AlfaBetaRETRO: Blue's Journey – Contigo sí, bicho

 

Cuando las placas de Neo Geo MVS empezaban a proliferar en los recreativos, antes de centrarse en el género de la lucha tocaron varios palos como los run and gun, los beat'em up o los shoot'em up. Incluso algo tan aparentemente opuesto como los juegos de plataformas coloristas y con personajes de aspecto infantilizado no quedó ajeno al sistema de SNK para ofrecer al público de alma más cándida algo que poder llevarse a los mandos a cambio de cinco duros. 

Sin embargo, en este caso SNK no es la desarrolladora del juego que nos ocupa, sino que esa tarea recae sobre los hombros de Alpha Denshi, socios de SNK y estudio que prácticamente desarrollaba en exclusiva para ellos desde la segunda mitad de los ochenta. De esta alianza salieron juegos como Magician Lord o Ninja Combat, pero también el que nos ocupa, Blue's Journey, lanzado en Japón como Raguy.

Si definimos Blue's Journey como un arcade de plataformas en el que llevamos a un protagonista que puede cambiar de tamaño, derrotar a sus enemigos saltando sobre ellos y que al final de cada nivel debe saltar al punto más alto de la meta para lograr puntos extra, seguramente llamaríamos a engaño. Espera a conocer Blue's Journey, porque es mucho más que un juego con cierto parecido a las correrías de según qué fontanero. Aquí no combatimos contra tortugas y lagartos, sino contra la polución.

El Imperio Daruma ha llegado al planeta Raguy, hasta ahora aun plácido vergel, pero actualmente en peligro de convertirse en un vertedero por los residuos de las plantas industriales de los invasores, que han venido a consumir los recursos naturales del planeta. El joven Blue, el héroe local, no piensa dejar que su pueblo siga llenándose los pulmones de porquería y parte hacia la base del Imperio Daruma para darles un escarmiento usando sus habilidades para aturdir a los enemigos, sus varias armas y su capacidad para el cambio de tamaño.

Si realmente la presunta filtración de los juegos de Neo Geo Mini da en el clavo, entre ellos estaría este Blue's Journey, que lo cierto es que tendría todos los números para estar no en esta, sino realmente en cualquier recopilación de juegos del sistema de SNK. Si no lo conoces y te preguntas si realmente es tan bueno, pues lo cierto es que tampoco es un juego que marque época. Pero sí es un desmarque con respecto a la clase de juegos que solía ofrecer SNK a sus usuarios. Blue's Journey es un juego de plataformas de tono ligero, muy colorido y de aspecto caricaturesco. Como otros tantos de su género, y al mismo tiempo, diferente a ellos.

Blue's Journey parte con un claro mensaje ecologista que nos traslada a un mundo, el del planeta Raguy, en el que encontramos parajes de diversa índole. Los naturales son ciertamente bellos, y son el tesoro que Blue está decidido a proteger. Sin embargo, y aquí llega la primera cualidad de esta recreativa, podemos decidir el camino a seguir para llegar al Imperio Daruma en la fase final, haciendo que los niveles sean diferentes.

Esto, que no es que descubra la pólvora, sí es inusual en una recreativa por una razón, y es que aporta un componente rejugable al juego. En sus diversas partidas, los jugadores pueden hacer probatinas para ver qué rutas les convienen más y cuáles evitar. De hecho, en uno de los niveles hay, medio escondida, una tienda que nos ofrece un servicio de transporte a cambio de flores, la moneda de cambio del juego. Si tenemos las suficientes, podemos saltarnos un buen trozo del juego. 

Pero empecemos donde empecemos y hagamos lo que hagamos, lo que no cambiará es el modo de proceder de Blue (y del segundo jugador simultáneo si optamos por el cooperativo). El héroe puede saltar sobre los enemigos, y al aterrizar sobre su cabeza, dejarlos aturdidos y girando sobre sí mismos para, al pulsar el botón de ataque, lanzarlos y que arrasen con lo que encuentren. Eso nos puede incluir a nosotros si nos vienen de recote, así que cuidado. Otra opción es que Blue use su hoja para atizar a los malos, y literalmente, ponerlos patas arriba, con lo que serán susceptibles de ser recogidos y arrojados.

La hoja es una de las posibles armas que Blue puede usar, siendo las otras una bomba que arroja describiendo una parábola y un afilado búmeran, y todas ellas se pueden mejorar recogiéndolas varias veces. De hecho, Blue puede encontrar en su camino una especie de cogollos en cuyo interior puede hallar flores que puede gastar en las tiendas (si dispone del trébol de cuatro hojas para que éstas aparezcan), puntos u objetos especiales para aumentar su velocidad y ataque, ganar invulnerabilidad temporal, aumentar su límite de salud o recuperar ésta a base miel. Y que se complementan con los que podemos comprar. De este modo, objetos que solo encontramos en tiendas nos permitirán conservar el inventario de ítems que Blue lleve tras perder la siguiente vida, curarse de la maldición que lanza uno de los enemigos o facilitar su nado en las fases acuáticas.

La otra gran baza de Blue es jugar con su tamaño, y como un Ant-Man de la vida, alternar entre un jovenzuelo sano y de tamaño tampoco especialmente espectacular, y un retaco de aspecto más insectoide pero más rápido y capaz de llegar un poco más lejos con su salto. Esta versión «pulga» de Blue puede permitirle, precisamente, acceder a ciertos puntos secretos del juego, o hacer uso de llaves para recoger tesoros y objetos que de otro modo no podría. Pero además de estos secretos, Alpha Denshi juega con ciertos elementos para dejar algunas ayudas en determinados puntos de la aventura, lo que es una razón de más para probar todas las rutas posibles. Sabiéndolo, en determinadas casas hay personajes que nos prestarán ayuda y nos darán mejoras si es que les damos la respuesta adecuada en cada caso. Alguno que otro puede incluso afectar para sacar los varios finales del juego.

Y es que Blue's Journey no termina necesariamente con el héroe llevándose el dulce, dulce beso de la princesa Fa y su mano en matrimonio, ya que éste es el final bueno. Pero si llegamos malditos a la escena final, o si no hemos zanjado cuentas con un rival que nos desafiará en cierto momento del juego, el destino de Blue puede cambiar y quedarse compuesto y sin novia, aunque eso sí, haciendo salvado su mundo. Blue's Journey es un juego entretenido, bastante gracioso y divertido, y dispone de ciertas voces y una banda sonora bastante animadas y algo cómicas por momentos, por lo que si fuera un cóctel se podría decir de él que es de los que entra fácil. Ahora bien, Blue's Journey también está lejos de ser lo mejor en su género. 

Tiene ideas muy buenas, pero adolece de jefes muy fáciles una vez se les coge la pauta, y de un diseño y una longitud de niveles que tampoco es que estén a la altura de los juegos de Mega Man, Super Mario, PC Kid o Sonic. Igual es pedirle demasiado, viendo que Blue's Journey se contenta con ser lo que es, un pequeño gran juego para un pequeño gran héroe. Pero desde luego, si de verdad vuelve con la Neo Geo Mini, no le diremos que no a unas cuantas partidas, a ver si podemos salvar el planeta de la polución y a la princesa de la vida de castidad y soltería.

Juan Elías Fernández 

Se parece a… Si te gusta juega a… No te quedes solo en el juego

Alex Kidd in Miracle World

Super Mario Bros. 3

Serie: La abeja Maya

Canción: Al Hirt – Green Hornet Theme

Cerrar