? de ser los encargados en poner un poco de orden.

Como no podía ser de otra forma, la diferencia entre un complejo repleto de laboratorios y secciones de producción a una gran ciudad y sus diferentes áreas adyacentes es muy notorio. Ahora, el juego presume de un diseño de niveles muy similar a lo visto en los trabajos de Hidetaka Miyazaki. El centro de Jericho City hace las veces de nexo, mientras que zonas muy distintivas como Gideon’s Rock o la Catedral de la Centella actúan como niveles en sí. Por supuesto, todo está conectado y este elemento es precisamente en el que Deck 13 Interactive ha dado lo mejor de sí misma: en el diseño de niveles.

Explorar el mundo del juego es muy gratificante debido a la cantidad de secretos, áreas opcionales y atajos entre zonas que podemos encontrar si nos arriesgamos a ir un poco más allá de los caminos que el sentido común nos dice que deberíamos tomar en cada momento. Además, también hay un acentuado componente de backtracking, ya que no son pocos los accesos bloqueados que vamos dejando atrás con la intención de volver —si recordamos su ubicación— tras encontrar la manera de abrir esa vía que se nos resiste. The Surge 2 es un título más complejo y variado que su antecesor y eso es algo que se agradece mucho, especialmente por parte de aquellos que acabaron un tanto cansados de dar vueltas por las instalaciones de CREO.

The Surge 2

Continuista, para bien y para mal

Aunque es cierto que el diseño de niveles es la principal novedad y que el sistema de combate ha sido refinado para la ocasión, el resto del conjunto es prácticamente idéntico —con matices— que en The Surge. Para empezar, el progreso del personaje sigue valiéndose de implantes que nos permiten beneficiarnos de diferentes mejoras como aumento de la cantidad de curaciones que podemos portar o reducción del consumo de energía al realizar ciertas acciones, entre otras. Y aunque ahora hay una subida de nivel que eleva la cifra de puntos de salud o resistencia, lo cierto es que el progreso se siente prácticamente igual que en el título original.

Lo mismo sucede con las batallas: el control ha sido pulido y es más satisfactorio esquivar, pero a fin de cuentas el objetivo sigue siendo fijar el blanco sobre la extremidad que nos interesa cercenar en aras de obtener su diagrama para poder fabricarla y probarla en combate. Los enemigos también son muy similares —algunos incluso repiten— a casi todos los que ya conocíamos, aunque en esta ocasión el trabajo con los jefes finales es mucho mejor tanto en número, como en cantidad. No creemos que fuera necesaria una revolución, pero no habría estado de más un puntito más de inspiración a nivel global.

En lo que al apartado técnico respeta, aquí es donde encontramos el auténtico Talón de Aquiles del juego. Es entendible que el paso de un entorno cerrado a una ciudad mucho más extensa traiga consigo ciertas limitaciones, pero no que en lo que ya es oficialmente la recta final de la generación, el conjunto llegue a ser incluso inferior al anterior trabajo del estudio: dientes de sierra, texturas que tardan en cargar… Aspectos muy acusados que ensucian un rendimiento correcto en términos generales.

The Surge 2

Ideal para los amantes del género

Deck 13 Interactive parece haber encontrado su lugar tanto en la industria, como en uno de los géneros de moda. The Surge 2 es continuista y es prácticamente todo lo que un seguidor del título original de 2017 podía esperar de él. La decisión de dejar atrás la monotonía atmosférica en favor de ofrecer una serie de entornos más extensos es un auténtico soplo de aire fresco para la saga y la mayor presencia de jefes finales hacen del conjunto algo más ambicioso que lo visto en su antecesor.

Sin embargo, no es oro todo lo que reluce: los problemas técnicos no pueden perdonarse en pleno 2019 y la falta de inspiración en lo que al diseño de enemigos —su repetición es excesiva— hacen que sea inevitable pensar que el estudio alemán podría haber subido un poquito más el listón. Un título ideal para todos los amantes de esa fórmula a la que llamamos «soulslike», pero que se sitúa muy pero que muy lejos del maestro en el que se inspira. No sabemos si algún día veremos The Surge 3, pero dicen que a la tercera va la vencida

Roberto Pineda

Sci-Fi & Horror. Escribo cosas donde me dejan. Cosecho almas en Lordran, aunque vivo en Greenvale. Mi gato se llama Sif. Antes marcaba goles; ahora me enfado por los que otros fallan. Verdiblanco.
Cerrar