Análisis de Brain Training Infernal del Dr. Kawashima – Hay que sufrir para desarrollar el cerebro

109793

Brain Training es una serie de videojuegos que ya tiene una historia a sus espaldas. Son muchos los años en los que Nintendo vela por la salud mental de sus jugadores junto al incombustible doctor Kawashima, encargado de trasladar a todo el que lo quiera hacia un viaje a través de su propia mente. Con todos los ejercicios que propone el especialista de la compañía nipona, cada persona puede descubrirse a sí mismo, además de marcarse diferentes propósitos para mejorar capacidades como la lógica, la agilidad mental, el cálculo o la velocidad cognitiva respecto a diferentes elementos visuales y matemáticos.

Más allá de la práctica del entretenimiento que va implícita en cualquier videojuego, con Brain Training Infernal del Dr. Kawashima Nintendo propone una nueva fórmula en la que incluso hay que sufrir y frustrarse para superar sus retos y mejorar las capacidades anteriormente mejoradas. Bien es cierto que el juego se adapta a las aptitudes de cada jugador, pero siempre invita a mejorar con ejercicios exigente en su nuevo modo infernal. Aunque, por supuesto, también cuenta con otros niveles mucho más asequibles y divertidos que permiten al usuario relajarse tras ponerse a prueba con el mayor reto mental al que se hayan enfrentado después del milenario cubo de Rubik que, a buen seguro, muchos ya hayan dado por imposible.

Algo que también puede suceder con este infernal videojuego, aunque la indudable capacidad competitiva del ser humano llevará a cualquier a luchar por superarse a sí mismo y demostrarle al doctor Kawashima de qué pasta está hecho. ¿Serás capaz de mantener la concentración?

La vuelta de Brain Training y el doctor Kawashima tras varios años de ausencia es una gran noticia para todos los aficionados a este tipo de videojuegos. Además, el titulo en cuestión, Brain Training Infernal del Dr. Kawashima, cuenta con una dificultad no apta para todos los públicos, especialmente para los cardíacos. De hecho, el propio juego es consciente de su exigencia mental, por lo que limita sus ejercicios en el modo infernal a 5 minutos para no exprimir al máximo la sesera de los usuarios y acabar con algún que otro vahído. Y es que las propuestas de esta novedad jugable se las traen, ya sea por su dificultad o por la rapidez con la que aparecen los elementos en pantalla, haciendo prácticamente imposible memorizarlos.

Aunque ese es el encanto principal de la práctica infernal. Nintendo es consciente del reto que ha implementado con este título y por ello invita a los jugadores a superarse constantemente. Así las cosas, ayuda al usuario si ve que pasa por dificultades para avanzar y se adapta a su ritmo. Es decir, si comprueba que cierta práctica puede superarse con facilidad, provoca una subida de nivel en el ejercicio en cuestión lo que aumenta la dificultad. Esto se consigue superando más de un 85% de acierto. Por el contrario, si se consigue una cifra inferior, caben las opciones de mantenerse en el mismo nivel o incluso descender si la cosa se complica más de lo esperado. Esto es un gran método para permitir la práctica del usuario y que pueda acomodarse a los ejercicios y así ampliar su capacidad lógica, deductiva y de agilidad mental.

No obstante, el avance en este modo infernal es lento. Bien es cierto que a medida que se va practicando se desbloquean nuevos minijuegos y permite explorar nuevas vías, aunque todas ellas estarán limitadas a los cinco minutos diarios que permite el exigente doctor Kawashima. Por lo que la práctica final se puede extender incluso hasta un mes para poder desbloquear todos los modos de juego. Con todos los resultados obtenidos, el especialista mental hace una media de puntuación, lo que permite subir de nivel en el modo infernal; cada jugador comenzará en el nivel F, con la premisa de avanzar de manera alfabética hasta la letra A… y más allá. Todo ello con la intención de ampliar la capacidad de concentración, que es de lo que trata esta nueva entrega.

Para ello, Brain Training Infernal del Dr. Kawashima no cuenta únicamente con el modo infernal, sino que también trae de vuelta otros minijuegos clásicos de la franquicia para rememorar tiempos pasados. Todo ello se engloba en el apartado de la memoria de trabajo. Estos son Prueba de concentración, Práctica de apoyo y Práctica de relax (en este apartado uno de los minijuegos es una inevitable referencia a doctor Mario que permite relajarse mezclando figuras de colores al estilo del clásico juego de NES). En estas otras modalidades de juego los ejercicios tratan de resolver operaciones matemáticas en su gran medida, por lo que hay que estar muy atento a todo lo que aparece en pantalla.

Como algunas de las últimas novedades, a medida que se va avanzando en la propuesta, el doctor Kawashima ofrecerá algunas lecciones y seminarios destinados al usuario para entender mejor el propósito de todos los ejercicios que se plantean. Y no basta con hacer como que se le escucha y pasar rápido su verborrea con ese tono pitufil en el que se convierte su voz al activar la cámara rápida, ya que realiza un test respecto a su discurso para comprobar que se le ha prestado atención. Una situación que cualquiera ha vivido en sus prácticas académicas, vaya. Además, la otra novedad puede encontrarse en un original sistema de diplomas que supone un auténtico reto completar en su totalidad.

En definitiva, Brain Training Infernal del Dr. Kawashima es un regreso más que satisfactorio aunque cuenta con algunas connotaciones que palian la experiencia por su turbulento desarrollo, dado que el juego debió lanzarse en 2012 y todo su código base se basa en esa experiencia. No obstante, hay que resaltar que el aspecto gráfico no es lo verdaderamente importante en esta propuesta y cumple con creces con su cometido.

Juan Montes

Jugabilidad: No hace falta decir mucho más al respecto. La jugabilidad es muy variable y dinámica, invitando al jugador a descubrir nuevas cualidades mediante ejercicios lógicos y matemáticos. La mecánica es muy simple, ya que en la mayoría de ocasiones se limita a escribir en la pantalla táctil o seleccionar los elementos adecuados.

Duración: Bien es cierto que el propio juego invita a visitar al doctor Kawashima cada día, limitando las pruebas infernales a cinco minutos diarios. Aunque el título dispone de otros modos de juego de los que poder disfrutar en el resto de la jornada, puede extenderse incluso un mes para completar su modo de juego principal.

Gráficos: Es el punto más débil del juego. Tiene gráficos de una generación pasada, dado que debió lanzarse originalmente en el año 2012 y este aspecto se nota. Ha mejorado de manera notoria respecto a lo visto en anteriores entregas de Nintendo DS, cuenta con un aspecto algo más pulido y con más polígonos que por aquel entonces, pero no deja de quedarse corto para el 2017 en el que nos encontramos.

Sonido: El sonido no es la parte fundamental de Brain Training Infernal del Dr. Kawashima, aunque sí que cumple cierta función. En la mayoría de los casos, dispone de una sintonía melodiosa que acompañe al jugador hacia una relajación y concentración que requieren los ejercicios a los que se enfrenta.

Conclusión:

Brain Training Infernal del Dr. Kawashima cumple con lo que se propone. Es una entrega más que aceptable para el regreso de esta serie de videojuegos que había permanecido en el olvido durante años. Los nuevos ejercicios son exigentes y divertidos, lo que provoca un estado permanente de pique y superación. Además, la posibilidad de desbloquear nuevos modos de juego a medida que se va avanzando en sus propuestas también invita a no abandonar las sesiones y permanecer pegado a la pantalla durante una gran temporada.

Publicaciones relacionadas

Cerrar