Análisis Yo-Kai Watch 3 – El diógenes de los videojuegos

Cómo una buena aventura puede empañarse por la suma de sus muchas partes

Yo-Kai Watch 3

Vengo directamente de jugar a Pokémon Let’s Go y he crecido con la saga de Game Freak. Cualquier otro juego que se le parezca se me va a quedar siempre escaso en cuanto a sentimientos se refiere, pero eso no quiere decir que no sepa ver el potencial o los fallos de otro juego de un estilo similar gracias a mi experiencia previa. Yo-Kai Watch es una licencia relativamente popular en nuestro país. En Japón tampoco lo fue de inicio, ya que tuvo que llegar una serie animada para darle un empujón. Level-5 firma obras muy buenas en muchos sentidos, pero con Yo-Kai han cometido una serie de fallos que hacen que no esté a la altura de la obra magna de Nintendo.

Yo-Kai Watch 3 es el primero de estos títulos a los que me enfrento, aunque pude jugar a la demo del primer título que llegó a nuestro país. Como en las anteriores ocasiones, vamos con dos años de retraso, ya que la propuesta que presenta esta saga es atractiva, pero diría que no asequible para todos los jugadores. El juego que nos ocupa se lanzó originalmente en 2016 y su tardanza a la hora de llegar a público occidental puede deberse, precisamente, a maneras diferentes de entender un videojuego (algo que me estoy encontrando cada vez más a medida que me toca experimentar juegos de desarrollo japonés).

No es oro todo lo que reluce

Level-5 tiene una mano única para crear personajes, entornos e historias, pero esto de los monstruos coleccionables no son lo suyo. Yo-Kai Watch 3 es muy entretenido, divertido y desafiante. O lo sería si por encima de todo eso no estuviera una capa de misiones, recados y tareas masivas que cubren el buen fondo de este título. Y es que aunque con sus muchas diferencias, esta saga no dista demasiado de Pokémon (aunque en la desarrolladora japonesa han sido más listos y obviado las palabras “captura” y todo aquello que pueda hacer referencia a algún tipo de “servidumbre”), ya que el objetivo último de este juego es conocer a cuantos más Yo-Kai, mejor. Ya se dijo en su momento cuando se lanzó, y es que esta franquicia se sirve de las propias raíces culturales japonesas para enseñar valores a los más pequeños. Esto está en el propio juego, ya que si cruzas la calle como no se debe, te puedes meter en un verdadero lío.

Yo-Kai Watch 3

Quizá no puedo definir cómo ha ido evolucionando la curva de distorsión en Yo-Kai Watch o si ha sido así siempre, pero me ha decepcionado enormemente lo que he experimentado. El hastío ha sido bastante fuerte tras comprobar que se trata de hacer recados y más recados, de entender mecánicas y más mecánicas. Que tras tres capítulos de juego aún hay que asimilar modos de juego y opciones diferentes. Es bueno que un título siga sorprendiendo, pero el jugador debe tener todo en sus manos en los primeros compases de juego o por lo menos lo básico hasta ciertos puntos de inflexión. Aquí es acumular por acumular.

Este punto negativo se acentúa más, si cabe, en Yo-Kai Watch 3, donde hay dos historias paralelas que se tienen que desarrollar al mismo tiempo para poder avanzar. Esto duplica las opciones y las misiones necesarias para poder continuar de manera orgánica y ligera. Es un tedio constante.

Factura de escándalo

Y es que al César lo que es del César. Level-5 se ha consagrado como un estudio que tiene un estilo propio y eso se puede ver en muchísimos detalles dentro de Yo-Kai Watch 3. En esta entrega son dos los personajes jugables que tendrán su impacto en la historia: Valeria y Nathan. Al protagonista célebre de este juego se le suma una chica muy risueña, aventurera y alegre. Nathan se trasladará a Estados Unidos con su familia y Valeria se quedará en Floridablanca. De nuevo, Yo-Kai Watch trata temas muy interesantes como la adaptación a un nuevo continente y los idiomas. Realmente, el hecho de que haya dos personajes no potencia la propuesta de Yo-Kai, ya que ninguno se termina de desarrollar por completo. Cuando te has adaptado a uno, el juego pide el relevo para poder continuar en la historia principal.

Yo-Kai Watch

El hilo argumental sí que es interesante, ya que se habla de extraterrestres y hay un guiño tremendamente mágico a Expediente X. Los mismísimos Mulder y Scully aparecen en este juego investigando qué ha podido pasar. Y no es lo único en lo que se nota que la mano del estudio de Akihiro Hino está detrás de este título, ya que las escenas animadas son una delicia y los guiños a Profesor Layton ganan a cualquiera que sea fan del caballero inglés. Además, el juego está completamente localizado, algo que demuestra no solo interés y cuidado por los jugadores, sino también que esta franquicia ha funcionado realmente bien en nuestro territorio. De hecho, España es uno de los mercados donde mejor acogida ha tenido Yo-Kai en Europa.

Otro punto, en el que quizá jugamos con desventaja, es el hecho de que a Yo-Kai ya se le ha quedado pequeña Nintendo 3DS (como ya le pasó también a Pokémon). Los personajes y los entornos piden a gritos más potencia. Esto en 2016 podría no haber sido muy evidente, pero en 2018 sí, sobre todo con Switch ya consolidada en el mercado.

La novedad: el sistema de combate

Como es lógico, no se puede hacer un análisis de Yo-Kai Watch 3 sin resaltar la principal novedad que se ha introducido en esta entrega. Puede que no sea la novedad más llamativa de todas, pero tocar algo tan asentado como un sistema de combate siempre es complicado y en Level-5 han introducido cambios que sí suman a la saga de sus monstruos. En Yo-Kai Watch 3 se presenta una rejilla de combate que permite jugar con la posición de las criaturas en el campo de batalla. Esto supone tener en cuenta alineaciones en vertical y horizontal para conseguir bonus defensivos y ofensivos. Esto se aplica también para el enemigo y el alcance de sus ataques. Fijarse bien en el efecto de los ataques del oponente (sobre todo los más poderosos), nos dará una oportunidad de poder esquivarlos y salid ilesos. Es como un tablero de ajedrez: saber moverse evitará que nos coman a los Yo-Kai.

Conclusiones

Yo-Kai Watch 3 es la buena muestra de que más no es (casi) nunca, mejor. Level-5 tiene ya experiencia afrontando títulos RPG. A sus espaldas están las dos entregas de Ni no Kuni, donde supieron hacer una balanza prácticamente perfecta entre lo que ofrecerle al jugador para motivarle y lo que eliminar para que no se agobiase. A esta saga se le han ido añadiendo capas innecesarias que han hecho que esta tercera entrega se haga algo tediosa de completar a pesar de la propuesta tan bonita que le ofrece a los jugadores.

Juan Pedro Prat

Periodista. Siempre llevo a mano un Poké Ball por lo que pueda pasar. Combino mi pasión por escribir con la de diseñar, aunque no se me da muy bien. Intento siempre aprender de todos los que me rodean.

Publicaciones relacionadas

Cerrar