Vida de decorador

12302

Tras numerosas entregas en diferentes plataformas, Animal Crossing recibe su primer spin-off en Nintendo 3DS, un título que abandona algunas de las características que han hecho grande a la franquicia, en pos de otras, profundizando en ellas y dando como resultado un título igualmente divertido, cargado de color y con mucho contenido por delante. Prepara tu traje, porque comenzamos nuestra aventura como trabajadores en la Inmobiliaria de Nook.

Seguro que al escuchar las palabras Animal Crossing, lo primero que te viene a la mente es pescar, cazar, plantar, libertad, coleccionismo y mucho más. Ahora, con la llegada de Animal Crossing: Happy Home Designer dejamos a un lado todas las características de esta saga, que abandona su libertad como forma de vida, para darnos una serie de herramientas que nos permitirán convertirnos en auténticos decoradores de hogares. Sí, porque una de las tareas características de la saga principal, la decoración de nuestras casas, pasa ahora a convertirse en la baza principal de esta propuesta, aunque por supuesto con una cantidad ingente de añadidos y posibilidades que hacen que Happy Home Designer sea un spin-off con todas las letras.

En esta ocasión nuestro viaje no comenzará en un autobús camino a nuestro pueblo, sino que nos ponemos en la piel de un trabajador que llegará a la Inmobiliaria Nook para desempeñar su función en el pueblo: decorar las casas de sus habitantes. Siempre recordaréis a Nook como un personaje muy entregado a su trabajo, bastante avaricioso en cuanto a bayas se refiere, aunque, en esta ocasión, Nook parece que quiere tomarse un buen descanso, por lo que necesita que alguien se encargue de su trabajo en la inmobiliaria. Y ese alguien seremos nosotros.

De esta forma comenzaremos nuestra aventura seleccionando el nombre de nuestro personaje, así como su sexo y algunos rasgos faciales bastante sencillos como los ojos y el peinado. Nos ha sorprendido que, al contrario de lo que ocurre en los tradicionales Animal Crossing, en esta ocasión no tenemos la oportunidad de crear varios perfiles diferentes, por lo que el juego solo podrá ser disfrutado por un usuario a la vez, a no ser que queramos compartir nuestros progresos con un amigo o algún familiar cercano. En caso de querer crear un nuevo personaje, tendremos que echar por tierra todo lo que hayamos avanzado hasta el momento.

Una vez que nuestro personaje ya tiene su propia identidad, daremos paso a un extenso tutorial, que se ejecuta a la perfección gracias a que no se hace tedioso en ningún momento, por ser bastante explicativo y estar camuflado en forma de “misiones”. Estos objetivos no serán más que conseguir decorar las casas de los habitantes que se mudan al pueblo, personajes que reconoceremos de otras entregas anteriores de la saga y que siguen portando esa carismática personalidad que a veces nos hace soltar una carcajada.

Para comenzar, llegaremos a la casa en cuestión en la que tendremos que trabajar. Cada uno de los propietarios a los que prestemos nuestros servicios contarán con una serie de exigencias que tendremos que cumplir a rajatabla si queremos salir airosos en nuestra labor. Así, por ejemplo, algunos vecinos nos pedirán que utilicemos algunos de los muebles que han rescatado de la mudanza, muebles que tendrán que aparecer sí o sí en su casa. Además de esto, suelen pedirnos alguna temática en concreto, como por ejemplo una ambientación gótica, o futurista, por citar algunos ejemplos. Será en este momento cuando podamos dar rienda suelta a nuestra imaginación, ya que Animal Crossing: Happy Home Designer brinda las herramientas y el catálogo suficiente como para que cada casa sea única y especial.

De esta forma, los muebles, paredes, objetos y suelos se irán desbloqueando a medida que vayamos realizando trabajos, al contrario de lo que ocurría en anteriores entregas, donde el azar, o la época del año eran determinantes para contar con un tipo determinado de muebles. Para la ocasión se ha creado un sistema de búsqueda, donde se nos presentan cuáles son los nuevos muebles que se encuentran en el catálogo para la ocasión, siendo esta selección primordial para el trabajo que estemos realizando en ese momento. También podemos buscar por colores, una forma muy sencilla e intuitiva de conseguir combinar diferentes paletas de tonos para crear un ambiente idóneo para ese vecino en cuestión.

Por supuesto también contamos con una selección de botones que nos da un acceso organizado al catálogo completo. Podemos situarnos, por ejemplo, en el apartado de camas y ver cuáles son todas las que tenemos a nuestra disposición, o por ejemplo accesorios, como lámparas. La cantidad de material ante nuestros ojos es sencillamente grande, y a medida que vamos realizando nuevos trabajos, este catálogo va aumentando de forma exponencial.

De vital importancia será también fijarnos en las reacciones de nuestros clientes, que mostrarán todo tipo de sentimientos a medida que vamos colocando muebles, algo que nos servirá para saber si la decoración que estamos eligiendo es la adecuada o no. A pesar de todo, hemos tenido la sensación de que el juego es bastante permisivo en este sentido, y los vecinos no son demasiado exigentes. Si por ejemplo alguien nos pide que le sorprendamos con la decoración, hagamos lo que hagamos, y usemos la distribución que usemos, este siempre estará encantado con nuestro trabajo, algo que resta un poco de desafío a la hora de ponernos manos a la obra en la decoración.

Claro está que la forma de colocar y mover los muebles en las estancias ha sufrido un lavado de cara, ya que recordemos que antes los jugadores tenían que mover uno a uno los muebles empujándolos, una tarea que de haber sido así ahora sería realmente tediosa. Por suerte, la pantalla táctil se convierte aquí en nuestro centro de trabajo, por lo que una vez que seleccionemos el mueble, electrodoméstico u objeto en cuestión, encontraremos en la pantalla inferior una plantilla de la habitación en la que nos encontremos, y bastará con arrastrar el mueble hasta el lugar donde deseemos colocarlo. También podremos girarlos con un simple toque, o incluso clonarnos para colocar varios objetos del mismo tipo a nuestro antojo. Sin lugar a dudas se trata de una forma muy intuitiva, rápida y divertida de dar rienda suelta a nuestra imaginación, a base del uso del lápiz.

Pero la cosa no acaba aquí, ya que no solo nos limitaremos a decorar los interiores de las casas de los vecinos del pueblo, sino que también tendremos que ser los protagonistas de los proyectos de desarrollo, de mucha más envergadura. De esta forma, tendremos la misión de dar vida a escuelas o hipermercados, por citar algunos ejemplos, emplazamientos mucho más amplios en cuanto a tamaño se refiere y que permiten a los jugadores cuidar hasta el más mínimo detalle. Además, a medida que comenzamos a avanzar en el juego, llegarán nuevos vecinos que nos pedirán que decoremos su casa al completo, teniendo la oportunidad de elegir el lugar donde vivirán, el tamaño de su casa, los tejados, el aspecto que tendrá el jardín, ampliar el número de habitaciones y un sinfín de posibilidades que hacen que Animal Crossing: Happy Home Designer siempre encuentre la excusa perfecta para mantenernos enganchados, o incluso volver para ver cómo están aquellos vecinos a los que decoramos su casa, con la posibilidad de modificar lo que ya hicimos en su momento.

Los más creativos también tendrán la oportunidad de crear sus propios patrones, a los que daremos vida gracias a la pantalla táctil como si de un lienzo se tratase, algo que consigue que nuestras creaciones se diferencien, en cierto modo, a la de otros jugadores del mundo. Otra de las grandes novedades que hace acto de presencia en esta entrega, y que se aprovechará más adelante en más juegos, es el lanzamiento de las tarjetas Amiibo, que los usuarios podrán coleccionar en la vida real, para utilizar en el juego. En nuestro caso, no hemos tenido la ocasión de probar estas tarjetas, pero sí sabemos que podemos conseguirlas en packs de tres unidades, cada una de ellas con un personaje protagonista, como si de un cromo se tratase. Basta con utilizar la tarjeta en cuestión para que el personaje aparezca en el juego y nos pida que decoremos su casa. Por supuesto se trata de un añadido totalmente complementario, aunque creemos que muchos usuarios encontrarán aquí una excusa más para adentrarse en el juego, ya que las tarjetas Amiibo pueden ser un gran reclamo para coleccionistas, proponiéndonos el desafío de hacernos con todas, aunque cabe mencionar que si compramos un sobre en la vida real, nunca sabremos cuáles son los personajes incluidos.

En lo que respecta a su apartado gráfico, el título se mantiene intacto respecto a lo visto en Animal Crossing: New Leaf y esto, es algo que sinceramente sienta genial al juego. Vuelven esos adorables personajes, con sus respectivas muletillas que tanto nos hicieron reír antaño. Sus diseños siguen siendo igual de llamativos, cargados de color y con las características que tanto los diferencian. Por desgracia, uno de los apartados que menos nos ha gustado en este sentido ha sido el efecto 3D de la consola, que consideramos no ha sido aprovechado como habría sido de nuestro agrado. La diferencia entre mantener el efecto activado o no es apenas imperceptible, y habría sido de agradecer un mayor esfuerzo para conseguir un resultado mucho más notorio.

En el apartado sonoro nos topamos con melodías muy movidas, que consiguen mantenernos entretenidos en todo momento, además de ser sonidos que casan a la perfección con el transcurso del juego. Por supuesto, el título se encuentra traducido completamente al español, y se sigue manteniendo el detalle de que los personajes lean, a su manera, las líneas de diálogo, algo que siempre consigue arrancar alguna que otra sonrisa.

Rubén Moyano

————————————————-

Valoración final

Gráficos: Si el acabado de Animal Crossing en Nintendo 3DS ha conseguido agradarte, aquí volveremos a disfrutar del mismo resultado. Uso de una paleta de colores muy llamativa, un diseño de personajes la mar de divertido y resultón, así como unas animaciones que cumplen a la perfección. Eso sí, el efecto 3D de la consola no ha sido aprovechado en ningún momento y no hemos encontrado excusa para tenerlo activado durante nuestras sesiones de juego.

Jugabilidad: Es en este sentido donde el título ha sufrido más cambios respecto a lo que conocíamos. Ahora la libertad da paso a un juego mucho más pautado, donde los jugadores tendrán que cumplir una serie de objetivos para continuar progresando. Este sistema de progreso está perfectamente adaptado, por lo que siempre encontraremos nuevo material con el que continuar descubriendo los entresijos del juego.

Sonido: En este sentido el título sigue fiel a la propuesta original, con melodías sencillas pero muy pegadizas, que consiguen hacer amenas nuestras partidas, incluso aunque estas sean de larga duración. No podemos tampoco olvidar el divertido resultado que aparece cuando los personajes que aparecen en pantalla leen las conversaciones, con su curiosa pronunciación que consigue robar alguna que otra carcajada. Todo esto, acompañado de perfectos textos en español en todo momento, marca de Nintendo.

Duración: Animal Crossing: Happy Home Designer es un juego infinito, siempre encontraremos un motivo para seguir experimentando con las posibilidades de combinar diferentes diseños. Además, también podremos disfrutar de las creaciones de otros jugadores, así como compartir las nuestras propias. Tampoco podemos olvidar el hecho de que durante el juego también podremos tomar capturas de pantalla, para compartirlas a través de Miiverse o incluso redes sociales como Twitter. Por último, el añadido de las tarjetas Amiibo incluye un toque de coleccionismo que añade más duración a la propuesta.

Conclusión:

No podemos negar que Animal Crossing: Happy Home Designer es un producto muy alejado a lo que estábamos acostumbrados a ver en la saga. En esta ocasión se ha decidido optar por uno de los aspectos del juego, la decoración, para exprimirla al máximo y ofrecerla al jugador en todo su esplendor. Si estás buscando un nuevo Animal Crossing, donde crear tu casa, cazar, coleccionar objetos, hacer amigos y cazar, cabe mencionar que esta propuesta no se adapta a estas exigencias. A pesar de ello, Nintendo ha conseguido que algo tan simple como la decoración tenga la miga suficiente como para mantenernos horas y horas enganchados. Existe material de sobra por desbloquear, algo que nos invita a seguir jugando día tras días. Además, siempre tenemos la oportunidad de remodelar las creaciones que ya llevamos a cabo, por lo que podremos experimentar todo cuanto queramos en el futuro. Si eres fan de la saga Animal Crossing, estás enamorado de su universo y eres consciente de las diferencias con las anteriores entregas de la franquicia, este Happy Home Designer no debe faltar en tu estantería. 

—————————————————-

Juegos relacionados:

Si te ha gustado te gustará:

No te quedes solo en el juego:

  • Un producto: Tarjetas Amiibo
  • Otro: Amiibo Animal Crossing 

Juan Montes

Comunicador y apasionado de los videojuegos de aventuras, rol y plataformas. Crecí junto a un marsupial y blandiendo la llave espada; ahora acompaño a cazarrecompensas, asaltatumbas y luciérnagas con la misma pasión.
Cerrar