Análisis Trials Rising – Profesional y loco a partes iguales

Convertirse en el rey del trial supone llevarse muchos, muchos golpes

menú personaje Trials Rising

Jamás y repito, jamás, creí que un título de la saga Trials podría ser un juego que tomarse en serio más allá de ser una propuesta en la que los amantes de la velocidad sobre dos ruedas pudieran desatar su locura mediante saltos imposibles y golpes aún más locos. Pero me he llevado una verdadera sorpresa al ponerme a los mandos de Trials Rising, la nueva entrega de esta saga que llega cuatro años después de la última que se lanzó. Las competiciones de trial son un deporte muy desconocido para la mayoría de jugadores y usuarios en general, por lo que que haya un título (un puñado de ellos) dedicado a esta actividad dice bastante de la pasión que levanta el algunas personas. Y no es para menos.

RedLynx se ha unido a Ubisoft Kiev para elaborar una entrega que es puramente para la actual generación, ya que la anterior también se lanzó en Xbox 360. Curioso que esta licencia haya sido más prolífica en las consolas de Microsoft, pero ahora ya está disponible hasta para Nintendo Switch. Por eso mismo, los propios límites que podría haberse autoimpuesto este deporte, se rompen completamente en Trials Rising, una entrega que busca alejarse un poco de las anteriores, llamar la atención de nuevo y hacer que cualquier jugador pueda disfrutar mientras va sentado en su moto y viste un casco de samurai y hace acrobacias en rampas muy picadas.

Profesional y desenfadado

Puede que estas dos palabras no puedan ir del todo bien articuladas en una misma frase, pero resumen bastante bien la propuesta presentada en Trials Rising. Para los que les coja de nuevas, como a mí, en este título jugamos a ser un piloto novato que tiene que hacerse un hueco en las competiciones de trial en Estados Unidos primero y en el resto de continentes después. Como es lógico, no se puede empezar la casa por el tejado y hay que ir aprendiendo los conceptos básicos de este deporte, uno que puede ser muy desconocido y, por lo tanto, más difícil de explicar a aquellos que no están muy interesados en el tema. Este es uno de los principales puntos a favor de la entrega Rising: lo asequible de su jugabilidad a pesar de lo completo y complejo que es el sistema de juego. Y con completo y complejo quiero decir que tiene todos los elementos necesarios para ser una gran representación de este deporte.

Motocicleta saltando Trials Rising

Para no acabar en el suelo y con numerosos huesos rotos, hay que entender la física del movimiento cuando se está subido a una moto. Pensamos que por el hecho de saltar, vamos a aterrizar tan ricamente sin tener en cuenta la posición de nuestro cuerpo, su peso y también la colocación del vehículo. Bien es cierto que en Trial Rising, todo está algo más exagerado para darle un toque de entretenimiento más poderoso, pero eso no quita que podamos hacer el cabra si queremos, primero, acabar la carrera de una pieza y, segundo, alcanzar posiciones tiempos que nos permitan continuar en nuestra carrera como pilotos profesionales.

motos saltando Trials Rising

El cariz desenfadado, como he mencionado justo ahora, se lo da ese movimiento llevado al extremo que hace que tengamos que estar más pendientes de nuestro personaje en la pantalla y las maneras tan brutales de acabar estampados contra cualquier elemento en la carrera. Obviamente, los trazados también son de fantasía, ya que los circuitos presentan todo tipo de obstáculos imposibles que no aparecerían en una competición real de estas características. Por todo ello, los jugadores disfrutarán mucho y no se frustrarán mientras intentan evolucionar como pilotos extremos.

Conviértete en el mejor piloto

El objetivo de Trials Rising, como en muchos otros juegos, es conseguir ser el mejor del mundo. Los hay que lo hacen con un balón, otros montados en un coche y otros corren a toda velocidad. Pues aquí se trata de llegar al final de la carrera de una pieza y en el menor tiempo posible. Y todo en la carrera de nuestro profesional está medido con bastante acierto, ya que si progresamos, encontraremos patrocinadores que nos llevarán de la mano y nos pedirán ciertas condiciones para poder avanzar. Esto no tiene un impacto real en la carrera del piloto, es decir, no nos van a dejar si perdemos, pero necesitaremos su ayuda para alcanzar las competiciones de otros países y que se nos tenga en cuenta para poder correr en más pistas a lo largo y ancho del planeta.

Menú de contrato Trials Rising

Ganar en las diferentes competiciones nos reportará premios a modo de elementos cosméticos para nuestro personaje y nuestro vehículo, así como puntos de experiencia con los que subir de nivel. La progresión en Trials Rising está basada en el modelo que se ha instaurado últimamente en los juegos que tienen tintes multijugador o son de puro carácter online. Así, con cada nivel adquirido, se nos otorgará una caja de botín en la que se podrán obtener nuevos accesorios para personalizar al máximo al piloto o a la motocicleta. Habrá prendas y cascos para el motorista y pegatinas y diferentes piezas para el vehículo. También se podrán desbloquear más motocicletas a medida que se alcanzan ciertos niveles, las cuales serán necesarias para afrontar algunos desafíos u otros.

Mapa Trials Rising

Al final de cada competición, habrá un torneo para decidir quién se convierte en el mejor de cada territorio. Estados Unidos, Europa, Asía y el resto de continentes tienen un campeonato internacional en el que se irá eliminando a los contendientes hasta que solo queden dos. En la final, solo habrá que llegar el primero para alcanzarse con la gloria. Los tiempos serán un elemento muy importante a tener en cuenta, ya que el parámetro para medir qué recompensas (en objetos y experiencia) recibe el jugador. Se pueden rejugar para conseguir la mejor puntuación posible y así batir los récords de diferentes jugadores en esa pista concreta.

Si estos circuitos más “normales” os parecen poco, también hay otros que proponen desafíos todavía más locos y complicados a aquellos que estén dispuestos a plantar su rueda en ellos. En ellos no se trata de llegar a la meta, si no de estamparse contra un barril explosivo y a ver hasta dónde consigues hacer que llegue tu cadáver o ir saltando de plataforma en plataforma mientras aguantas el tipo todo lo posible. Vamos, que no os vais a aburrir.

Conclusiones

Reconozco que no tenía puestas muchas esperanzas en Trials Rising, pero todos los amantes de este deporte van a encontrar un título muy entretenido que, una vez pilladas las mecánicas, puede ser tremendamente adictivo. Esa facilidad que tienen en Redlynx para explicar cómo se desarrolla este deporte de manera sencilla me ha sorprendido gratamente, porque mi desconocimiento, sumado a mi desgana previa no hacían que estuviese preparado para aprender. Todo un descubrimiento.

Juan Pedro Prat

Periodista. Siempre llevo a mano un Poké Ball por lo que pueda pasar. Combino mi pasión por escribir con la de diseñar, aunque no se me da muy bien. Intento siempre aprender de todos los que me rodean.

Publicaciones relacionadas

Cerrar