Velocidad exigente

Los videojuegos de simulación de conducción viven un gran momento y el estreno de Assetto Corsa en PlayStation 4 y Xbox One es la confirmación de que el género gusta en todas las plataformas. El título de Kunos Simulazioni es lo que los conductores exigentes estaban esperando, siempre y cuando tu mayor pretensión no sea tener a tu disposición cientos y cientos de vehículos.

12893

La conducción, lejos de perder fuelle con el paso del tiempo, sigue ganando adeptos cuantos más años pasan. Forza Motorsport, Gran Turismo, Project Cars o DriveClub son solo algunos ejemplos de simuladores (más o menos exigentes) que han hecho las delicias de los fans de la velocidad en los últimos años, pero siempre hay cabida para un título más si es de gran calidad como el que hoy nos ocupa.

A finales del año 2014 llegó, en este sentido, Assetto Corsa a PC tras estar muchos meses en Early Access ganando cada vez un mayor número de adeptos. Más de año y medio después le toca el turno a la versión de PlayStation 4 y Xbox One, que llega cargada de mejoras gráficas, de diseño y con todos los DLCs incluidos. La simulación realista ha llegado a las consolas de nueva generación y te contamos todo lo que incluye este renovado Assetto Corsa.

Assetto Corsa destaca, en primer lugar, por un extenso contenido en cuanto a modalidades de juego. Por una parte tenemos los eventos especiales, que son pequeñas pruebas que debemos superar bajo unas circunstancias concretas. Por ejemplo, una prueba podría ser conducir un modelo específico de Ferrari en Monza y superar un determinado tiempo ya preestablecido. En total hay 94 eventos diferentes, entre los que se incluyen desafíos de vuelta rápida, derrape, contrarreloj y carreras contra la inteligencia artificial. Todos los eventos disponen de diferentes combinaciones de vehículo y circuito, por lo que la variedad es magnífica.

No obstante, la modalidad indudablemente protagonista de este Assetto Corsa es el modo Carrera, que podría considerarse la “historia” de este juego. En él, como ocurre en otros muchos títulos de conducción, hay diferentes campeonatos en los que debemos ir consiguiendo medallas para desbloquear el siguiente. Cada nuevo torneo nos da acceso a pruebas protagonizadas por vehículos de mayor potencia, hasta llegar a las auténticas bestias del título. La Carrera incluye 27 campeonatos distintos a superar, cada uno pudiendo tener entre 4 y 8 eventos que completar para desbloquear el siguiente. Asimismo, cada torneo dispone de pruebas de muy diversa índole, como vueltas rápidas, contrarrelojes o incluso emocionantes campeonatos contra otros coches de la máquina.

Finalmente tenemos la otra gran modalidad, Conducir, en la que podremos seleccionar la prueba que más nos apetezca disfrutar en cada momento. Podemos escoger entre las ya mencionadas vuelta rápida, contrarreloj o derrape u optar por algo más competitivo. Para ello tenemos a nuestra disposición carrera rápida, fin de semana de carrera y la modalidad online, de la que no podemos hablar mucho dado que al no haberse estrenado el videojuego todavía no existe un número estable de jugadores que nos permita conocer cómo funcionan los servidores de este Assetto Corsa.

Lo más interesante de las modalidades carrera rápida y fin de semana de carrera son las múltiples opciones entre las que nos permite escoger para hacer que cada carrera sea completamente distinta al resto. Podemos modificar parámetros como la dificultad de los rivales (que en esta versión de consola ha quedado reducida a fácil, normal, difícil y alienígena), los coches en pista, la duración (en vueltas) de la carrera, la hora del día a la que se disputará, la climatología, la temperatura en pista o si hay o no penalizaciones o daños en los coches. Por supuesto, como buen simulador exigente, todos estos parámetros influyen a la hora de ponernos al volante.

Si algo se le puede achacar a Assetto Corsa es que, pese a incluir todos los DLCs lanzados hasta la fecha, el número de licencias sigue siendo inferior a otros videojuegos del género. En total tenemos 21 marcas de coches diferentes (Abarth, Alfa Romeo, Audi, BMW, Chevrolet, Ferrari, Ford, KTM, Lamborghini, Lotus, Lotus Classic Cars, McLaren, Mercedes-Benz, Nissan, Pagani, Praga, RUF, Scuderia Glickenhaus, Shelby, Tatuus y Toyota) con un total de 103 vehículos deportivos. Cada coche tiene distintas pinturas y decoraciones con las que podemos variar su aspecto a nuestro gusto.

Del mismo modo, la cantidad de circuitos es bastante más reducida que en otras obras similares. Estamos hablando de 13 circuitos con diferentes variantes, por lo que el número llega hasta los 26: Barcelona (GP y Moto), Brands Hatch (GP e Indy), Imola, Magione, Monza, Monza 1966 (Full Course, Junior Course y Road Course), Mugello, Nordschleife (normal, Endurance y Endurance Cup), Nurburgring (GP, GP GT, Sprint y Sprint GT), Silverstone (International, National y GP), Spa, Vallelunga (normal, Classic y Club) y Zandvoort.

Todos los vehículos y circuitos están magníficamente recreados, si bien el apartado gráfico tampoco es excesivamente puntero si lo comparamos con los videojuegos más recientes del género, como Forza Motorsport 6, Project Cars o DriveClub. Lo que sí está a la altura es la ambientación desde dentro de la cabina y el sonido de los motores, recreado a las mil maravillas en la práctica totalidad de los coches seleccionables.

La jugabilidad es el gran punto fuerte del programa y hará las delicias de aquellos jugadores que ya se han cansado de los simuladores de conducción que se venden como realistas pero que acaban pecando de ciertos elementos arcade. Assetto Corsa no es así y lo podemos comprobar por el enorme número de ayudar que podemos activar o desactivar dependiendo del grado de desafío que estemos buscando.

Así, podremos deshabilitar opciones como el cambio de marchas automático, el embrague automático, el golpe de acelerador, la trazada ideal en pista, el control de tracción y los ABS (podemos configurar que ambos estén activos si el fabricante lo incluyó en su vehículo), el control de estabilidad, el daño mecánico, el desgaste de neumáticos, los calentadores de neumáticos y el consumo de combustible. Todo ello es perfectamente apreciable en carrera y nos permite obtener experiencias muy cercanas a la realidad.

Finalmente, otra gran ventaja de Assetto Corsa es que todos los coches están desbloqueados desde el principio y podemos jugar con el que queramos en cualquier modo de juego, a excepción de en el modo carrera, donde deberemos escoger un coche acorde a la competición en la que nos encontremos o el que nos indique el videojuego. Ello también incluye la modalidad online, en la que el creador de cada sala de juego podrá determinar qué vehículos se podrán escoger en esa sesión de juego.

Joel Castillo

Jugabilidad: El punto fuerte del programa. Compleja, profunda y ante todo realista. Assetto Corsa es lo que los amantes de la conducción exigente estaban esperando y, por tanto, es altamente recomendable jugarlo con volante y pedales. El mando hará su función, pero no te permitirá ser competitivo en los niveles de dificultad más elevados. La influencia de todos los pequeños detalles en la conducción es una maravilla.

Gráficos: Aunque no se encuentra a la altura de los títulos de conducción más punteros del género sí es cierto que la recreación de los 103 vehículos licenciados y los circuitos es magnífica, al igual que la presencia de los efectos de luz y la climatología, que no solo es bella sino que influye notablemente en la conducción.

Sonido: El sonido de la mayoría de motores es excelso y parece sacado de cada uno de los coches verdaderos. Los menús disponen de una agradable música ambiente y los textos han sido traducidos con acierto al castellano.

Duración: El modo Carrera y los eventos nos dará decenas y decenas de horas de diversión. A ello cabe añadir un extenso catálogo de vehículos y circuitos que nos permitirá configurar carreras rápidas y fines de semana que alargarán la vida útil del juego. Lo mismo se puede decir de su multijugador, aunque echamos en falta algo cada vez con menor presencia: la pantalla partida para el multijugador local.

Conclusión: Assetto Corsa es el simulador de conducción que estaban esperando los amantes de la velocidad exigente. Realista en la recreación de los coches y pistas, soberbio en su control (especialmente si juegas con volante) y completo en cuanto a modalidades de juego. Si alfo se echa en falta es una mayor cantidad de vehículos y, sobre todo, circuitos diferentes (más allá de variantes de cada uno de ellos). Assetto Corsa ha llegado a la nueva generación de consolas para quedarse y plantar cara a los grandes referentes del género. Y lo puede hacer con la cabeza bien alta.

Juegos Relacionados Si te gusta juega a… Te puede interesar…

Forza Motorsport 6

DriveClub


Assetto Corsa incluye un total de 103 vehículos de 21 constructores diferentes.

Juan Montes

Comunicador y apasionado de los videojuegos de aventuras, rol y plataformas. Crecí junto a un marsupial y blandiendo la llave espada; ahora acompaño a cazarrecompensas, asaltatumbas y luciérnagas con la misma pasión.
Cerrar