Acción con un toque femenino

Platinum Games revolucionan el género de la acción en tercera persona con un título que sigue el estilo del clásico Devil May Cry. Aunque esta vez con una sensual bruja como protagonista.

Corría el año 2001, cuando Capcom cambiara los juegos de acción con un título de culto: Devil May Cry. Este, lejos de seguir lo pasos de lo que era habitual por aquel entonces, contaba con un ritmo trepidante y una jugabilidad a años luz de la competencia. Ahora, casi diez años después, los autores del clásico, rebautizados como Platinum Games y bajo las órdenes de SEGA, vuelven a conseguirlo. Bayonetta es un juego llamado a cambiarlo todo de nuevo.

Una mujer de armas tomar

Bayonetta bien podría ser lo que en su día no fue Devil May Cry 4. Es decir, una vuelta de tuerca más en las aventuras de acción en tercera persona. Pero el título, pese a sus indudables similitudes con la saga de Dante, tiene personalidad propia, empezando por su historia. En este caso el argumento nos pone en la piel de Bayonetta, una bruja medieval que vuelve a la vida para terminar con una terrible amenaza. Ángeles, humanos y demonios llevan mucho tiempo enfrentándose entre sí, y el momento de la verdad se acerca al fin…

La mecánica del juego es relativamente sencilla, aunque no convencional. Durante los dieciséis niveles que dura el título (unas doce horas de juego, en realidad), tenemos que recorrer pantallas repletas de enemigos y de acción. Para ello contamos con una protagonista realmente rápida, ágil y llena de posibilidades de ataque. De entrada, Bayonetta es capaz de golpear a los enemigos, hacer todo tipo de piruetas y disparar hasta con los tocones. Pero por si fuera poco, el juego también permite que llevemos a cabo variadísimos combos. Tantos que resulta casi imposible no dejarse muchos en el tintero durante la aventura. Además, el juego gana en espectacularidad gracias a la opción de ralentizar el tiempo, para así derrotar a los monstruos más fácilmente. Esta bruja es una mujer de recursos, sin duda.

Y es que su endiablado ritmo, casi una coreografía, y la intensidad de sus combates son la auténtica clave de este Devil May Cry vitaminado. Pero no queda ahí la cosa. Platinum Games también han hecho un profundo trabajo a la hora de diseñar tanto a la protagonista (de sorprendentes animaciones) como a los enemigos o los niveles, que siguen manteniendo ese toque medieval-épico marca de la casa.

En definitiva, Bayonetta es uno de esos títulos de acción que no deja indiferente. A quienes sagas como Ninja Gaiden o God of War se les empiecen a quedar pequeñas (o reiterativas), encontrarán aquí un auténtico fogonazo jugable. De lo mejor de su año.

Publicaciones relacionadas

Cerrar