Más que un videojuego

12888

Koth Studio ha creado, con la colaboración de PlayStation España, el primer videojuego español diseñado especialmente para usuarios con movilidad reducida o parálisis cerebral: Arcade Land. Una propuesta que reúne y reinterpreta algunos de los juegos clásicos arcade más populares de todos los tiempos de un modo original y, sobre todo, lleno de significado.

Estamos ante una de esas curiosas ocasiones en que el propio videojuego no es lo más relevante. Arcade Land, llevado a cabo por el estudio español Koth Studio junto a Helping Marketing Social, y con la colaboración de PlayStation España y Obra Social La Caixa, es la prueba de que es posible diseñar una propuesta pensada para todos los tipos posibles de usuarios, independientemente de sus capacidades físicas. Y es que se trata del primer título nacional especialmente ideado para personas, y en concreto niños, con movilidad reducida o parálisis cerebral.

Según cuentan sus desarrolladores, la intención es que este perfil de usuario pueda, como cualquier otro, disfrutar de la experiencia que supone un videojuego y, al mismo tiempo, ejercitar los músculos que habitualmente no entrenaría. Todo ello, con el objetivo de aumentar su rango de movimiento y, por ende, su calidad de vida, mientras pasan un buen rato rememorando algunos de los títulos arcade más reconocibles entre los aficionados a los videojuegos.

Cabe destacar además que el estudio ha tenido en cuenta que no todo su público puede ser capaz de sujetar y utilizar el mando de la consola, en este caso el Dualshock 4 de PlayStation 4, por lo que también ofrece la posibilidad de ejecutar el videojuego mediante la cámara de la máquina de nueva generación de Sony, PlayStation Camera, que, ateniéndose a otro tipo de movimientos, permitirá jugar normalmente. Una opción, como la de adaptar la dificultad o las ayudas disponibles en pantalla, imprescindible para todos los usuarios que, generalmente, no pueden probar ninguna otra propuesta del sector a causa de este impedimento.

Arcade Land está ya disponible en PlayStation Store, únicamente en sistemas PlayStation 4, a un precio de 9.99 euros, un importe que no hubiera sido posible sin el apoyo económico de PlayStation España que, gracias a su programa PlayStation Talents, que trata de promover el desarrollo de videojuegos en nuestro país, es capaz de generar ideas como la que, al menos esta vez, ha podido llevarse a cabo y convertirse en toda una realidad.

Como ya hemos avanzado, se trata de una propuesta que reúne y reinterpreta algunos de los juegos clásicos arcade más populares de todos los tiempos de un modo original y, sobre todo, lleno de significado. Breakout, Space Invaders, Pong, Pac-Man, Snake y Frogger se dan cita en Arcade Land, aunque ahora lucen en tres dimensiones y, por tanto, de un modo visualmente más llamativo que logrará a traer a todo tipo de públicos.

Lo primero que nos llama la atención es que todos los títulos, que en total suman más de cien niveles, se presentan en un único mapa en forma de localizaciones, tales como el puente, las catacumbas, la bóveda, el núcleo, el patio y el templo, que el usuario podrá decidir transitar, sin orden alguno, con el personaje protagonista, que será la cara visible que interactuará con los diferentes juegos, que son introducidos mediante una secuencia animada.

El primero de ellos es “el puente”, más conocido como Breakout. En él, el usuario controla una plataforma que se desplaza horizontalmente y que debe ir moviendo para hacer rebotar una pelota que, progresivamente, irá destruyendo los bloques que se encuentran en la parte superior de la pantalla. Cabe destacar que, algunos de ellos, necesitarán más impactos que otros para ser destruidos. Conforme avanza la partida, comprobarás como algunos de los bloques contienen mejoras o pop-ups que otorgan distintos beneficios, como el de ralentizar el tiempo, multiplicar las pelotas, disparar a los bloques o aumentar el tamaño de la plataforma. Como es lógico, el avance de los niveles supondrá un aumento de la dificultad en forma de un mayor y más resistente número de los mencionados bloques.

Otro de los juegos es “las catacumbas”, que en realidad esconden al clásico Space Invaders, donde el personaje debe también desplazarse lateralmente para esquivar los impactos de los marcianitos y, al mismo tiempo, disparar al ejército alienígena. Con el fin de protegerse, hay dispuestos varios parapetos que, conforme reciban más balas, irán menguando hasta desaparecer. Para lograr un mayor número de puntos, el juego ofrece la posibilidad de disparar a un extraterrestre de mayor tamaño que, de vez en cuando, aparece por detrás del batallón enemigo.

También encontramos “la bóveda”, que emula al tan popular Pong. En esta ocasión, como el videojuego al que homenajea, el usuario debe moverse verticalmente con el fin de hacer rebotar la pelota en su plataforma, lanzándola hacia el lado opuesto hasta lograr superar al rival y anotar un punto. Cuanto mayor sea intercambio de golpes, la velocidad de la bola irá aumentando hasta convertirse en un auténtico proyectil. Desgraciadamente, este juego presenta un considerable delay o desfase entre el pulsado del mando y el correspondiente movimiento de la plataforma, lo que dificulta poder conseguir una victoria ante la inteligencia artificial.

Si el jugador se acerca al “núcleo”, se topará con otro de los mayores clásicos del arcade, el Pac-Man, aunque esta versión cambia al comecocos por nuestro personaje y a los fantasmas por otras figuras con forma humana. Como en el juego original, el usuario debe ir recogiendo todos los ítems sin que los enemigos le den caza. Para ello, tiene a su disposición otros cuatro ítems distribuidos en el escenario que, durante un corto periodo de tiempo, permiten comerse a los bots, tal y como ocurría en el título conocido por todos. Con el objetivo de facilitar el movimiento del jugador, cada lateral del escenario presenta un teletransportador, muy útil cuando se está completamente rodeado.

Un videojuego que también sonará a cualquier aficionado a los videojuegos es el que se oculta en “el patio”, que no es otro que Snake. La principal diferencia es que cambia a la serpiente por una especie de cortacésped seguido de cada vez más vagonetas, que se irán incorporando conforme el usuario vaya recogiendo los ítems que aparecen en el escenario, en el que habrá situadas barreras a modo de obstáculo. Cabe destacar que este juego exige una total precisión a la hora de hacer girar el vehículo motorizado que controlamos, presentando también algo de delay en su movimiento. El mayor reto será que, a medida que avancemos de nivel, las barreras irán aumentando en cantidad y tamaño.

Por último, encontramos “el templo”, que en realidad emula al popular Frogger, que también exige una notable precisión al superar los diferentes obstáculos que nos permiten avanzar hasta los cuatro botones que es necesario pulsar para desbloquear la puerta central, que nos dará acceso al siguiente nivel. Nuestra querida amiga la cortacésped vuelve a hacer acto de presencia y es uno de los obstáculos que debemos superar antes de enfrentarnos a un río de lava que debe cruzarse mediante balsas de muy diferentes tamaños, una tarea que puede parecer sencilla pero que esconde un reto bastante considerable.

Uno de los aspectos clave, teniendo en cuenta que el videojuego desarrollado por Koth Studio está especialmente dirigido a personas con movilidad reducida o parálisis cerebral, es la opción de personalización de cada uno de los títulos que lo componen. De este modo, el usuario podrá adaptar la dificultad a sus necesidades, determinando la velocidad (desde una normal hasta una extremadamente baja), el tipo de control (bidireccional o clásico), o la aparición de ayudas visuales en pantalla, que activarán señales visuales (como una flecha) en el objeto a interactuar (una pelota, por ejemplo).

Javier Castillo

 

JUGABILIDAD: Exceptuando algunos problemas mínimos de delay, estamos ante un título que, por motivos obvios, se preocupa de que la experiencia sea lo más placentera posible para todo tipo de públicos. Concretamente, para todos aquellos usuarios que precisen de unas condiciones de juego concretas, que podrán personalizar las opciones de cada juego para adaptarlos a sus necesidades.

GRÁFICOS: Aunque no se trata de un juego que haga ni pretenda hacer gala de un extraordinario apartado gráfico, cabe reconocer que la apariencia visual es agradable, colorida y del todo satisfactoria. El diseño de los diferentes juegos, así como de los personajes que aparecen en pantalla o de las propias animaciones, se intuye cuidado al detalle y no se aprecian errores de ningún tipo.

SONIDO: El apartado sonoro cumple sobradamente. Además de incluir los correspondientes sonidos de ambiente, como puede ser el golpeo de la pelota, los desarrolladores se han preocupado de enriquecer la experiencia con una banda sonora que ayuda a ponerse en situación y que recuerda, en algunos momentos, a la de Crash Bandicoot.

DURACIÓN: Cada uno de los seis juegos nos ofrece la posibilidad de pasar largos ratos intentando superar los diferentes niveles, más de cien en total. Aunque no se trata de un título extraordinariamente largo, su mayor ventaja en este aspecto es la posibilidad de rejugarlo cuantas veces se quiera, algo totalmente propicio en una propuesta como esta.

CONCLUSIÓN: Dejando al margen la calidad del videojuego, que por supuesto la tiene, lo realmente destacable es el propósito con el que ha sido creado. Arcade Land no es solo un digno pasatiempo para los habituales usuarios de consola, sino una verdadera oportunidad para todos aquellos aficionados que, a causa de problemas de movilidad o parálisis cerebral, no suelen tener la posibilidad de disfrutar de una pasión que, siempre, debería estar al alcance de cualquiera, algo que Koth Studio y PlayStation España han llevado a cabo para satisfacción de todos.

Juegos Relacionados Si te gusta juega a… Te puede interesar…
Pac-Man Championship
 
El juego está especialmente enfocado a personas con movilidad reducida o parálisis cerebral.

Nacho Castañón

Editor y PR en Andro4all. Licenciado en Periodismo y Comunicación Integral. Formado en El Referente, Agencia Colpisa y AlfaBetaJuega, y escribiendo sobre el mundo de la tecnología, videojuegos y deporte desde 2013. Mi perfil en LinkedIn.
Cerrar