Wii en pie de guerra

La guerra moderna también ha llegado a la consola de Nintendo. Disfruta de las batallas más intensas en escenarios actuales, dejando definitivamente de lado la Segunda Guerra Mundial.

¿Quién dijo que en Wii no había lugar para las hazañas bélicas? Activision al menos no piensa así, y ni corto ni perezoso ha llevado uno de los juegos de acción más exitosos de los últimos años a la máquina de sobremesa de Nintendo. Y de la mano del estudio Treyarch.

¡A cubierto!

Nada más empezar a jugar a esta versión del ya clásico Modern Warfare tenemos la oportunidad de elegir entre seis niveles de dificultad. Un abanico bastante amplio que va desde los noveles en este tipo de juegos hasta los veteranos. Y no conviene confiarse, porque en Wii todo es distinto.

Como principal novedad, Reflex ofrece un control completamente adaptado a la máquina de Nintendo y a su mando con sensor de movimiento. Básicamente, durante el juego tenemos que utilizar el mando como si se tratara de un arma auténtica, apuntando de igual manera que si tuviéramos un rifle entre las manos. Un estilo que al principio puede hacerse algo raro, pero que gracias a la práctica se termina por dominar con cierta soltura. Además, podemos elegir entre un generoso número de opciones a la hora de configurar el manejo, incluyendo modos manual o asistido, según nuestra habilidad.

Por lo demás, estamos ante un título que, como su propio nombre indica, supone un fiel reflejo de su “hermano mayor” para PlayStation 3 y Xbox 360. Vamos, un juego de disparos en primera persona (visión subjetiva) que nos pone en la piel de un soldado con el que tenemos que enfrentarnos a todo tipo de situaciones bélicas. Dichas misiones pasan por diferentes objetivos, que van desde la clásica de reducir a una serie de enemigos a rescatar a un rehén, pasando por asaltar pueblos y cosas por el estilo. Esto hace que la campaña principal de Call of Duty 4: Modern Warfare Reflex sea intensa y, sobre todo, variada, durante las cinco o seis horas que dura. Ya sabéis que este tipo de lanzamientos suelen destacar más por ser cañeros que largos.

Dejando ya de lado su modo individual, el título también incluye opciones multijugador para compartir con hasta diez usuarios. No todos están presentes desde un principio, puesto que hay que ir desbloqueándolos a medida que jugamos, pero entre ellos se cuentan modos clásicos como Todos contra Todos o Duelo por Equipos.

Hablando ya del acabado técnico del juego, nos encontramos con unos gráficos que intentan aprovechar el hardware de Wii, si bien están varios escalones por debajo de las versiones de Xbox 360 y PlayStation 3. Tened esto presente, porque afecta al grado de realismo que muestra el título, quedando bastante por debajo. En cualquier caso, el doblaje en castellano y la ambientación sí que son muy similares.

Cerrar