No hay pesadilla que cien años dure

11554

Una nueva remasterización se une al poderoso elenco que está inundando las consolas de nueva generación. Llega de la mano del estudio Koei Tecmo y se llama Bladestorm: Nightmare, un título que nos adentra de lleno en la vibrante Guerra de los Cien Años con un estilo musou combinado con un fuerte componente estratégico. 

Corría el año 2007 cuando recibíamos Bladestorm: The Hundred Years' War en PlayStation 3 y Xbox 360. Ahora, desde Koei Tecmo y Omega Force han querido recuperar este interesante título que tan buen acogida tuvo por parte del público jugón y que consiguió conquistar con su dinamismo y un gran componente estratégico que causó un tremenda impresión entre este tipo de videojuegos que podríamos categorizar en el género musou. De este modo recibimos su remasterización en las consolas de nueva generación PlayStation 4 y Xbox One, denominada Bladestorm: Nightmare, donde volvemos a adentrarnos en la imponente Guerra de los Cien Años, que se desarrolló entre los años 1337 y 1453.

Cabe destacar que el título no ha sido ampliado en exceso, por lo que no esperes grandes novedades respecto a lo que se vio en la entrega de origen, principalmente en su modo historia, que está trasladado directamente de Bladestorm: The Hundred Years' War con las prestaciones propias de las nuevas máquinas de Sony y Microsoft con la intención de ofrecernos un punto de vista distinto al que hemos tenido en Occidente del género en el que predomina la franquicia Warriors. En nuestro caso hemos tenido la oportunidad de probar la versión de PlayStation 4, donde hemos podido conocer todas las prestaciones de título y que compartimos contigo a través de este análisis. 

Una de las grandes prestaciones de Bladestorm: Nightmare, que sirve de elemento diferenciador con el resto de títulos de género musou, es que podemos controlar a las diferentes clases de nuestro pelotón con la facilidad de pulsar un único botón.

Esto nos ofrece una gran variedad estratégica dada la inmediatez con la que podemos tener acceso a los soldados de infantería, caballería o especialistas arqueros (cada una con sus virtudes y defectos), aunque tan solo podemos controlar a un grupo reducido de cada una de las clases, para que los enfrentamientos contra el pelotón enemigo no se conviertan en todo un paseo, algo que con un poco de práctica no es difícil evitar, con lo que el desarrollo de la aventura principal se convierte en algo fácil de superar si disponemos de una inteligencia estratégica de nivel medio. En este sentido, al mando de nuestra unidad pulsamos un botón y todos atacan a la vez, pudiendo realizar ataques especiales, defensas y cargas grupales si la moral es alta

Otro de los aspectos que cabe destacar es la posibilidad de configurar nuestro propio guerrero, donde la personalización es más amplia de lo que cabría esperar, por lo que los amantes de este tipo de herramientas pueden estar largo rato editando a su protagonista hasta que alcance el resultado que se busque. Una vez confeccionado, podemos lanzarnos a la acción con la misión de conquistar el mapamundi, algo tremendamente típico en este tipo de juegos, a medida que vencemos a los terribles líderes de cada fortaleza que decidamos abordar. En estas misiones de conquista, podemos encontrarnos con conocidos personajes históricos como Arthur de Richemont, Eduardo de Woodstock o Juana de Arco, que participaron en la citada Guerra de los Cien Años.

Y precisamente Juana de Arco es una de las principales protagonistas de Bladestorm: Nightmare, ya que la gran novedad de la remasterización la encontramos en su modo Pesadilla, donde descubrimos el lado más oscuro y oculto de este conocido personaje histórico, a raíz de coquetear con una fuerza mágica que la corrompe, atrayéndola hasta el lado oscuro, como si de Darth Vader se tratase.

Es aquí donde descubrimos el toque más fantástico del título, donde se nos ofrecen más posibilidades jugables. Entre el ejército que puede comandar esta temible Juana de Arco se encuentran criaturas de la talla de dragones, demonios y otro tipo de monstruos que nos ponen la carne de gallina en combate. Una de las novedades de Pesadilla es la posibilidad de dar órdenes hasta a cuatro pelotones por medio del mapa de batalla con lo que somos capaces de comandar hasta a 200 soldados al mismo tiempo, algo que pasa a estar disponible también en La Guerra de los Cien Años una vez cumplamos los objetivos necesarios en este nuevo modo.

En lo referente a la remasterización en materia gráfica, hay que reconocer que el resultado es excelente. Se han conseguido paliar de manera notable los siete años con los que ya contaba el título a sus espaldas y convertirlo en todo un videojuego que no desentona, en absoluto, entre las producciones de este género en la nueva generación. Un trabajo realmente admirable de los chicos de Omega Force para llegar a alcanzar los 1080p, contando con una resolución muy fina y cuidada. No se puede decir lo mismo de la tasa de refresco, que encuentra numerosas caídas, la mayoría de ellas completamente inexplicables, a pesar de que el título corre a 30fps. Más allá de este escollo, que dificultad en gran medida la jugabilidad en determinados momentos, el diseño y modelado de los personajes es fantástico, así como las texturas del campo de batalla y de las fortalezas y paisajes que nos encontramos en el camino. 

Por lo tanto, debes saber que para adquirir Bladestorm: Nightmare, tendrás que estar más que acostumbrado a los títulos de género musou, conociendo lo que ya os hemos contado: una fórmula conocida y prácticamente calcada de lo que vimos hace siete largos años en Bladestorm: The Hundred Years' War, con el añadido de una nueva modalidad con elementos fantásticos, que se entremezclan con la historia de esta poderosa guerra, tratada con un estilo extremadamente oriental. 

Juan Montes


————————————————-
Valoración final

Jugabilidad: Estrategia y conquista. Son las grandes premisas de las que hace gala Bladestorm: Nightmare, donde además convergen algunos elementos fantásticos que amplían la experiencia jugable. Precisamente el modo Pesadilla es su gran atractivo, mientras que el modo historia puede llegar a ser repetitivo y con una escasa variedad, algo que puede aportar frenetismo en su vertiente oriental, pero que se hace insuficiente en su resultado final.

Duración: La duración puede oscilar entre las 15 y las 20 horas, si combinamos todo lo que puede ofrecernos el modo de historia principal y el nuevo modo Pesadilla, que aunque son totalmente diferentes en su contenido argumental, sí que son complementarios en sus prestaciones jugables.

Gráficos: La remasterización le sienta como anillo al dedo, ya que tras siete años hemos podido disfrutar de esta obra con unos gráficos adaptados a la nueva generación que encajan muy bien entre los diferentes títulos de este género que hemos podido ver hasta entonces en las nuevas máquinas. Los 1080p de resolución lucen fantásticos, algo que desentona con sus constantes caídas de framerate.

Sonido: El sonido es aceptable en la mayoría de sus vertientes. Los sonidos del campo de batalla están muy bien trasladados y se reproducen con la necesidad de nuestras batallas. No ocurre lo mismo con el contenido melódico, que peca de repetitivo y poco profundo para la magnitud de una guerra como la que se trata.

Conclusión:

El veredicto de Bladestorm: Nightmare nos ofrece un título con un componente oriental muy marcado del que sigue sin alejarse con el paso del tiempo. Este hecho es una losa que frena el progreso que podría llegar alcanzar esta interesante propuesta basada en la Guerra de los Cien Años. No obstante, aquellos que disfrutaran con el título original, cuentan con el aliciente de unos gráficos potentes y mejorados, además de un nuevo modo dominado por una temible Juana de Arco.
—————————————————
Juegos relacionados:

  • Bladestorm: The Hundred Years' War

Si te ha gustado te gustará:


No te quedes sólo en el juego:

  • Una novela: La Guerra de los Cien Años – Édouard Perroy

Cerrar