Puzles temporales

Los desarrolladores de Hothead nos sirven en bandeja un título descargable realmente innovador en muchos aspectos. El nombre de este título es simplemente Braid, pero esconde una jugabilidad más compleja de la que su escueto nombre podría sugerirnos.

Los juegos descargables que se ponen semana tras semana a disposición de los usuarios de PS3 y Xbox 360 van ganando mucho terreno. Y lo hacen gracias a títulos tan innovadores y profundos en su concepción como es Braid, una auténtica demostración de que para crear una aventura de gran calado y enjundia no hace falta disponer de colosales presupuestos en su producción.

Jugando con el tiempo

En esencia, Braid es una aventura de tintes plataformeros que presenta una jugabilidad tradicional en dos dimensiones. En ella asumimos el papel de Braid, un tipo corriente (aunque luego no lo es tanto) al que le ocurren dos desgracias. La primera es que su novia le deja y, para colmo, luego descubre que su antigua chica es secuestrada por un ser monstruoso. Ahí es nada. Sin pensárselo dos veces, Tim (que así es como se llama el protagonista de esta historia) sale a su encuentro, teniendo que superar una buena cantidad de mundos de diferente índole.

La fórmula de juego de Braid está concebida para adaptarse a todo tipo de jugadores, que encontrarán una experiencia de juego diferente. ¿Y por qué? Pues porque en función de nuestro nivel de habilidad y del porcentaje de la aventura que queramos completar el juego es más o menos complejo y duradero. De esta forma, nuestro objetivo en cada fase es tan sencillo como alcanzar la salida del mismo, así de simple. Sin embargo, dar con la misma no siempre resulta tan fácil y, además, repartidos por los niveles se encuentran unas piezas de puzle que podemos ir recogiendo y que expanden sobremanera la complejidad y la extensión de la aventura. En ese sentido, el título recuerda a juegos como Mario o Donkey Kong, producciones típicas de Nintendo.

La forma de superar todos los retos que nos propone cada fase pasa por realizar algún que otro salto pero, sobre todo, jugar con el flujo del tiempo. Y es que el protagonista es capaz de alterar el tiempo de diversas formas (avanzar, retroceder, etc.) en función del nivel en el que nos encontramos. Y es justamente esta faceta de Braid la que le otorga su personalidad y frescura, siendo uno de los títulos que mejor empleo hace de esta función de cuantos han aparecido. No recordamos ningún otro título que se parezca demasiado a esta producción de Hothead.

Y para enfatizar aún más la personalidad de Braid el título presenta una puesta en escena curiosa y de tinte melancólico, inmediatamente reconocible, que está apoyada además por una banda sonora cautivadora. Braid es un juego de culto en toda regla, destinado a un grupo especial de usuarios.

Publicaciones relacionadas

Cerrar