Sangre, balas y arena

Poco a poco los juegos ambientados en el Salvaje Oeste ganan en popularidad dentro del mundo de los videojuegos. A series como Gun o Red Dead hay que sumarle esta nueva entrega de Call of Juarez. Un “Western” con sabor a clásico.

Si alguno de nuestros lectores conoce el cine creado en su día por el director Sergio Leone, entonces puede hacerse una idea clara de lo que ofrece este nuevo Call of Juarez, solo que adaptado a un videojuego. Es decir, un enfoque adulto, cañero y lleno de acción del Salvaje Oeste. Un mundo en el que solo importa una cosa: desenfundar más rápido que tu rival.

México lindo

Call of Juarez Bound in Blood da comienzo en plena Guerra Civil estadounidense para llevarnos poco después a México. Es entonces cuando conocemos la historia de un viejo tesoro azteca que, a decir verdad, sirve como punto de partida al argumento del título.

En cualquier caso, y como sucedía en muchas viejas películas del mismo género, el guión no es lo más importante de la aventura. En lugar de eso pronto nos encontramos ante un festival de disparos, tiroteos y, en resumen, acción para dar y tomar. Hay que recordar que estamos ante un juego de acción en primera persona, en la línea de Halo o Killzone, salvando las distancias conceptuales, claro. Aquí en lugar de alienígenas nos encontramos con cowboys y forajidos.

Pero además de disparar a diestro y siniestro, Call of Juarez: Bound in Blood cuenta con sus propias características, alguna nuevas y otras ya conocidas de entregas anteriores. Por ejemplo, el tiempo bala sigue estando presente aquí, pero por primera vez es posible manejar a dos personajes. Y esto, lejos de ser baladí, marca la jugabilidad del título, ya que cada uno de ellos tiene unas habilidades diferentes.

Por supuesto tampoco faltan a lo largo de la aventura las típicas situaciones propias de las películas del Oeste, como duelos o persecuciones en diligencias. Lo dicho, una auténtica sucesión de clichés (esto no es algo negativo, ojo) capaz de atrapar a cualquier aficionado al género. Por desgracia la campaña no es muy larga, y cuando más metidos estamos en ella la cosa llega a su fin.

Gráficamente el título mantiene un nivel de calidad considerable en cuanto a texturas, animaciones e iluminación se refiere. Pero es su ambientación la que se lleva la palma, haciendo que en todo momento nos encontremos como si realmente estuviéramos en algún lugar del México más remoto. A ello también contribuye el doblaje en castellano.

Por último, conviene destacar que Ubisoft también ha incluido multijugador para hasta 12 usuarios, en el cual se dan cita los típicos modos habituales dentro del género.

Cerrar