De ruta por la India

12466

Las crónicas de Assassin’s Creed, desarrolladas por Climax Studios y comercializadas por Ubisoft, vuelven con un nuevo protagonista y escenario: Arbaaz Mir y la India, que conforman la segunda entrega de esta peculiar trilogía, con un novedoso estilo 2.5D, muy distinto al acostumbrado en la franquicia.

Después del éxito de China, llegan dos nuevos y exóticos escenarios llenos de estrategia y sigilo, con lo mejor de los movimientos assassin’s y grandes dosis de plataformas. India supone el segundo viaje a través de estas crónicas, y después habrá que desplazarse hasta Rusia, que llegará a las consolas el 9 de febrero y cerrará una saga que estará disponible en un pack físico.

Si uno es asiduo al universo Assassin’s Creed, encontrará en esta saga de estilo indie, algunos elementos ya vistos, como los saltos, la forma de ocultarse, y las mecánicas de esconderse y atacar sin ser detectado, pero más allá de eso, pocas serán las similitudes con los triple A de la franquicia. Los entornos siguen siendo el punto fuerte, pero en este caso, el mundo no es un lugar libre y abierto, sino que habrá que ir recorriéndolo de izquierda a derecha o de abajo a arriba, para avanzar por los distintos escenarios y obstáculos que van apareciendo.

Inevitablemente, la dinámica de avanzar y mover determinados objetos para lograr los objetivos, recuerda a un videojuego de plataformas. Pero además, la necesidad de pasar desapercibido y evitar las miradas de los enemigos, añaden dosis de estrategia muy interesantes, que obligan al jugador a utilizar todos los movimientos disponibles y a valorar los distintos caminos para llegar hasta el otro lado.

Debido al realismo con el que se han construido los entornos, y a no ser un juego puramente lineal, se ha considerado un 2.5D, por la profundidad de algunos escenarios y la variedad de movimientos: una nueva manera de encarar el género de las plataformas y de hacerlo más dinámico. Aunque desde el comienzo, el tutorial se encarga de explicar los comandos, y todo apunta a un scroll de izquierda a derecha, al más puro estilo máquina recreativa, lo cierto es que en algunos puntos el jugador podrá desplazarse hacia el interior, en diagonal, o incluso por diversas capas de profundidad que ofrecen los entornos. Con el añadido de posibilidades, también aumenta la dificultad y lo entretenido de tener que sopesar diferentes acciones, en vez de una sola, como ocurría habitualmente en el género.

Tras el primer Chronicles, ambientado en la China de 1526, llega una nueva historia, diseñada con un estilo visual más pictórico, y con un nuevo protagonista: Arbaaz Mir, un assesino en Amristar de 1840, que ha luchado contra los templarios y la East India Company, que debe descubrir un elemento misterioso, el diamante Koh-i-Noor, y recuperarlo. Pero siempre que hay intereses, hay peligro, y Mir además, deberá proteger a sus amigos y a su amante. Para llevar a cabo semejante misión, se han introducido algunas armas nuevas, como diversas espadas, entre la que destaca Mughal, y otros elementos como sofisticadas bombas de humo, o un tirachinas ideal para la distracción.



Pero no solo habrá un objetivo principal, como sucede en los diversos juegos Assassin’s Creed, el jugador también deberá hacerse con las piezas del animus, encontrar cofres y llegar hasta los puntos de sincronización, como sucedía en las atalayas. Además, habrá objetivos secundarios, que pasarán por robar un número de elementos, inutilizar a los guardias de una determinada manera, o llegar hasta el objetivo siguiendo unos parámetros. Las mejoras también estarán presentes en el videojuego y serán fundamentales para realizar las misiones de la forma más eficaz posible.

Puede que este no sea un clásico juego de Ubisoft, y tienda más a lo independiente, pero lo cierto es que la belleza es una de sus cualidades principales: los entornos son bonitos, los detalles muy cuidados, el color y la pincelada resultan más preciosistas que los vistos en China y además, las mecánicas resultan lo suficientemente variadas como para no volverse monótonas. Esta apuesta, de menor presupuesto, es una nueva manera de encarar entornos del mundo, tintes de historia y misiones cargadas de aventura, de una manera terriblemente entretenida.

Aunque dista poco de lo ya visto en China, todo lo que se notaba extraño ha sido mejorado, y además, las armas y gadgets incorporados, ofrecen dinamismo y complemento a la clásica espada. Si Shao Jun, la protagonista del anterior videojuego, era una luchadora rápida y mortal, el nuevo personaje se siente mucho más seguro en las sombras y así se hace ver durante todas las misiones, donde la mayor puntuación solo puede ser conseguida mediante la ocultación y la no detección. De un ritmo rápido y ágil, se pasa, en este segundo viaje, a una manera más precavida de afrontar la experiencia y la obligación segura de utilizar la estrategia para salir airoso.

Lo que para muchos pueda parecer tedioso, como ocurre con el sigilo, en este caso es un punto favorable, pues impregna al juego de una sensación elegante a la hora de superar los obstáculos y hace que el uso de las herramientas disponibles sea mucho más práctico y necesario. Por no mencionar la tensión que generan los escondites, y la liberación que supone el escapar de las inquisitivas miradas de los guardias con un solo movimiento. Habrá que prestar atención asimismo, a las trampas mortales que se encuentran colocadas en algunos puntos estratégicos y que serán un añadido importante a la dificultad.



Si hay algo desfavorable en la mecánica, es la imposibilidad de realizar algunos movimientos que a los ojos del jugador parecen obvios, como saltar una pared baja, o colocarse en un rincón alejado de las miradas. Muchas veces, el control obliga a tomar un camino y es lo que incrementa la dificultad, pero estas trabas no se hacen excesivas a lo largo del juego. Sin duda, una de las pequeñas joyas made in Assassin’s Creed, recomendable para todos los amantes de la franquicia, los viajeros y los adictos a superar obstáculos.

Elena Fernández "Elfvera"


———————————————————————————-

CONCLUSIÓN: Aunque diste mucho de ser un Assassin's Creed al uso, esta nueva apuesta en 2.5D supone un cambio en el género de las plataformas, con el añadido de la estrategia y la incorporación de una trama compleja. La belleza domina todo en este segundo viaje, desde los decorados hasta los movimientos, mejorados y con nuevas incorporaciones con respecto a China, que hacen de la experiencia mucho más dinámica. Assassin's Creed Chronicles India, es el claro ejemplo de que con un presupuesto moderado, puede hacerse una buena factura y entretenimiento de calidad.

———————————————————————————-

Juegos relacionados:

  • Assassin's Creed Chronicles


Si te gusta Assassin's Creed Chronicles India, te gustará:

  • Assassin's Creed
  • Prince of Persia
  • Tomb Raider
  • Journey
  • Braid


No te quedes solo en el juego:

  • Una canción: Jai Ho
  • Una película: El Libro de la Selva
     

Publicaciones relacionadas

Cerrar