El taller de la magia

Atelier vuelve con Firis: The Alchemist of the Misterious Journey, una nueva aventura en la que el rol se convierte en otro género distinto al habitual. Combates por turnos, sí, historia y definición de los personajes, también. Pero un ritmo más pausado, más lento y más acorde a cómo evolucionaría una historia en la realidad. Magia, fantasía y una estética similar a la de antiguos juegos. Y en especial una sinopsis bastante completa que asegurarán horas y horas de juego a los amantes del RPG, ¿preparado para acompañar a Firis en esta aventura? Bien, pues prepara tu asiento porque esta no es precisamente corta. Pero, ¿a quién le importa mientras la diversión está presente?

14029

Los que llevan un tiempo en esto del videojuego saben lo que supone la saga Atelier: unos videojuegos que no cumplen todos los cánones del género de rol, al cual se adscriben. Se tratan de títulos más profundos, que no dejan nada al azar y que profundizan en cada uno de sus puntos. Una narrativa quizás más pausada, pero que ofrece otra forma de entender las cosas. Porque uno no pasa de ser un don nadie al héroe que salva el mundo de la noche a la mañana por mucho que se empeñen los juegos. En la realidad estos supondría años de entrenamiento y aprendizaje.

En Firis: The Alchemist of the Misterious Journey estos años se traducen en horas en las que los jugadores tendrán que enseñar a la nueva protagonista a desenvolverse antes de enfrentarse a lo que le espera en su aventura. Una historia que comienza muy cercana a donde la dejó la anterior entrega. De hecho es Sophie quien inicia la serie de acontecimientos que darán lugar a estos sucesos. En esta ocasión los jugadores tendrán que ponerse en la piel de Firis, una joven que toda su vida ha crecido en Etora, una nación ajena al resto del mundo y bajo la estricta y protectora educación que sus padres le han impuesto.

Una puerta es la que separa a Firis de ese mundo con el que tanto sueña. Un día Sophie en compañía de Platcha irrumpen en esta rutina rompiendo este límite, aunque reparándolo con presteza valiéndose de las habilidades que les brinda la alquimia. Nuestra protagonista entonces querrá aprender estas destrezas para que sus padres le permitan salir al exterior. Pero la enseñanza no es nada fácil y a Firis le tocará hacer muchas cosas antes de poder salir al exterior en la búsqueda del examen que puede cambiarle la vida y que la convertirá en toda una alquimista. ¿Quién dijo que las responsabilidades eran fáciles?

Atelier Firis: The Alchemist of the Misterious Journey nos vuelve a brindar la oportunidad de entender el rol de otra forma. Aquí hay que aprender antes de salir a pegar palos y lanzar hechizos porque en el caso de la protagonista, toda una vida encerrada en esta cueva la hacen la candidata perfecta para sufrir todos los peligros que esperan en el camino. De modo que en el juego se distinguen cuanto menos dos partes distintas. Un primer acto en el que toca aprender y caminar mucho. Las primeras horas de juego consistirán en ver a Firis dar sus primeros pasos en el mundo de la alquimia y habrá misiones en las que empezará a manejar estas destrezas.

Por ejemplo, hablar con NPC que nos encarguen objetos para realizar en nuestro taller de alquimia. Aunque parezca un poco densa esta parte, es sin duda una de las más interesantes del juego ya que es la franquicia Atelier en estado puro. Poco a poco y dando explicaciones de prácticamente todo. A menudo las destrezas son cosas que se van ganando a medida que se avanza en el juego y se sube de nivel pero se aprenden por ciencia infusa. Sin embargo en esta saga todo lo que se conoce tiene un porqué. En esta ocasión queda claro cómo Firis va aumentando sus recetas de alquimia y conoce los distintos ingredientes que debe usar, las formas de sintetizarlo, cómo hacerlo de forma que sean más fuertes, etc.

Una vez hayamos conseguido dominar estas destrezas de la alquimia y abandonemos el escenario en donde comenzamos el juego, toca empezar la segunda parte. Un acto en el que sí, también tocará seguir aprendiendo. O más bien practicando, ya que será en este momento cuando preparemos a Firis de cara al examen que puede definir su futuro y convertirla en una alquimista de renombre. Para ello habrá que viajar mientras vamos mejorando de distintas formas. ¿Cómo se aumentará nuestras habilidades? Fácil, aceptando encargos de distintas personas que nos den nuevas recetas y consigamos crear cosas increíbles.

Porque en Atelier nada está creado de primeras. Todo nace de la alquimia, y cuando decimos todo nos referimos incluso a la bolsa en donde tienes que portar las medicinas durante un combate. Uno de los objetos más básicos en todo juego de rol, y que siempre viene integrado, aquí debe realizarse desde cero. Y este es uno de los puntos más interesantes de Atelier: su aspecto puede hacernos pensar que estamos ante un título para niños e inocente, sin mayor dificultad. Pero desde el primer minuto de juego, cuando estamos en la cueva donde comienza la historia de Firis, ya se nos advierte de que nada va a caer del cielo y que todo nos va a requerir un mínimo de esfuerzo.

Cada objeto que creemos, nos dará un plus en nuestro nivel de alquimia. A más alquimia, más probabilidades tenemos crear artilugios realmente potentes y por supuesto: más posibilidades de alcanzar el éxito en nuestro examen. Horas y horas de juego se presentan ante nosotros en donde por supuesto no faltan los combates. Firis: The Alchemist of the Misterious Journey elige el enfrentamiento por turnos como método para plantear las peleas. El grupo, habitualmente estará formado por Firis y su hermana, la primera será la encargada de lanzar conjuros y mantener la salud del grupo, la segunda la fuerza bruta y encargada de causar el mayor daño. Aunque a lo largo de la historia, nos encontraremos con otros personajes que se unirán para luchar.

Este grupo tendrá que hacer frente a varias misiones, y como en todo buen juego de rol, Firis: The Alchemist of the Misterious Journey distingue claramente entre dos: las primarias, historia principal y que nos muestra el camino de la protagonista hacia su examen de alquimia, y las secundarias. Estas últimas también se relacionan con el hilo narrativo en tanto que, como hemos dicho, nos ofrecen recetas con las que mejorar nuestro nivel de alquimia. Muy importantes para crecer como jugadores. También habrá que ir recabando recomendaciones de cara a nuestra prueba futura prueba.

Eso sí, no os olvidéis del crafteo. Será necesario encontrar los ingredientes necesarios para cada creación a lo largo de nuestra aventura. En ocasiones estarán a simple vista y no será difícil recabar una gran cantidad de los mismos. En otros momentos la cosa se complicará y tendremos que elegir bien en qué queremos gastar estos elementos. También habrá que romper alguna que otra roca para sacar de su interior objetos con los que hacer en nuestras recetas en el caldero de alquimia.

A nivel gráfico, Atelier no puede presumir de excelentes paisajes ni de personajes bien definidos. Aunque lo suple con diseños que parecen sacados directamente de un comic manga o de una serie anime. Algo que al igual que la narración mantiene la misma dinámica que anteriores títulos de la saga manteniendo una misma línea en este aspecto. En cuanto al nivel de audio, Firis: The Alchemist of the Misterious Journey no llegará doblado al castellano.

Las voces serán en inglés y estas tratarán de mantener la dinámica vista en otros juegos de la saga: inocencia ante todo y una estética que también se apoya en el nivel gráfico. El hilo musical y otros efectos también contribuye a ello.
Atelier Firis: The Alchemist of the Misterious Journey se posiciona como uno de los videojuegos a los que todo aficionado al género de rol debería echar un vistazo ya que se aleja de lo que comúnmente ha visto en otros títulos de este estilo.

Jugabilidad: Un mundo abierto esperando a recorrerlo. Muchas posibilidades se darán al jugador, desde hablar con NPC y conseguir misiones para aprender nuevas recetas. Hasta el crafteo de los elementos necesarios para la alquimia. Y sí, habrá muchos combates por turnos en los que sentiremos de verdad estar dentro de un juego de rol: un personaje para cada aspecto de la lucha: curación, invocación, ataques. También se distingue entre los golpes normales y los de mayor potencia, que obviamente costarán más.

Gráficos: De lo que más adolece este título Atelier nunca se ha caracterizado por un nivel de detalle demasiado grande, pero sin duda lo ha sabido recomponer dentro de lo posible. Por ello ofrece al jugador diseños que lo hace creer dentro de una aventura anime o manga con su mismo estilo y profundidad. Mientras que otros se hubieran rendido llegando hasta donde les es posible, con poco, este título ha conseguido salvar la situación.

Sonido: La misión es dar ese carácter inocente que en muchas ocasiones tienen las producciones japonesas. Tanto la voz como la banda sonora lo consiguen. Un buen punto que junto con los diseños de los personajes contribuye a crear esta perfecta atmósfera propia del manga y del anime.

Duración: De por sí Atelier ya es una aventura bastante larga por su estilo de juego, Firis: The Alchemist of the Misterious Journey nos ofrece una narrativa bastante más profunda gracias a sus misiones secundarias. Pasarán horas antes de que siquiera podamos encarar el primer combate del juego.

Conclusión: Amantes del género de rol, seguramente hayáis escuchado en más de una ocasión la saga Atelier. Si no habíais probado antes ninguno de estos títulos, esta es una buena oportunidad para ello. Firis: The Alchemist of the Misterious Journey recoge punto por punto lo que supone esta franquicia: una narrativa distinta a la que estamos acostumbrados y un ambiente que nos trasladará al interior de un anime o manga japonés.

Juegos Relacionados Si te gusta juega a… Te puede interesar…
Persona 5
Saga Atelier

El crafteo será una de las actividades que más no ocupe en esta historia.

Juan Montes

Comunicador y apasionado de los videojuegos de aventuras, rol y plataformas. Crecí junto a un marsupial y blandiendo la llave espada; ahora acompaño a cazarrecompensas, asaltatumbas y luciérnagas con la misma pasión.
Cerrar