Guerra compartida

Electronic Arts ha desarrollado un shooter diferente, que intenta hacerse un hueco dentro del abarrotado mercado actual. Acción militar enfocada claramente al multijugador cooperativo, aspecto que destaca sobre el resto de apuestas de acción existentes en el mercado y que seguro que marcará el camino a seguir para otros títulos posteriores.

Salem y Ríos son dos soldados que trabajan para una agencia que colabora con el gobierno en misiones especiales. ¿Y cuál es su trabajo exactamente? Llevar a cabo las tareas más duras y desagradecidas, de esas de las que casi nadie quiere saber nada. Juntos suponen un auténtico ejército, tal y como evidencia el nombre del lanzamiento, y ambos protagonizan un juego lleno de acción y situaciones explosivas.

Mejor acompañado

El  gran atractivo de Army of Two, o al menos aquello que le hace diferente y le da personalidad frente a la gran avalancha de shooters que existen en la actualidad en el mercado, es su cuidada vertiente cooperativa. Y decimos cuidada porque desde un principio es la cualidad a la que más importancia han dado desde Electronic Arts, tanto a la hora de desarrollar el lanzamiento como a la de promocionarlo. Su jugabilidad gira en torno a este factor.

¿Significa esto que solo se puede jugar a dobles a Army of Two? En absoluto. Es más, el juego está perfectamente optimizado para elegir a uno de los dos personajes protagonistas al principio de la aventura y dar todo tipo de órdenes a nuestro compañero manejado por la IA simplemente pulsando la cruceta del pad. Pero claro, en cualquier momento -como en los viejos arcades de los salones recreativos- otro usuario puede sumarse a la partida. Y ni qué decir tiene que es en este caso cuando el título demuestra todo su potencial, ganando muchos enteros.

Zona de guerra

Pero otra de las cualidades que hace que Army of Two sea un título muy singular es su propio desarrollo. Este puede definirse claramente como táctico. Es decir, que aquí no todo consiste en avanzar y pegar tiros como si nos regalaran las balas, sino que para ir superando cada una de las misiones que forman el juego hay que actuar con cabeza… y claro está, confiar con los ojos cerrados en nuestro compañero. Por lo tanto, para evitar caer en combate es necesario cubrirse, desviar la atención de los enemigos gracias al trabajo de nuestro compañero y cosas por el estilo. Retos que en solitario sería imposible superar.

Por lo demás, Army of Two es un trepidante juego de disparos en tercera persona como muchos otros. Es decir, coberturas, control de vehículos, un sistema de recuperación de salud constante (como en Halo), etc. En definitiva, una fórmula jugable que a ningún aficionado al género le resultará extraña. Y lo mismo sucede con el componente “progresivo” del juego: a medida que superamos misiones, es posible ganar dinero para comprar nuevas armas y mejoras varias para nuestros personajes.

Estamos ante un título que ofrece una sólida jugabilidad y retos bastante interesantes. Pero debido técnicamente no es de los mejores.

Cerrar