El Regreso del Señor de la Noche

5920

El nombre de uno de los cómics más reconocibles de la historia de los superhéroes nos viene perfecto para hablar del regreso de Batman a las consolas. El Caballero Oscuro sabe renovarse y sobrevivir década tras década mejor que la mayoría de sus colegas con capa, ya sea con las películas de Tim Burton o Christopher Nolan, las aventuras escritas por Frank Miller, Grant Morrison o Jeph Loeb y por supuesto con lo que nos toca: los videojuegos de Rocksteady.

Hace dos años estos estudios nos dieron en toda la boca con Batman: Arkham Asylum y se convirtió en el artista revelación de la temporada. Para decirlo suavemente: desde entonces los videojuegos de superhombres nacidos de los cómics ya no son lo mismo, todos se miran en el espejo de esa obra maestra (un adjetivo que se usa siempre muy a la ligera pero aquí está bien utilizado, ¿no?). Vamos a ver si su segunda bat-parte ha estado a la altura, porque somos millones los jugones los que la estábamos esperando.

Batman sale a la ciudad

La primera sensación que notaremos es que el tiempo no ha pasado. Aunque sí lo haya hecho en el hilo argumental de la aventura, sentiremos que nos han soltado a dar tollinas desde el minuto uno con poco o ningún tutorial. Es decir, si no jugasteis Arkham Asylum (¡a qué estáis esperando!) os agobiareis un poco al despegar porque mucho del guión, por no decir todo, nace de lo que vivimos en aquella cárcel que tenía más psicópatas que una temporada de CSI. Si a eso le añadimos que al contrario que la primera vez ahora llevamos de serie casi todas las armas que aprendimos a usar, os recomendamos que os deis un garbeo por chirona antes de salir a la ciudad de Arkham.

Estamos en una especie de gueto, una población a las afueras de Gotham donde se ha decidido recluir a todas las alimañas que la gente de bien no quiere ver por la calle. Debe ser que la cárcel se les quedó pequeña y ante una idea tan brillante el villano Hugo Strange ha aprovechado para tomar el poder. No ha sido el único “doctor maligno” que ha decido saltar al ring y entre tanto gambitero, Bruce Wayne se ve atrapado, decide ponerse el traje oscuro de orejas puntiagudas y empezar a enseñar a estos abrazafarolas quién manda en Arkham.

Decenas de villanos y aliados

El cóctel es el siguiente: Strange nos amenaza continuamente por megafonía con algo llamado “Protocolo 10” que inicia una cuenta atrás intrigante, el Pingüino anda molestando con las armas de Mister Freeze, lo mismo que Dos Caras y sus esbirros, Hiedra Venenosa y sus plantitas, Ra´s al Gul y… bueno, mejor que descubrais al resto de malencarados porque lo de espoilear no está bien visto. Todos estos bichos raros os los encontrareis con apenas un 10% del juego en marcha, si a eso le unimos que al final la voz cantante de la historia tendrá que ver con nuestro archienemigo Joker y una jugarreta de lo más rastrera, os daréis cuenta de que tenéis más curro por delante que nosotros para decidir cual será el mejor juego de 2011.

Lo bueno esta vez es que tendréis más aliados. Si antes tuvimos al comisario Gordon, ahora su hija Oráculo, nuestro mayordomo Alfred o el colega Robin nos echarán una mano. Pero el principal apoyo será Selina, Catwoman para los amigos. ¡Y quién fuese su amigo! Aunque este fuese un juego en el que no soltásemos mamporros como panes gallegos, o la gente no hablase como para que les lavasen la boca con jabón Lagarto, sólo por el escote y el traje ajustado de la gatita Batman: Arkham City ya se habría ganado el Pegi +18. ¡Miau!

Con Catwoman podremos jugar y no solo mirarla embelesados. Aunque lleva látigo y la manera de moverse es diferente, no variarán los movimientos en ataque y los desplazamientos por la ciudad, serán los mismos que Batman aquellas veces que nos metamos en su ajustadísimo traje: suya ya es la cremallera más famosa de los videojuegos. Incluso podremos subir de nivel sus atributos (ejem…) al igual que los de Batman. Hasta tal punto tendremos que saber manejarnos con su piel felina que las estatuas de Enigma escondidas por toda la ciudad (ahora muchas veces se consiguen a través de puzles muy complicados) tendrán su propia versión gatuna.

Escenarios y armas

Si en la cárcel de Arkham todo eran pasillos y recovecos, en la ciudad todo se vuelve enorme. Los escenarios crecen, los movimientos de Batman y sus desplazamientos son mucho más importantes, así como su acción detectivesca para adivinar donde debemos dirigirnos ayudados por pistas de todo tipo. Visitaremos cárceles, comisarías, catedrales, museos, túneles de metro, fábricas… Decenas de escenarios vestidos de la penumbra y la herrumbre más gótica.

El murciélago se parece por momentos a Ezio de Assassin´s Creed, no sólo por ir saltando de edificio en edificio, si no por la forma de pelear. Estos dos juegos tienen los dos sistemas de combate más envidiados de su género y además hacen crecer la historia a base de muchas misiones secundarias. Pero Batman tiene más herramientas que el italiano, su superpoder es un cinturón con más capacidad que la mochila de Doraemon: batarangs de diferentes tipos para golpear a distancia, un secuenciador criptográfico para detectar conversaciones y abrir puertas, una pistola de carga eléctrica, gel explosivo, bombas de humo, lanzacabos o la útil batgarra. Sólo una cosa utilizaremos más que esta última herramienta: nuestra visión de detective para observar enemigos y encontrar zonas útiles del escenario. Porque el sigilo, otra vez igual que en la saga Assassin´s, será nuestra mejor arma.

Conclusión

Con lo que diga Nathan Drake con Uncharted 3 y el colega Ezio con su paseo turco en Assassin´s Creed: Revelations, formaremos un triunvirato de aventuras que convierten 2011 en un año memorable. Por supuesto que vemos cosas negativas en este regreso de Batman: ya no sorprende como hizo su debut, el guión es más aturullado por el número de personajes distintos que se han incluido, el modelo pasillero de Arkham Asylum servía para estructurar la historia, y es muy recomendable enfrentarse primero a la aventura de la cárcel antes de salir a la calle. Avisados quedáis. Pero si sois fans del Caballero Oscuro, este juego os saciará completamente, os exigirá de lo lindo si queréis emociones fuertes y puzles enrevesados que fuercen vuestra habilidad. Ahora la ciudad se convierte en la principal novedad, el estilo sandbox que se ha creado dota de mucha libertad a nuestra forma de jugar y aumenta las horas de diversión. Además, escenas tan inolvidables y angustiosas como las que vivimos con el Espantapájaros en la cárcel de Arkham aquí volverán de la mano de otros villanos.

En definitiva, no os cortéis un pelo y acabad con la capa hecha jirones: “Batman is back in town”.

 

@TomasMcNulty

Publicaciones relacionadas

Cerrar