Análisis Batman: The Enemy Within: Episodio 3 – Reencuentro con el pasado

 

 

Que Telltale Games se encuentra en un bajón creativo es indudable. Sus últimos trabajos (The Walking Dead: A New Frontier, Guardianes de la Galaxia o las dos temporadas de Minecraft: Story Mode) lo atestiguan. Sin embargo el año pasado ya pudimos disfrutar del primer Batman, un título bastante acertado y sorprendente y ahora estamos haciendo lo propio con su segunda temporada, llamada The Enemy Within.

El gran atractivo de la nueva temporada fue durante los dos primeros episodios a nuevos personajes como Enigma, Harley Quinn, Waller o Bane, pero ahora que Telltale Games ya ha puesto las cartas sobre la mesa hemos jugado a un episodio tres que, probablemente, es uno de los mejores capítulos que la compañía californiana ha cuajado en los últimos tiempos. Y nosotros que nos alegramos de ver al mejor Telltale de nuevo.

Pongámonos en situación: en el episodio dos Bruce Wayne se había infiltrado (por orden de la Agencia de Waller) en el Pacto, el grupo de villanos liderado por Bane y había tenido que decidir entre ayudar a este villano o a Harley Quinn durante la “emboscada” de la Agencia en las calles de Gotham. Así terminaba el episodio anterior, por lo que en este el Pacto está buscando al topo que filtró su plan de robo del cadáver de Enigma, el cual el Pacto quería para algo.

Sin embargo la mayor revelación del segundo episodio de Batman: The Enemy Within fue la reaparición de Catwoman (también conocida como Selina Kyle), que es precisamente el personaje que hace que esta segunda temporada de Batman vuelva a tomar el impulso que tanto necesitaba. Los tira y afloja de la temporada anterior, el romance, las desconfianzas y la atracción vuelven a estar presentes y eso es exactamente lo que tanto anhelaban los aficionados de Telltale.

No faltan escenas repletas de tensión y humor en la piel de Batman o Bruce Wayne y ante las narices de un John Dee que cada vez quiere sacar más de lo que tiene en su interior y de una Harley Quinn implacable que asusta con solo mirarte a la cara. Todo el elenco de villanos está siendo perfectamente tratados y todos a su modo infunden temor, aunque como infiltrados en el Pacto también podemos llegar a entender sus motivaciones.

Por otro lado también volvemos a relacionarnos con personajes no vinculados al mundo del crimen. Debemos “enfrentarnos” a un comisario Gordon que cada vez entiende menos las actuaciones de Batman (pues no está al corriente de las actividades de Bruce Wayne) y a una Waller que no deja de exigir más y más. Afortunadamente en este episodio también tenemos la oportunidad de volver a hablar cara a cara con Tiffany Fox.

Más allá de los personajes que aparecen o dejan de aparecer, este tercer episodio de Batman: The Enemy Within es exactamente lo que estábamos esperando. Al fin se ha vuelto a poner ante nosotros decisiones difíciles que debemos tomar bajo presión y dentro de un tiempo límite. También ha vuelto la desconfianza hacia ciertos personajes y las ganas de venganza y, por supuesto, el interés añadido que supone tener en pantalla a un personaje con el que existe un interés romántico.

Telltale Games ha recuperado todos elementos y ha ofrecido el mejor episodio de toda su saga de Batman hasta el momento, tanto por argumento como por la cantidad de geniales personajes que aparecen. Nuevamente las fases de exploración son las que tienen menos potencia narrativa y que, por lo tanto, ralentizan el ritmo del juego, que coge fuerza cuando los personajes conversan y nosotros tomamos decisiones, ya sea en acciones concretas o eligiendo diferentes opciones de diálogo.

En cuestiones audiovisuales nos encontramos ante, desgraciadamente, lo de siempre. La banda sonora original y el casting de voces para los personajes ha sido de lo más acertado en esta ocasión (suele serlo en los videojuegos de Telltale), pero como de costumbre encontramos frases cortadas cuando tomamos decisiones rápidamente y otros fallos de sonido. Algo que, como es habitual, también se extiende al terreno gráfico.

Estéticamente Batman: The Enemy Within es uno de los mejores trabajos de Telltale Games, que cada vez recrea mejor ese estilo cartoon y comiquero que tan bien le sienta a la propuesta. Donde nos encontramos con algún que otro problema es donde siempre: en la traducción al castellano. Además de que los textos nos siguen llegando en castellano latino, mientras jugábamos este episodio una decena de líneas de diálogo aparecieron sin previo aviso en inglés, lo cual es marca de la casa.

Joel Castillo

Jugabilidad: Las fases de exploración e investigación de los escenarios son las más aburridas del episodio, aunque Telltale se está esmerando en introducir nuevos elementos que hagan de estas algo más dinámico. Lo mejor del conjunto se encuentra en la acción con Quick Time Events y en la toma rápida de decisiones y diálogos.

Gráficos: En lo estético Batman: The Enemy Within sigue estando a un gran nivel y todos los personajes que aparecen en la historia tienen un diseño, a nuestro juicio, de lo más inspirado y atractivo.

Sonido: La banda sonora y el doblaje al inglés son de gran calidad y nos ayudan a meternos de lleno en la historia. Lástima que los errores idiomáticos en los subtítulos sigan apareciendo (aunque en menor medida que en el episodio dos) para sacarnos.

Historia: Sin duda alguna el punto fuerte del videojuego de Telltale. La compañía californiana parece haber recuperado con The Enemy Within su toque maestro y en este episodio ha conseguido ponernos en tensión, hacernos sudar la gota gorda para tomar decisiones y ha intensificado todas las relaciones de Bruce Wayne y Batman con los personajes que nos rodean.

Duración: El gran punto débil de Telltale siempre será el tiempo que nos hacen esperar para jugar a un producto tan corto. Nuevamente estamos ante un episodio cercano a la hora y media, lo cual se nos queda muy corto.

Conclusión: En el episodio tres de Batman: The Enemy Within ha vuelto, al fin, el Telltale que tanto nos gustaba hace tan solo un par de años. Tras varios baches consecutivos y un bajón evidente, la compañía californiana ha ofrecido un episodio cargado de tensión, desconfianza, romance, acción y decisiones duras que hay que tomar en tan solo unos segundos. No sabemos qué encontraremos en los dos episodios restantes, pero si todo sigue por estos derroteros tiene muy buena pinta.

Publicaciones relacionadas

Cerrar