Análisis de Bravo Team – Fuego a discreción

Bravo Team - Fuego a discreción

El catálogo de PlayStation VR continúa creciendo mes a mes y, uno de los principales culpables, es el equipo de Supermassive Games. El estudio británico ya nos ha obsequiado con títulos tan destacables como Until Dawn: Rush of Blood, estrenado en los inicios del dispositivo de realidad virtual de Sony como The Impatient, con el que los desarrolladores volvían a ahondar en el universo de la franquicia de terror desde una perspectiva única y sorprendente. En esta ocasión, sin embargo, los esfuerzos han ido dirigidos a un proyecto muy diferente.

Ahora llega a las tiendas el también esperado Bravo Team, un videojuego de acción en primera persona en el que el jugador encarna a un miembro de un escuadrón de elite mientras se enfrenta, en territorio desconocido, a la amenaza de un grupo terrorista que amenaza con hacerse con el poder. Con la inestimable ayuda de un compañero, la labor del usuario será la de avanzar por el escenario, como en un shooter on rails aunque con más libertad de movimiento, al tiempo que se enfrenta a todos los objetivos que salgan a su paso.

A continuación te dejamos con el análisis que hemos podido redactar tras adentrarnos en el juego mediante PlayStation 4, PlayStation VR y Aim Controller. Aunque es posible disfrutar de Bravo Team con la ayuda de PlayStation Move, lo cierto es que la mejor experiencia solo será accesible desde el mando pistola que pudimos probar, por primera vez hace meses, en un título tan memorable como Farpoint. ¿Quieres saber qué nos ha parecido esta nueva incursión de Supermassive Games en el terreno de la realidad virtual? No tienes más que echar un vistazo a continuación.

Bravo Team - Fuego a discreción

Bravo Team - Fuego a discreción

Pese a que Bravo Team está ideado para disfrutar junto a otro jugador a través del cooperativo online, no será necesario acceder a Internet para completar la aventura. Sin duda, la opción más recomendable es la de adentrarse en la historia en compañía de un amigo o de un usuario al azar, que se convertirán mejores aliados que la inteligencia artificial por defecto. Aquellos que dispongan de esta opción o simplemente prefieran jugar en solitario podrán, no obstante, enfrentarse al videojuego como si de una propuesta individual se tratase.

Sea cual sea la opción escogida, la historia principal estará protagonizada por dos soldados que, codo con codo, deberán acabar con un interminable ejército avanzando por una serie de escenarios ubicados en una ciudad desconocida de Europa del Este. Mientras los insurgentes tratan de hacerse con el poder tras la orden del general Mustavich, nuestra labor será impedir el derrocamiento a la presidenta Yelena Toma, secuestrada mientras viajaba en un convoy a nuestro lado.

Tras reponernos del ataque dará inicio la acción, que no cesará hasta que concluya la aventura. Sin embargo, nuestra libertad de movimiento estará muy limitada en todo momento, por lo que la jugabilidad quedará reducida, salvando las distancias, a lo que conocemos como shooter on rails. Nuestro personaje solo podrá avanzar de una cobertura a otra, en las que podrá ocultarse o asomarse para disparar a los enemigos. Podrá hacerlo tanto con el fusil de asalto inicial como con una escopeta o un francotirador proporcionado más adelante.

El jugador dispondrá también de una pistola con silenciador que cumplirá la labor de arma secundaria, necesaria cuando la munición escasee o cuando nuestro personaje esté malherido en el suelo en busca de ayuda. La mecánica de disparo con cualquiera de las armas disponibles es, sin duda alguna, el aspecto más destacable de Bravo Team. La sensación de realismo, sobre todo proporcionada por el mando pistola Aim Controller, es absoluta cuando nos acercamos al visor para apuntar al objetivo.

Bravo Team - Fuego a discreción

Se echa en falta, sin embargo, una mayor variedad de armamento o algún ítem adicional como granadas de mano u otro tipo de explosivos, que sí encontramos en propuestas similares. Las opciones dispuestas por los desarrolladores son, en cualquier caso, suficientes a la hora de enfrentarse a los enemigos y para confeccionar una experiencia de juego lo bastante variada. La única decisión que rechina verdaderamente es la que respecta al movimiento de nuestro protagonista.

Con el objetivo de evitar que el jugador se desplace directamente por el escenario, el equipo de Bravo Team ha optado por un sistema de teletransportes de lo más peculiares. Cuando nos asomamos en una cobertura podemos elegir cuál será la siguiente a la que nos movamos, pues el mapa es lo suficientemente amplio como para escoger diferentes vías dependiendo de las circunstancia del combate. Una vez elegida la cobertura en cuestión, la cámara cambiará de primera a tercera persona y el usuario verá cómo su personaje avanza hasta ella.

Dado que la secuencia cinemática no siempre transcurrirá desde la perspectiva a la que estábamos acostumbrados y que la cámara volverá inmediatamente al punto de partida cuando el protagonista llegue a su destino, no serán pocas las ocasiones en las que la confusión sea la que se imponga en los segundos posteriores. Si a ello le sumamos la vulnerabilidad del personaje durante el proceso, en el que puede ser herido con las balas de los enemigos, cada movimiento se convertirá en todo un reto para el jugador, sobre todo en la opción de dificultad más elevada.

Además de desplazarse hacia las coberturas convencionales, el usuario podrá escoger también aquellas que ocultan cajas de munición. Dispuestas a lo largo de cada uno de los siete niveles que componen la aventura, será la labor del jugador dar con cada una de ellas cuando los cartuchos empiecen a escasear. Afortunadamente, a pistola antes mencionada gozará de munición infinita, por lo que se convertirá en un salvoconducto en más de una ocasión. También podremos suplir la carencia de balas con los ataques sigilosos.

Bravo Team - Fuego a discreción

En determinadas circunstancias, la opción de desplazamiento nos brindará la oportunidad de movernos hacia un obstáculo desde el que arrancará una cinemática de este tipo de ataques. Inmediatamente, la IA de nuestro compañero replicará la acción y dará muerte a otro de los soldados también en silencio. De manera adicional, el jugador podrá escoger entre varias órdenes concretas que su segundo de abordo cumplirá a rajatabla en cualquier tipo de situación.

Como es obvio, todo ataque se orquestará de manera más eficiente si disponemos de la ayuda de un usuario real, con el que podremos comunicarnos en cualquier momento tanto a través de gestos predeterminados como mediante el chat de voz. Su colaboración será también vital cuando nuestra salud esté bajo mínimos, momento en el que el compañero deberá acudir a curarnos sin demora. En esta y otras circunstancias del juego jugará igualmente un papel clave el doblaje, que Sony a vuelto a introducir en perfecto castellano para la distribución de Bravo Team en España.

En lo que respecta al apartado gráfico, los desarrolladores han vuelto a diseñar un mundo realista y con suficiente nivel de detalle para sostener la acción de manera creíble, una sensación que se traslada no solo al modo principal sino al de puntuación. Aquellos que disfruten puliendo sus capacidades de combate tendrán la oportunidad de enfrentarse a un desafío en el que se valorarán el número de enemigos abatidos, los impactos de bala recibidos y, en última instancia, el tiempo necesario para completar cada uno de los niveles de los que goza la campaña.

Javier Castillo

Bravo Team - Fuego a discreción

Bravo Team - Fuego a discreción

JUGABILIDAD: Bravo Team dispone de unas mecánicas sencillas y accesibles para cualquier tipo de jugador. Pese a que esto puede repercutir en una experiencia limitada o poco variada, lo cierto es que también supone una ventaja para aquellos que simplemente quieren disfrutar de un shooter de realidad virtual sin complicaciones añadidas.

GRÁFICOS: El apartado visual cumple con las expectativas si lo comparamos con otros títulos del catálogo de PlayStation VR. Únicamente rechina el cambio entre la vista en primera y tercera persona cuando avanzamos por el escenario, una decisión que puede desconcertar en algunas circunstancias. Sobre todo en plena batalla, cuando cualquier movimiento en falso puede ser determinante.

SONIDO: Como la mayoría de videojuegos realizados en colaboración con Sony, Bravo Team dispone de un perfecto doblaje al castellano que nos ayudará a introducirnos en su historia desde los primeros compases de la aventura. Los efectos sonoros, por supuesto, son también fundamentales cuando las balas empiezan a volar.

DURACIÓN: Cada nueva incursión podrá mantenernos ocupados durante apenas unas horas, repartidas por hasta siete niveles que iremos encadenando uno tras otro tanto en solitario o en compañía de otro jugador. Precisamente esta alternativa será la que nos lleve a rejugar Bravo Team más adelante, quizás junto a alguien que aún no haya tenido la ocasión de completarlo. Cabe sumar, además, la modalidad de puntuación, diseñadas para superar nuestras propias marcas.

CONCLUSIÓN: Aquellos que antaño disfrutaran de sagas tan recordadas como Time Crisis y se emocionaran apuntando a los enemigos con un arma dispuesta en sus propias manos no deberían perderse esta nueva propuesta que, en nuestra opinión, debería jugarse necesariamente con el mando pistola Aim Controller. Sin este dispositivo, Bravo Team perdería su razón de ser y se convertiría en un shooter en primera persona sin demasiado que destacar.

Publicaciones relacionadas

Cerrar