Sé el Caballero Oscuro

Rocksteady Studios nos presenta la primera aventura para la realidad virtual del Caballero Oscuro, que en esta ocasión aparcará la acción y el combate para centrarse en unas labores detectivescas que le llevarán a recorrer la ciudad de Gotham, que el usuario transitará de forma espectacularmente inmersiva en una experiencia tan breve como intensa desarrollada para PlayStation VR.

13854

Los fans de Batman tienen una cita obligada con esta nueva aventura del superhéroe que, en esta ocasión, abandonará las propuestas más habituales para introducirse en una experiencia de realidad virtual en la que el jugador podrá experimentar qué se siente dentro del traje del Caballero Oscuro. Se trata de la primera incursión de la franquicia Batman: Arkham en la realidad virtual que los chicos de Rocksteady Studios han diseñado para el recién estrenado dispositivo de VR de Sony.

En Batman: Arkham VR no viviremos, sin embargo, una aventura de acción al uso en la que el héroe de Gotham podrá exhibir sus dotes de combate, sino una historia de investigación con tintes detectivescos en la que el superhéroe deberá seguir pistas e investigar algunas de las localizaciones más famosas de la ciudad. Sin más, te ofrecemos nuestras impresiones del título exclusivo de PlayStation VR que, pese a su brevedad, ha supuesto una de las experiencias de realidad virtual más satisfactorias por el momento.

Esta aventura de Batman para la realidad virtual nos propone adentrarnos en el universo del superhéroe desde una perspectiva poco habitual en sus adaptaciones anteriores al videojuego. En esta ocasión, la acción se deja al margen en la mayor parte de la trama para centrarse en la investigación, unas dotes de las que deberá hacer gala el Caballero Oscuro, encarnado en primera persona por el jugador gracias a las gafas de realidad virtual de Sony.

Se trata de una ocasión única para vivir una historia que hasta ahora no había podido experimentarse desde dentro y que arrancará, como tantas veces, con esa mítica secuencia del pequeño Bruce Wayne junto a sus padres en un oscuro callejón de Gotham. Tras despertar de ese recuerdo, será el momento de iniciar una misión en la que el usuario tendrá que encontrar a Robin, desaparecido sin dejar rastro, localizando en primer lugar a Nightwing.

Para ello, los chicos de RockSteady nos llevarán por diferentes escenarios, que el jugador podrá recorrer de manera estática a través de diferentes puntos de visión que permitirán observar la escena desde varias perspectivas. Cabe destacar, por tanto, que el movimiento del personaje se reducirá al de las herramientas de las que pueda hacer uso pero sin posibilidad de caminar de forma visual hasta otra posición.

De este modo, Batman tendrá a su disposición sus batarang, que podrá lanzar hacia donde precise, y la batgarra, que le permitirá moverse por el escenario, teletransportándose en realidad de un lugar predefinido a otro, o interactuar con diversos elementos situados para ello. Además, contará con un escáner de mano con el que, por ejemplo, podrá inspeccionar la escena del crimen en busca de pruebas o analizar un cuerpo en busca de la pista definitiva.

Valiéndose de estos objetos, el usuarios recorrerá la ciudad de Gotham y algunas de sus localizaciones más populares, como la mansión Wayne y otros lugares que no vamos a desvelar para no arruinar la experiencia, lamentablemente excesivamente breve. Tan solo nos llevará una hora aproximadamente completar la aventura, una duración llamativamente reducida incluso en una propuesta para la realidad virtual de estas características, que podría haberse extendido varias horas más sin mayor problema.

La inmersión, de hecho, no supone un problema en Batman: Arkham VR, que permite disfrutar de una experiencia en primera persona sin ocasionar ninguna sensación de malestar incluso en sesiones muy prolongadas en las que el usuario pueda finalizar la trama de una sola sentada. Probablemente influya la jugabilidad, diseñada para observar el entorno desde una posición estática e interactuar con él mediante los dispositivos PlayStation Move.

Su control, de hecho, resulta tan intuitivo como satisfactorio. Utilizando cada mando a modo de mano en el juego, el jugador podrá realizar acciones muy precisas en las que intervendrán las herramientas antes seleccionadas. Mientras los batarang se hallarán en nuestro pecho, la batgarra se situará en el costado derecho y el escáner en el izquierdo. Cogerlo será tan fácil como mover el controlador hacia la parte del cuerpo en la que se encuentre.

Esta exactitud en los movimientos realizados se convertirá en uno de los aspectos clave del título, favoreciendo así un proceso de investigación casi detectivesco en el que el superhéroe, y por ende el jugador, deberá participar en diferentes procesos en los que se exprimirán las posibilidades de la realidad virtual y, sobre todo, de los mencionados PlayStation Move sin necesidad de desplazarse por el escenario como en tantas otras propuestas.

El apartado técnico, uno de los más destacados de cuantos títulos de realidad virtual hemos analizado, es otro de los puntos fuertes de esta original aventura de Batman. Gráficamente, siempre comparándolo con otras opciones para VR, luce imponente y con un cuidado nivel de detalles en todas sus localizaciones. Además, tal y como hemos apuntado, la sensación de inmersión resulta excepcional en todo momento, que es, al fin y al cabo, lo que busca el usuario en un videojuego como este.

La banda sonora, también sobresaliente, está muy presente en los momentos más potentes y se convierte en un elemento narrativo más tanto en el desarrollo como en la conclusión de la historia. No podemos decir lo mismo del doblaje, inexistente en castellano al contrario que en la saga Batman: Arkham. En esta ocasión, el jugador deberá optar por los subtítulos, una opción que no siempre funciona de forma óptima y que, evidentemente, no es la adecuada para experimentar la realidad virtual.

Con el objetivo de compensar la brevedad de la trama, los desarrolladores han introducido además unos puzles que Enigma situará en diversas localizaciones una vez completada la aventura. De este modo, se trata de motivar el rejugado de un título que también ofrecerá la posibilidad de desbloquear vehículos y personajes coleccionables en las siguientes partidas.

Javier Castillo

JUGABILIDAD: Se trata de una de las propuestas más satisfactorias de PlayStation VR en términos de jugabilidad. Las mecánicas resultan sencillas en ejecución y muy precisas gracias a los controladores PlayStation Move, con los que puede realizarse cualquier acción sin necesidad del Dualshock 4.

GRÁFICOS: El apartado técnico es de los más destacados del catálogo actual de Sony para la realidad virtual. Los escenarios presentan, a diferencia de otros juegos de estas características, un nivel de detalle lo suficientemente alto como para lograr la inmersión del jugador del modo más satisfactorio.

SONIDO: La banda sonora es espectacular en varios tramos de la aventura, en los que la presencia musical se convierte en uno de los elemento narrativos más relevantes. Lamentablemente, no podemos obviar la carencia del doblaje al castellano con la consiguiente introducción de subtítulos, al contrario que en el resto de la saga.

DURACIÓN: Seguramente el aspecto más criticable de la aventura sea su extensión, de apenas una hora de duración. Lo más llamativo es que obedece a una decisión creativa más allá de cualquier limitación técnica, por lo que la trama podría haberse prolongado varias horas más si los desarrolladores así lo hubieran decidido. Las posibilidades de rejugado, más allá de puzles y coleccionables, son mínimas.

HISTORIA: La trama es lo suficientemente interesante para mantener el interés de un jugador que deseará seguir avanzando hasta llegar al desenlace y conocer todos los detalles argumentales. Además, resulta accesible para cualquier tipo de jugador, incluso aquellos ajenos al universo de Batman.

CONCLUSIÓN: La saga Batman: Arkham vira a la realidad virtual con una propuesta tan breve como intensa. En esta ocasión es el jugador el que encarna al Caballero Oscuro desde una posición que le permitirá interactuar con el entorno de forma única mientras hace uso de las principales herramientas del superhéroe. No estamos, sin embargo, ante un clásico juego de acción sino ante un título totalmente inmersivo orientado a la investigación detectivesca que agradará tanto a los fans de Batman como a los enamorados de los point and click.

Juegos Relacionados Si te gusta juega a… Te puede interesar…
Batman: Return to Arkham
Batman: Arkham Knight

La aventura dura aproximadamente una hora.

Juan Montes

Comunicador y apasionado de los videojuegos de aventuras, rol y plataformas. Crecí junto a un marsupial y blandiendo la llave espada; ahora acompaño a cazarrecompensas, asaltatumbas y luciérnagas con la misma pasión.
Cerrar