Rol a la japonesa

Los ilustres Hironobu Sakaguchi (Final Fantasy) y Akira Toriyama (Dragon Ball) son los responsables de uno de los títulos más “japoneses” de Xbox 360. Rol por turnos de estilo clásico y totalmente localizado a nuestro idioma.

Blue Dragon supone, sin lugar a dudas, uno de los más claros esfuerzos por parte de Microsoft por intentar aumentar el éxito de Xbox 360 en suelo japonés. No solo reuniendo en un solo proyecto a algunos de los creativos más famosos del país nipón, sino ofreciendo un título de rol con las características clásicas que generalmente causan furor por allí.

Como un anime

La historia de Blue Dragon está protagonizada por Shu, Jiro y Kluke, tres chavales que deciden enfrentarse a la terrible amenaza que desde hace tiempo azota su aldea: un tiburón de tierra. Poco después, el grupo de niños descubre el secreto que marca para siempre sus aventuras, el poder de unas sombras que les acompañan durante los combates.

De esta forma nace un título que, a todas luces, puede calificarse como un RPG clásico, que hace gala de todas las características típicas dentro del género: combates por turnos, subida de nivel, mejora de habilidades a medida que avanzamos y derrotamos enemigos, etc. No obstante, parte del protagonismo del juego lo tienen las sombras que controlamos, a las cuales también se las puede evolucionar de manera personalizada. Un estilo de juego, ya decimos, muy a lo Final Fantasy o Dragon Quest, salvando las distancias.

Epopeya fantástica

A lo largo de las más de treinta horas que dura la aventura, en Blue Dragon visitamos lugares de lo más variado y pintoresco. Como es habitual, algunos están repletos de enemigos salvajes que nos atacan de forma regular y otros, ciudades y demás, son lo que podríamos decir “seguros”. Las distancias son bastante largas y, como sucede en casi todos estos juegos, con el tiempo podemos tener nuestro propio vehículo para movernos algo más rápido por los mapas.

Por otro lado, al estar firmado por el ilustrador Akira Toriyama, que además de ser el autor del mítico manga Dragon Ball también se ha ocupado de los diseños de otros títulos (como es el caso de Dragon Quest), el juego tiene un estilo artístico muy reconocible. Que guste más o menos ya depende de la afinidad de cada jugador al trabajo en particular de este artista japonés.

Finalmente, el título está también completamente doblado a nuestro idioma, con voces y subtítulos en castellano. Aunque si se prefiere, igualmente se puede optar por las voces originales en japonés.

Blue Dragon es, en resumen, un juego de rol clásico, muy “a la japonesa”. Tanto su planteamiento como su historia, personajes y demás recuerdan en muchos aspectos a títulos incluso de otras generaciones pasadas. Quizá demasiado…

Cerrar