Razer Viper Mini y Goliathus Extended Chroma, análisis: los polos opuestos se atraen

En esta ocasión nos encontramos con un ratón gaming bastante pequeño y una alfombrilla enorme.

Razer Viper Mini, un ratón para manos pequeñas

Razer ha empezado el año muy fuerte al lanzar varios productos gaming, siendo uno de ellos Balisisk V2, un ratón que analizamos en su día. Tampoco nos podemos olvidar de DeathAdder V2. Ambos ratones vendrían a ser de gama alta y enfocados más a los jugadores competitivos. No obstante, esto no quiere decir que sean aptos para todo tipo de jugadores. Mención especial al nuevo sensor óptico Focus+ que está presente en ambos ratones. Según Razer, ofrece la mejor precisión de resolución de la industria con un 99,6 %.

En esta ocasión toca bajar un escalón y analizar un ratón más barato que lleva unas semanas en el mercado, Razer Viper Mini. Además, lo haremos junto con la alfombrilla Golitahus Extended Chroma. En su día analizamos el modelo que tiene un tamaño estándar, hoy hablaremos del modelo más grande que hay disponible. Antes de empezar con el análisis tenemos que dar las gracias a Razer por dejarnos probar estos dos productos.

Razer Viper Mini – Un ratón pequeño que da la talla

Como viene siendo habitual empezaré hablando de la caja. Aquí no hay mucho que decir. En la parte frontal podemos ver una imagen del ratón y en la parte trasera hay una breve descripción de las características principales. Una vez abrimos la caja lo primero que llama la atención es que aquí han recortado gastos en el embalaje.

El ratón viene en una pequeña bolsa de un material que parece papel. A su vez, está protegido por una caja de cartón para que, en caso de recibir un golpe, el ratón no resulte dañado. En esta ocasión no encontramos el típico molde de plástico. A continuación, y antes de continuar, veamos las características del Razer Viper Mini.

Especificaciones técnicas

Razer Viper Mini
Sensor óptico de alta precisión de 8500 PPP reales
Hasta 300 pulgadas por segundo (IPS)/35 G de aceleración máxima
Diseño ambidiestro optimizado
Switches ópticos marca Razer con una duración de hasta 50 millones de clics
Base del ratón grande de teflón 100 % (0,8 mm de grosor)
Rueda de desplazamiento táctil especial para juegos
Ajustes inmediatos de sensibilidad (niveles predeterminados: 400/800/1600/3200/6400)
Perfil de memoria integrada
Iluminación Razer Chroma RGB con 16,8 millones de colores reales personalizables
Seis botones Hyperesponse programables de forma independiente
Compatible con Razer Synapse 3
Cable Speedflex de 1,8 metros
Tamaño aproximado: 118,3 mm (largo) x 53,5 mm (ancho) x 38,3 mm (alto)
Peso aproximado: 61 gramos

Al tener el ratón en las manos por primera vez llama la atención por dos cosas, es bastante pequeño y tiene la superficie rugosa. El material de construcción es plástico y la calidad del mismo no se siente mejor y ni peor que la de otros ratones de Razer que son de gama alta. Si bien la marca asegura que tiene diseño ambidiestro, realmente se trata de un ratón para diestros, más que nada por la posición de los botones laterales.

Razer Viper Mini es un ratón para diestros

Antes he comentado que Viper Mini es bastante pequeño. Pues bien, en la siguiente imagen puedes ver la diferencia de tamaño respecto al ratón Razer DeathAdder Elite. Con esto queda claro que está pensado para aquellos que tienen las manos pequeñas.

Razer Viper Mine frente a DeathAdder Elite´

Razer Viper Mini tiene seis botones y todos son programables. En la parte superior está la rueda de desplazamiento que a su vez hace de botón. Luego encontramos un botón más pequeño para cambiar la sensibilidad. Normalmente suele haber dos botones para subir o bajar los DPI, pero en esta ocasión Razer ha decidido poner solo uno. En el lateral izquierdo hay otros dos botones.

Razer Viper Mini - Lateral izquierdo

Pasamos a la parte derecha del ratón. Aquí no hay absolutamente nada. Por cierto, se echan en falta los agarres de goma. No es algo indispensable pero mejora la ergonomía.

Razer Viper Mini - Lateral derecho

Para mejorar el desplazamiento sobre la superficie de la mesa o alfombrilla Razer ha decidido poner teflón en la base. Esto algo que hemos visto en los últimos ratones que ha lanzado la marca. Algo que no está presente es el botón Profile para cambiar el perfil sin tener que abrir Razer Synapse. Por otra parte, no podía faltar la iluminación Razer Chroma RGB. Otro detalle a tener en cuenta es el cable Speedflex (tipo trenzado) para evitar enredos.

Razer Viper Mini - Sensor

En cuanto a experiencia de uso, personalmente no he echado en falta más PPP. Y es que al contrario que los ratones de gama alta de Razer que suelen tener 16.000 PPP o más, Viper Mini se queda en 8.500 PPP. A la hora de jugar no solo es un ratón preciso y con una buena aceleración, también se siente muy ligero y cómodo a la mano.

La ausencia del botón Profile para cambiar de perfil mucho más rápido sí es algo que se nota si estás acostumbrado a crear perfiles para luego ir cambiando dependiendo del juego. Ahora bien, esto podría ser un mal menor ya que el cambio se puede hacer mediante Razer Synapse. Por último, que no tenga agarres de goma en los laterales para una mejor sujeción puede llegar a ser un punto negativo si jugamos a juegos muy frenéticos como Doom Eternal.

Razer Synapse

El software Razer Synapse permite acceder a todos los ajustes del ratón. Tiene una interfaz de usuario bastante amigable donde todo está a mano. Nos ofrece la posibilidad de crear perfiles. Esto quiere decir que podemos cambiar la función de cada botón.

Razer Viper Mini - Ajuste sensibilidad

Si bien para cambiar la sensibilidad no hace falta acceder a Razer Synapse, desde el software es posible desactivar los niveles de sensibilidad y modificar los PPP, así como realizar cambios en la tasa de sondeo.

Razer Synapse - Ajuste sensibilidad Viper Mini

No menos importante es tener un control total de la iluminación. En el apartado iluminación se puede ajustar la intensidad del brillo, cambiar los efectos y mucho más.

Razer Viper Mine - calibración

Razer Goliathus Chroma Extended – Más grande no siempre es mejor

Si en uno de los análisis anteriores pudimos ver la alfombrilla Razer Goliathus Chroma, ahora es el turno de hablar del modelo Extended. La única diferencia entre ambas alfombrillas está en el tamaño. Debido las dimensiones viene enrollada en un tubo de cartón para que ocupe mucho menos espacio dentro de la caja. Junto a la alfombrilla encontramos el manual de usuario y unas pegatinas de Razer.

Una vez tenemos la alfombrilla sobre la mesa podemos ver que tiene un tamaño considerable. Estamos hablando de 29,4 x 92 x 0,3 cm, así que nuestra mesa tiene que ser bastante ancha. Esto es algo muy importante compras esta alfombrilla al igual te llevas una sorpresa y tu mesa se queda corta.

Razer Goliathus Extended Chroma es una alfrombrilla gaming

La parte superior tiene una superficie microtexturizada que mejora la precisión y el desplazamiento del ratón. De la parte superior izquierda sale un cable de 2,1 metros que se conecta a uno de los puertos USB de nuestro PC. No es necesario conectar dicho cable a no ser quieras activar la iluminación Razer Chroma.

Para que la alfombrilla quede lo más fija posible sobre la mesa tiene una base de goma antideslizante. Cumple su función a la perfección, hagas lo que hagas no se mueve. Además, hay que tener en cuenta una cosa, sobre la alfombrilla no solo está el ratón, también el teclado.

Razer Goliathus Chroma Extended tiene iluminación Razer Chroma, así que es necesario instalar Razer Synapse si queremos configurar los efectos y el brillo. La primera vez que conectas la alfombrilla y abres Razer Synapse te pide actualizar el software y reiniciar el equipo.

Razer Toliathus Chroma Extended software

Volviendo al tema del tamaño, sigo sin entender para qué necesitaría una alfombrilla tan ancha cuando lo único que busco es mejorar el desplazamiento del ratón. No hace falta tanta superficie. Aunque al igual otro tipo de usuarios sí encuentra útil tener una alfombrilla muy ancha. Supongo que será cuestión de gustos.

Conclusión

Razer Viper Mini es resultón, por 49,99 euros es un ratón muy capaz. Los switches ópticos y el sensor de alta precisión se notan. Tal vez para algunos juegos ciertos jugadores echen en falta que tenga más botones. Es bastante cómodo y podemos pasar largas sesiones de juego como si nada. Por contra, es un ratón bastante pequeño, así que no es apto para todo el mundo. Comparte muchas de las características de otros ratones de la marca que valen bastante más. Aunque Razer ha recortado en algunos aspectos que hemos comentado anteriormente, en líneas generales nos ofrece todo aquello que la marca anuncia.

Razer Goliathus Chroma Extended al igual que el modelo estándar mejora todo lo relacionado con la precisión y el desplazamiento del ratón. Tiene buenos acabados y su base antideslizante hace que la alfombrilla quede completamente fija sobre la mesa. La iluminación Razer Chroma RGB es un añadido más que, cómo es lógico, ni mejora ni empeora la experiencia de uso. Si la iluminación RGB no es indispensable para ti tienes alternativas del mismo fabricante y de otros muchos que son más baratas. Y por último, decir que es enorme. Desde mi punto de vista no encuentro la utilidad a una alfombrilla tan ancha. Con esto no estoy diciendo que sea un punto negativo, al fin y al cabo cada usuario tendrá su propia opinión al respecto.

Comprar Razer Viper Mini en Razer Store
Comprar Razer Goliathus Extended Chroma en Amazon

Antonio Ferrer

Apasionado de todo lo relacionado con la tecnología y videojuegos desde bien pequeño. En los ratos libres me encanta practicar deporte para desconectar de todo. Siempre dispuesto a embarcarme en nuevos proyectos que supongan un reto.

Publicaciones relacionadas

Cerrar