¡Leña al mono!

Aquellos que piensen que no tienen nada a lo que enfrentarse en el terreno del videojuego, es que no se ha enterado todavía de que Baboon! está esperándote. Este título desarrollador por el estudio español Relevo Games pasa de PS Vita a Play Station 4 para llevar el reto a un nuevo nivel. Una aventura en donde la pericia y el dominio de los controles prima por encima de cualquier otro asunto. No te dejes engañar por los tiernos ojos de su protagonista tan “mono”, este título es un desafío que te va a hacer en más de una ocasión replantearte tu pericia y desde luego, reintentar los niveles en más de una ocasión. Muy complicado terminarlo sin haber repetido alguna que otra pantalla. Ponte el casco, porque vienen explosiones.

11573

¿Qué podría ser peor para un mono que ver cómo sus bananas desaparecen de su vista? Te ponemos en contexto, Isla Plátano, el simpático mono Tumbili ve cómo el malvado pirata Baboon llega para hacer de las suyas. Las frutas que antaño alimentaban a los habitantes de este lugar ahora flotan por el aire, y alguien tendrá que hacer bajarlas. Aquí es donde el protagonista entra en acción ya que es el último miembro de la familia de micos circenses Mumbili que tenían un número espectacular como simios- bala. Esta es la clave: “volar”.

Tumbili tendrá que hacer honor al apellido que lleva y colocarse bajo bombas para volar por los aires y alcanzar los plátanos que flotarán en los distintos escenarios del juego. A nosotros nos toca guiarlo desde fuera de la pantalla en estos viajes en la búsqueda de plátanos flotantes. Un viaje a lo largo de distintos escenarios en los que numerosos retos estarán presentes y en donde los enemigos no nos lo pondrán fácil. Pero todo sea por devolver el rico alimento a los monos y por alejar al malvado Baboon de nuestra isla. Porque, ¿para qué saltar cuando puedes explotar?

Quien entienda de videojuegos sabe que cuando se pone en marcha una aventura del género de plataformas, se viene un reto de los grandes, un desafío de los que cuesta conseguir y de los que van a terminar seguramente con el cierre de la jornada de juegos con un malhumor y un alto riesgo de ruptura de mando. Da igual lo simpático que pueda parecer el título, vamos a sumergirnos en algo complicado y Baboon! viene a dar otro motivo más para opinar de este modo. El título desarrollado por Relevo Games da el salto a PlayStation para hacernos vivir en la pantalla grande las aventuras de Tumbili el mono que no puede saltar pero que puede colcarse bajo una bomba y volar para conseguir los plátanos que planean en el aire. Todo ello en un escenario en el que sólo hay una forma de seguir: para arriba.

Como todo buen juego de plataformas, Baboon! nos dará la oportunidad de conocer la aventura en un pequeño nivel tutorial donde conoceremos las mecánicas. Para avanzar a lo largo de los niveles tendremos que colocar a Tumbili bajo una bomba e ir subiendo, algo que supondrá en ocasiones seguir una trayectoria recta, en otras proyectar una parábola y en las restantes chocar contra una pared para rebotar y seguir adelanto en nuestro camino. Pero ojo, porque no todo va a consistir en subir y alcanzar el punto más alto. Como ya te hemos dicho, el malvado pirata Baboon ha puesto los plátanos en el aire y nos toca recogerlos.

Los plátanos dentro de Baboon! hacen las veces de monedas y cuanto más recojamos, mejor nos irán las coas. Estas frutas podrán ser intercambiadas por varios artículos a lo largo de la historia. Objetos con los que pelear contra distintos enemigos de la historia. Por ejemplo, acudir a la tienda para adquirir un insecticida nos será de gran ayuda a la hora de combatir a las abejas de algunos escenarios, también podremos comprar un secador con el que hacer trizas a los pingüinos del nivel más frío. Pero ojo, úsalos bien, cada uno de ellos se consumirá y si te eliminan, no volverás a recuperarlo aunque lo que sí recuperarás son los contrincantes de dicha pantalla. Aunque siempre podrás regresar y cambiar algunas frutas por alguna de estas herramientas.

Siempre es aconsejable tener algunos plátanos en el bolsillo para poder ir a la tienda a comprar algunas mejoras y no quedarnos sin nada con lo que hacer frente al enemigo. Porque desde luego, ellos van a ponernos a prueba. Como todo buen plataformas, Baboon! irá incrementando su dificultad a medida que avancemos en el juego. Empezaremos en niveles relativamente fáciles en donde será fácil avanzar. Peo mientras conquistemos nuevas pantallas, los retos se incrementarán y aparecerán desde pinchos puestos con la intención de hacernos más difícil la subida, hasta abejas rondando el escenario que se entrometerán en nuestros vuelos “controlados”.

A la hora de volar, los jugadores tendrán que tener en cuenta además de la trayectoria que seguirá el mono protagonista, la potencia de la bomba con la que se volará. En ocasiones no hará falta una gran explosión para ascender, mientras que en otras será preciso aumentar hasta el máximo con el fin de salvar una gran distancia. La combinación de recorrido a seguir y de fuerza de las explosiones será la clave para tener éxito. Bueno, eso, y como te hemos dicho conocer el patrón de los enemigos del escenario con el fin de evitarlos.

En total, Baboon! ofrece 60 niveles distintos en los que habrá un reto distinto que superar y en donde a cada paso dado, se incrementará la dificultad (cosa consabida a estas alturas). Todas estas pantallas se distribuirán en 7 mundos con sus propias características y en los que nos encontraremos varios objetos nuevos que usar para salvar los obstáculos propios de cada escenario. Al final de cada una de estas zonas nos espera un jefe al que habrá que tomarle la medida antes de enfrentarnos a él. Ir de cara va a suponer una derrota segura, pero enfocando el combate el éxito estará un poco más cerca.

En cada uno de los 60 niveles iremos enfrentándonos a distintos retos con los que conseguir medallas. Por ejemplo, uno de estos desafíos puede ser lograr todos los plátanos del escenario, otro conseguir superarlo sin requerir la guía que nos indica la posible trayectoria que tomaremos o alcanzar la meta antes de un tiempo en concreto. En concreto serán tres medallas las que se ubiquen en cada pantalla, hacerse con las 180 será algo que te va a costar bastantes horas de juego pero significarán que habéis conseguido dominar al máximo las mecánicas de Baboon!

Porque en Baboon! no será todo explotar y volar, también habrá otros tipos de bombas. En concreto existirán hasta ocho versiones con distintas aplicaciones, por ejemplo el explosivo magnético con el que atraer los plátanos u otra que emite fuego con el que derretir los bloques de hielo presentes en cada nivel. En muchas ocasiones habrá que combinar las utilidades de cada una de ellas para obtener el resultado. Pero ojo, porque el cronómetro va en nuestra contra y más vale no tardar una eternidad decidiéndose porque entonces va a suponer una derrota irremediable.

Y si antes dijimos que Baboon! era un juego de plataformas, pero lo cierto es que en algunos momentos los jugadores tendrán que enfrentarse a puzles que obligarán a tirar de ingenio. Cumplir estos retos significará la llave para seguir con la historia de este título hasta su final, pero ármate de paciencia, porque no van a ser precisamente fáciles. En ocasiones solucionar uno de estos puntos puede llegar a frustrar al jugador. De hecho, completar el 100% del juego es algo que va a requerir de mucho aguante ya que hacerse con todas las medallas, los niveles ocultos y cumplir con todas las tares es algo que necesitará de horas.

Gráficamente, Baboon! no es un título que haga gala de todas las posibilidad de la nueva generación de consolas. Pero Relevo Games ha conseguido camuflar bastante bien su título como una producción japonesa. Estéticamente parece un producto sacado desde el Japón y cada detalle ha sido cuidado para que el usuario se olvide de que en realidad este videojuego ha sido desarrollado por un estudio español. AL mismo tiempo, el apartado sonoro también contribuye a ello y el ambiente es tan amable que termina por relajar al usuario y hacer perdonar la prueba a nuestra paciencia que va a suponer este juego. Porque sí, vamos a recurrir al chiste fácil, Baboon! es un juego que puede hacernos “explotar”.

Damián Montero

Jugabilidad: Un videojuego de plataformas de los que gustan, de los que te termina por frustrar y preguntarte por qué diantres gastaste dinero en algo que te provoca tal sentimiento de impotencia. Hay que saber manejar los controles, conocer el juego y probar hasta dominar el sistema de controles. Baboon! cumple con lo que se promete dentro de este género: un auténtico reto. No es que el protagonista sea difícil de controlar, sino que tienes que aprender a manejarlo.

Gráficos: Vale, no estamos ante gráficos realistas a más no poder. Pero Relevo Games ha sabido jugar sus cartas, ya que no iba a trabajar en un título 3D, ha optado por ganarse nuestro corazón de otra forma. ¿Cuál? Una aventura que nos hace sentir como dentro de una máquina recreativa japonesa, no se han dejado ni un detalle. Difícil pensar que este título ha nacido en España y no en el país asiático. Un buen ejemplo de cómo con pocos recursos, se puede hacer algo si se usa bien.

Sonido: Al igual que ocurre con los gráficos, en Baboon! no existen grandes guiones ni tan siquiera una voz doblada. Pero los efectos de sonido es excelente, conjuga perfectamente con sus gráficos y la imagen de videojuego inocente y tranquilo se consigue.

Duración: Niveles secretos, medallas, la misma historia principal… no va a ser el juego que puedas completar al 100% en un breve espacio de tiempo. Habrá que repetir una y otra vez hasta tener éxito. Mucha paciencia a la hora de iniciarse en Baboon! Además el grado de rejugabilidad es muy bueno ya que se podrá optar por seguir adelanto y luego repetir la experiencia para obtener todos aquellos puntos que nos dejamos en el camino.

Conclusión: Relevo Games ya nos demostró de lo que era capaz en la versión de Baboon! para PS Vita. Ahora, la adaptación de este título a PlayStation 4 es sencillamente genial. Un título que honra a las plataformas más clásicas y que sabe ganarse al público dándole uno de los retos más grandes a los que se puede enfrentar. Perfecto para todas las edades, un buen título para disfrutar en familia y en compañía de amigos para ver quién es capaz de asimilar antes los retos que el estudio español nos ha ofrecido. Este videojuego enamora desde que nos colocamos encima de la primera bomba y será difícil no acompañar a Tumbili hasta el final de su historia, será difícil y tedioso. Pero la diversión está asegurada y las horas de juego, también. Si crees que todo era muy sencillo, no te lo puedes perder.

Juegos Relacionados Si te gusta juega a… Te puede interesar…
Rayman Origins
A Pixel Story

Completar el 100% del juego costará horas y horas.

Juan Montes

Comunicador y apasionado de los videojuegos de aventuras, rol y plataformas. Crecí junto a un marsupial y blandiendo la llave espada; ahora acompaño a cazarrecompensas, asaltatumbas y luciérnagas con la misma pasión.
Cerrar