El jardín del Edén

Toybox Games presenta un colorido videojuego de estrategia, Birthdays The Beginning, donde el usuario se convertirá en un dios capaz crear un mundo a su antojo y poblarlo de cientos de especies de animales y plantas. Lanzado en PlayStation 4 y PC, esta original propuesta permite asistir al milagro de la creación en primera persona y observar las consecuencias de cualquier acciones en la geografía del llamado cubo, un universo capaz de albergar vida.

13977

Los amantes de los videojuegos de estrategia hallarán en Birthdays The Beginning, lo nuevo de Toybox Games, una propuesta altamente interesante que sitúa al jugador en una posición privilegiada. Partiendo de un mundo totalmente vacío, la labor del usuario será la de manipular el terreno hasta que reúna las condiciones necesarias para albergar vida. Desde pequeños organismos unicelulares hasta árboles o dinosaurios de todo tipo podrán nacer y crecer en el llamado cubo si el clima es el adecuado.

Se trata de un título desarrollado para la consola de actual generación de Sony y para PC, donde ya puede adquirirse tanto en su versión física como digital. Sin más dilación, te dejamos con nuestras impresiones tras introducirnos, a través de PlayStation 4, en el mágico universo del juego, capaz de sorprender con cada nueva partida y de convertirse en una experiencia totalmente distinta para el jugador que se atreva a ejercer de dios en este colorido título de corte independiente.

Nos hallamos ante un videojuego de estrategia nada convencional, en el que el usuario deberá aguardar pacientemente a que sus decisiones influyan en el mundo que va creando y, por ende, evolucione de la forma deseada. Para ello, deberá tener especialmente en cuenta tres factores fundamentales: la temperatura, la prosperidad de la forma de vida y la ubicación de cada una de ellas en el llamado cubo, el terreno que conforma el universo del juego.

El objetivo no es otro que crear vida, por lo que cada uno de los movimientos realizados debe tratar de ir en favor de este propósito. No obstante, una vez completado el tutorial, el usuario tiene total libertad para llevar a cabo las acciones que considere oportunas, sin necesidad de seguir ningún tipo de guion marcado previamente. El videojuego ofrece, por tanto, una experiencia única en cada nueva partida, en la que el libre albedrío se convierte en un aspecto básico.

Para alcanzar el propósito deseado será necesario atender a diferentes vistas, hasta tres modos diferentes con los que controlar qué ocurre en el mundo que hemos confeccionado desde cero. El primero de ellos es el modo Micro, en el que tiene lugar la creación. El tiempo está congelado mientras se manipula el mundo, por lo que el usuario podrá dedicar cuanto tiempo desee a elevar o ahondar el terreno o, por ejemplo, a inundarlo de agua con la conocida como gota primigenia.

Para crear algunos elementos o modificar el terreno más rápidamente será necesaria la utilización de diversos objetos, que aleatoriamente irán apareciendo en el mapa para que el jugador los descubra. Asimismo, para llevar a cabo cualquiera de estas acciones deberán consumirse las reservas de PV, que se restaurarán en el modo Macro, una modalidad meramente contemplativa en la que sí avanza el tiempo.

Aunque esta vista del mundo ofrece la posibilidad de restaurar los puntos PV, también permite consumirlos. Si el usuario prefiere avanzar rápidamente para observar las consecuencias de sus acciones en el modo Micro, podrá activar una cámara rápida a cambio de estos ansiados puntos, indispensables para realizar cualquier tipo de modificación en el universo del videojuego. En cualquier caso, la vista Macro permitirá apreciar cómo el entorno del cubo cambia constantemente cuando se reúnen las condiciones adecuadas para la vida.

¿Cómo conseguirlo? Únicamente es necesario atender a diversos factores, como la posición del terreno, que hará variar la temperatura de forma visible. Mientras las elevaciones más altas lograrán bajar la temperatura del cubo, la planas lograrán el efecto contrario. Del mismo modo, una mayor acumulación de agua conseguirá aumentar la temperatura, que en última instancia determinará qué especies pueden aparecer y, sobre todo, cuáles serán capaces de sobrevivir.

De esta forma, si una especie no es sostenible podrá desaparecer o, en el mejor de los casos, adaptarse al entorno para evolucionar y seguir con vida. Aunque el juego permite albergar especies muy complejas, como dinosaurios de todo tipo, las primeras en aparecer serán el fitiplancton, la forma de vida original, el zooplancton, el primer organismo multicelular, o el estromatolito, un organismo similar a una roca que nacerá a orillas de zonas acuáticas.

Tan importante es favorecer la aparición de estas especies como el proceso de captura de cada una de ellas, necesario para avanzar de la mejor forma posible en el juego. Para llevar a cabo esta tarea, que además de proporcionar puntos de experiencia a nuestro personaje servirá para registrar y catalogar las especies en una biblioteca, el usuario tendrá que acceder al modo Vista.

Es una nueva vista, más próxima al modo Micro que al Macro, en la que la cámara se muestra mucho más cercana para que el jugador pueda observar hasta el último detalle, favoreciendo la exploración incluso a través de cualquier accidente geográfico. Además, los organismos que aún no hayan sido capturados aparecerán de forma destacada para que el jugador pueda llevar a cabo el proceso de la forma más sencilla posible.

Al fin y al cabo, es la principal manera de subir de nivel y de mejorar las aptitudes del avatar protagonista, que conforme vaya progresando irá viendo aumentar su poder. Puesto que nos encontramos ante un título de estrategia de avance totalmente abierto, el juego ofrece también la posibilidad de solicitar pistas simplemente pulsando un botón. De este modo, cuando el jugador esté atascado en alguna fase podrá desbloquear la situación con un útil consejo.

En cuanto al idioma, Birthdays The Beginning presenta tanto la interfaz como los textos en castellano a excepción de algunos mensajes de consecución de objetivos, que se encuentran en inglés. No obstante, tanto el prólogo inicial como la descripción de cada una de las acciones realizadas puede leerse en nuestro idioma, puesto que el videojuego carece de audio en este sentido. Por su parte, el apartado gráfico es simplemente cumplidor, propio de una propuesta de corte independiente como la que nos ocupa. Sin embargo, cualquier limitación en este sentido es compensada con un diseño visual colorido y, progresivamente, incluso llamativo.

Javier Castillo

JUGABILIDAD: Aunque la gran cantidad de opciones disponibles pueda sorprender a primera vista, el control de cada una de las modalidades resulta sencillo e incluso intuitivo. La interfaz es capaz de ofrecer, en este sentido, toda la información necesaria para que la experiencia del jugador sea lo más óptima posible.

GRÁFICOS: Se trata de un título de corte independiente que, además, no pretende convertirse en un juego de referencia en cuestiones técnicas. No obstante, el diseño cartoon de los diferentes elementos y el colorido de todos ellos acaba convirtiendo el aspecto visual del videojuego en uno de sus principales valores.

SONIDO: La acción se acompaña únicamente de un gran surtido de efectos sonoros, puesto que juego carece de una narración como tal. No obstante, tanto a interfaz como los textos se presentan totalmente en castellano a excepción de algunos mensajes de consecución de objetivos, que pueden leerse en inglés sin mayor inconveniente.

DURACIÓN: Resulta difícil establecer una duración determinada en un videojuego de estas características, en el que es el usuario el que elige cuándo concluye su viaje en este mundo creado desde cero. La evolución del cubo es prácticamente ilimitada, por lo que aquel que lo desee podrá dedicar largas sesiones hasta alcanzar el objetivo que se haya propuesto.

CONCLUSIÓN: Birthdays The Beginning es un videojuego de estrategia en el más puro sentido de la palabra. Aquellos que se sumerjan en la nueva propuesta de Toybox Games no hallarán grandes dosis de acción, sino un ejercicio de carácter contemplativo que el usuario podrá controlar a su antojo. Modificando hasta el último detalles del universo del juego, el protagonista será capaz de plantar la semilla que más tarde albergue múltiples formas de vida. Su supervivencia dependerá, únicamente, de la habilidad del jugador para crear un entorno seguro y climatológicamente adecuado para cada uno de los organismos que allí residan.

Juegos Relacionados Si te gusta juega a… Te puede interesar…
HomeTown Story


El videojuego cuenta con múltiples especies, desde microorganismos a dinosaurios.

Juan Montes

Comunicador y apasionado de los videojuegos de aventuras, rol y plataformas. Crecí junto a un marsupial y blandiendo la llave espada; ahora acompaño a cazarrecompensas, asaltatumbas y luciérnagas con la misma pasión.
Cerrar