25/03/2011

Asphalt es todo un referente en lo que a juegos de velocidad para teléfonos móviles se refiere. Sin embargo, en esta oportunidad es la consola portátil de Nintendo, Nintendo 3DS, la que recibe una nueva edición de este torneo de velocidad de Gameloft.

Nintendo 3DS es una consola que ha empezado apostando bastante fuerte por el género de la velocidad. Y es que a Ridge Racer 3D se une en su lanzamiento este título de Ubisoft, que lo da todo por la conducción más vertiginosa y arcade.

Velocidad sin freno

Y es que si por algo destaca este nuevo título de conducción de Nintendo 3DS es por ofrecernos carreras realmente fulgurantes. La sensación de velocidad que ostenta el título es quizá su rasgo más distintivo, si bien el cartucho también posee otras cualidades.

De entrada, y a pesar de ser un juego genuinamente arcade, el garaje que presenta es de lo más variado y real. Así, el juego nos permite pilotar más de 40 vehículos (tanto coches como motos), todos reales, y de marcas tan prestigiosas como Audi, Volkswagen, Ducati o Bugatti. Sin embargo, no esperéis que dichos vehículos se comporten de manera realista sobre el asfalto porque, como decimos, Asphalt 3D no es un simulador ni mucho menos. Así, la física de los mismos es irreal a más no poder y, encima, es posible usar turbos que nos pueden allanar el camino hasta la victoria en carreras ajustadas.

Esto se deja notar en el control, que en principio está pensado para adaptarse a cualquier tipo de jugador. Aquí lo importante es no separar el dedo del acelerador, teniendo que usar los frenos solo en ciertos momentos. Sin embargo, es cierto que dicho sistema de control no es el más preciso que hemos experimentado en este tipo de juegos, y cuesta un tanto acostumbrarse a él.

En cuanto a sus modos de juego, el cartucho únicamente incluye tres: multijugador (local), carrera libre y campeonato. Es precisamente este último el que más vida tiene, puesto que debemos superar diversas pruebas que se desarrollan en más de 15 circuitos localizados en ciudades de todo el mundo. Y mientras obtenemos victorias, obtenemos el dinero suficiente para ir comprando nuevos vehículos.

En temas técnicos el título destaca, como ya os hemos comentado, por la sensación de velocidad de los coches y motos y por el modelado de los mismos. Sin embargo, el título sufre ralentizaciones en ciertos momentos y, encima, los decorados no son especialmente bellos. Sin duda, el título podría haber explotado algo más el potencial gráfico de esta nueva consola.

Y en lo que respecta al apartado sonoro, este nos ofrece efectos de sonido contundentes y una banda sonora algo “pesada”, si bien entre unos y otros consiguen animar las carreras en las que podemos tomar parte.

Cerrar