Análisis de Batman: The Enemy Within – Episodio 2: El lado oscuro de Bruce Wayne

A lo largo de su breve aunque intensa trayectoria Telltale Games ha tomado diferentes campos como fuente de inspiración para crear sus obras. Los propios videojuegos (Tales from the Borderlands o Minecraft: Story Mode), el cine (Back to the Future: The Game, Jurassic Park: The Game), pero, sobre todo, los cómics (Guardianes de la Galaxia, The Walking Dead, The Wolf Among Us) han sido algunos de ellos. Los más recurrentes.

El pasado año 2016 el estudio californiano Telltale Games comenzó a contar su historia protagonizada de Batman. Odiada por unos y amada por otros, pues el argumento variaba algunos de los momentos más clásicos de la franquicia del caballero oscuro para darle una vuelta de tuerca y sorprender a todos los jugadores. Un año después se estrenó The Enemy Within, la segunda temporada de su aventura gráfica protagonizada por Batman.

En el primer episodio Batman se había de hacer cargo de una nueva figura que había resurgido en Gotham, Enigma. Este alocado personaje consiguió acabar con su buen amigo Lucius Fox, pero las cosas se iban a complicar todavía más cuando John Doe (el Joker) volvía a aparecer en su vida y le pedía que fuera a conocer a sus amigos. Por si fuera poco, la directora de la Agencia le hacía saber a Batman que conocía su identidad como Bruce Wayne. Ahora ha llegado el segundo episodio y esto es lo que nos ha parecido.

Argumentalmente este ha sido un episodio muy extraño para cualquier seguidor del Batman de Telltale, pues el caballero oscuro tiene mucha menos importancia y presencia que Bruce Wayne. Es la alternancia entre ambos personajes la que suele hacer que el episodio resulte variado y dinámico, de modo que es difícil de explicar la decisión que ha tomado Telltale. Tal vez el próximo se centre mucho más en Batman.

Y es que tras los acontecimientos del primer episodio ahora Bruce quiere acercarse al grupo al que pertenecía el difunto Enigma para acabar con todos ellos y no permitir que esos villanos sigan sembrando el caos en su querida ciudad. Este nuevo grupo de enemigos está compuesto por el mencionado Doe, pero también por Harley Quinn, Mr. Freeze y el temible Bane. Es por ello que Bruce debe infiltrarse en sus filas.

Precisamente por ello también decíamos que Bruce Wayne se vuelve más oscuro que nunca en este segundo episodio de Batman: The Enemy Within, pues se aleja de sus aliados y se junta con el enemigo, que le obliga a hacer cosas horribles para ser aceptado. Respetamos la decisión creativa de Telltale, pero nuestra sensación al jugar es que nos hace sentir incómodos tener que jugar como si Bruce Wayne fuera un villano y nos hace replantearnos si verdaderamente no hay un modo mejor de hacer las cosas.

Más allá de lo meramente argumental, de lo que no desvelaremos más detalles, queremos hablar de lo que a nuestro juicio es la mejor parte de todo el segundo episodio de Batman: The Enemy Within: Harley Quinn, John Doe y su relación con Bruce de por medio. A Doe ya lo conocíamos, pero la primera impresión de Harley ha sido muy positiva. Telltale ha acertado tanto con el diseño como con el carácter del personaje.

Como decíamos, si algo nos decepciona de esta nueva entrega de Batman para la que hemos tenido que esperar dos meses es la poca presencia de los aliados de Bruce/Batman, ya sea Alfred, Tiffany Fox, el comisario Gordon o la propia directora de la Agencia. La otra gran decepción es que ya casi estamos en el ecuador de la aventura y Telltale todavía no ha introducido el interés romántico que suele incluir en sus videojuegos para aportar un toque diferente y del que el jugador puede interesarse o pasar por completo de meterse en esos temas.

Es por tanto que en lo argumental y narrativo encontramos luces y sombras, aunque algunas decisiones creativas son más cuestionables de lo habitual, además de contar con unas decisiones que no nos llevan al límite y que, al menos por ahora, no parecen tener demasiada importancia. El mayor problema de Batman: The Enemy Within en su segundo episodio es el de siempre: cómo funciona el juego y los defectos extradiegéticos que nada tienen que ver con las historia pero que deslucen el resultado.

Curiosamente esta vez no nos hemos encontrado problemas de rendimiento y a lo largo de todo el episodio (con una duración aproximada de hora y media) hemos podido disfrutar de la acción sin caídas en la tasa de frames por segundo y sin los clásicos crasheos de los videojuegos de Telltale. De lo que no nos hemos librado (algo cada vez más habitual en la compañía californiana) es de sus pésimas traducciones al castellano.

Sin ánimo de exagerar podemos decir que al menos el 70% de los textos que nos han aparecido a lo largo del episodio han sido en inglés, mientras que solo el 30% restante han aparecido en castellano. Si Telltale dijera directamente que sus juegos son en inglés no habría queja posible, pero se nos vende como un producto subtitulado en castellano, de modo que la forma en la que ha aparecido este episodio es absolutamente inadmisible.

Lo peor de todo no es eso, sino el desconcierto de no saber en qué idioma te va a aparecer la siguiente frase del videojuego. Y eso en un título narrativo en el que la historia es lo más importante es el peor error que se puede cometer, pues impides que el jugador esté cien por cien concentrado en lo que ocurre en pantalla. El borrón más grande de un episodio que, por otra parte, tampoco ha sido nada del otro mundo.

Joel Castillo

Jugabilidad: La forma de jugar sigue siendo la misma que en cualquier otro título de Telltale, en el que la toma de decisiones, la ejecución de Quick Time Events y la escasa libertad en algunas zonas más abiertas son la forma de avanzar.

Gráficos: Nada nuevo que reseñar desde el episodio anterior, salvo que este Batman: The Enemy Within luce muy bien y ha clavado el diseño de algunos personajes. Especialmente acertado nos parece el de Harley Quinn, que podría convertirse en un personaje muy interesante.

Sonido: La banda sonora y el doblaje están a un gran nivel, pero el problema con los subtítulos es imperdonable. La mayor parte de los textos aparece en inglés, pero la alternancia con algunas líneas en castellano hace que el título sea prácticamente injugable.

Duración: Telltale es fiel a su estructura clásica y vuelve a dividir su episodio en seis apartados, lo que nos da una duración cercana a la habitual: cerca de la hora y media.

Conclusión: El segundo episodio de Batman: The Enemy Within ha sido extraño en muchos sentidos. Algunas decisiones creativas que se han visto plasmadas en el argumento no tienen demasiada lógica, pero lo aceptamos porque no sabemos cómo tiene pensado Telltale continuar esa línea. Lo peor de todo es el problema de los subtítulos, que desluce por completo un episodio que, por otra parte, no pasará a los anales de la historia como uno de los mejores de la compañía.

Juegos Relacionados Si te gusta juega a… Te puede interesar…
Batman: Temporada 1 Harley Quinn es la gran incorporación de este segundo episodio.

Publicaciones relacionadas

Cerrar