Análisis Batman: The Enemy Within – Episodio 4 – El comienzo de la locura

 

 

A mediados del pasado año 2017 el estudio californiano Telltale Games volvió a la carga con la segunda temporada de su serie narrativa de Batman. En este caso llegaba con el subtítulo de The Enemy Within y nos proponía una historia en la que íbamos a encontrar a grandes personajes del universo del caballero oscuro, como es el caso de Harley Quinn, Enigma, Bane o John Doe, más tarde conocido como el Joker.

Hemos tenido que esperar unos cuantos meses (el estudio se ha tomado el periodo navideño de descanso, al menos en cuanto a lanzamientos se refiere), pero ahora ya está aquí el cuarto y penúltimo episodio de esta segunda temporada. Nosotros ya hemos podido jugarlo (en su versión de PlayStation 4) y, como siempre, te contamos qué nos ha parecido tanto a nivel argumental como técnico, pero tratando de evitar spoilers para no fastidiarte las sorpresas que se produzcan durante el capítulo.

 

La historia es lo más importante en cada videojuego de Telltale, así que nuevamente comenzaremos hablando de ella. Tal y como terminó el episodio tres, la tapadera de Bruce Wayne infiltrado en El Pacto ya ha terminado (a no ser que optaras por entregar a Selina Kyle), por lo que convertirse en Batman en casi todas las situaciones es lo que más haremos durante este cuarto e intenso episodio que, no obstante, nos ha parecido una mera transición hacia el desenlace final.

Tenemos acción, como casi siempre. Los combates en los juegos de Telltale son extremadamente sencillos y simples, pero lo cierto es que el nivel de espectacularidad que alcanzan lo compensa todo. En este episodio no hemos tenido casi ninguna fase de investigación. Por un lado lo agradecemos, pues siempre es lo que más nos aburre de los títulos de Telltale, pero por otra un juego de Batman sin investigación no tiene ningún sentido.

Lo más interesante del episodio tiene que ver con las reflexiones que se hacen en torno al personaje de Batman. Hasta en dos ocasiones, y por dos personajes diferentes, Bruce Wayne es cuestionado por sus métodos cuando se pone en la piel del Hombre Murciélago. Tenemos total libertad para definir cómo queremos que sea nuestro Batman y, afortunadamente, podemos decir que nunca vamos a matar porque eso no va con nosotros.

La otra gran noticia del cuarto episodio de Batman: The Enemy Within es la transformación de John Doe, que se va pareciendo cada vez más al personaje que todos conocemos y alejándose de un Bruce Wayne al que hasta ahora había considerado un amigo. En mayor o menor medida aparecen todos los personajes importantes de la temporada (Harley, John, Tiffany, Avesta, Selina o Alfred), lo cual siempre es buena noticia. De quien no hemos sabido nada esta vez es del comisario Gordon.

Si tuviéramos que poner una pega a este cuarto episodio es que apenas nos ha permitido tomar decisiones importantes, de aquellas que te hacen morderte las uñas y elegir en cuestión de segundos algo que cambiará la historia. Por contra, sí hemos tenido pequeñas decisiones durante los diálogos que han podido cambiar nuestra relación con los personajes anteriormente mencionados, de modo que cómo llegue cada uno al quinto y definitivo episodio dependerá única y exclusivamente de nuestras palabras.

Como decíamos, no ha sido el episodio más trascendental de la temporada, pero ha preparado perfectamente las cartas para el quinto y definitivo capítulo que, salvo hecatombe, sí pinta realmente atractivo. En lo técnico estamos gratamente sorprendidos por haber tenido continuidad en algo que parece cada vez más habitual en Telltale: subtítulos cien por cien en castellano y ni un crasheo ni bajo rendimiento en momentos de máxima acción.

Es lo mínimo exigible, pero ya sabemos que con Telltale no siempre se puede cantar victoria antes de tiempo. Eso sí, algunos errores de traducción propios del mismísimo Traductor de Google siguen haciendo acto de presencia, como traducir un “easy” que se refiere a “tranquilo” como “fácil”. Por lo demás no hemos encontrado problemas técnicos reseñables, de modo que Telltale progresa adecuadamente, como dirían en el colegio.

Lo audiovisual sigue estando a un gran nivel. Artísticamente estamos encantados con lo que ha hecho Telltale en este Batman: The Enemy Within, pues diseños como el de Harley Quinn o John Doe nos parecen exquisitos. En lo sonoro seguimos por la buena línea de siempre, con un doblaje más que aceptable y una banda sonora continuista pero efectiva en los momentos que más necesita serlo.

Joel Castillo

Jugabilidad: La limitación jugable forma parte de todos los títulos de Telltale, pero ya vamos sobreaviso. Este nuevo episodio de Batman: The Enemy Within funciona igual que siempre: acción con Quick Time Events, decisiones en conversaciones y algún que otro pequeño puzle que no supone ninguna dificultad.

Gráficos: Artísticamente el diseño de los personajes nos parece increíblemente acertado y además hay que destacar que no encontramos fallos de rendimiento reseñables.

Sonido: La banda sonora y el doblaje rayan al mismo buen nivel de siempre, a lo que hay que añadir un subtitulado al castellano perfectamente ejecutado (al menos en la versión de PlayStation 4 que hemos jugado).

Duración: El gran problema de los episodios de cada juego de Telltale es que siempre nos deja con ganas de más. Otra vez nos tenemos que contentar con una hora y cuarto de duración.

Historia: El argumento avanza por un camino que cada vez nos atrapa más, por lo que estamos deseando ver cómo concluye todo. El enfrentamiento final puede ser predecible, pero tenemos ganas de comprobar cómo decide cerrar Telltale todas las tramas y relaciones que hemos ido abriendo con Bruce Wayne a lo largo de estos cuatro episodios.

Conclusión: Puede que este cuarto y penúltimo episodio de Batman: The Enemy Within no sea el más sorprendente que nos haya ofrecido Telltale, pero da continuidad a la buena dinámica que viene exhibiendo esta segunda temporada de la saga. Correcto en lo técnico y lo sonoro, el videojuego destaca por poner en pantalla a muchos personajes en poco tiempo, aunque precisamente esa escasa duración es el gran problema nuevamente de esta entrega de Telltale.

Publicaciones relacionadas

Cerrar