Capcom se pone nostálgica

8702

Capcom prosigue su relanzamiento de recreativas clásicas para PS3 y Xbox 360 con Capcom Arcade Cabinet, su propuesta de reflote de su propio catálogo en la actual generación.

Ya las disfrutamos en la anterior generación y ahora las tenemos de vuelta en la presenta. Las recreativas de Capcom han sido un elemento clave en nuestra infancia jugona, al menos de los que ya somos algo talluditos, y cada cierto tiempo gustan de volver al presente para que nos planteemos la pregunta, a voluntad de cada uno, eso sí, de si cualquier tiempo pasado fue mejor. La respuesta a esa duda, desde luego, no es lo que vamos a desmenuzar aquí. Esa cuestión se la dejaremos a los filósofos.

No, lo que vamos a tratar son algunos de los juegos que Capcom Arcade Cabinet nos ofrece en forma de lote. Como ya hemos dicho, son de juegos que la desarrolladora rescata de su propio fondo de armario y que para algunos serán viejos conocidos. Para otros, los integrantes del primer pack de 1985 – Ghosts’n Goblins, Gun Smoke y Section Z – puede que no les hayan sido debidamente presentados. Qué es lo que estos juegos ofrecían en su día y qué características podrán encontrar en esta edición quienes ya tuvieran una de contacto en relanzamientos anteriores es en lo que nos vamos a centrar a continuación.

Pero antes de pasar al contenido, hagamos un poco de memoria sobre el continente. Capcom Arcade Cabinet es el envase que almacena una serie de juegos que, como si se tratase de una colección por fascículos, podemos adquirir periódicamente en Xbox Live o la Store de PSN conforme se vayan publicando a lo largo de los próximos meses. Si no nos corre especial prisa, el 31 de abril estarán todos disponibles, bien de forma individual o bien en un único lote conjunto.

La novedad principal que aporta Capcom Arcade Cabinet frente a recopilaciones anteriores son las características de juego online. Si la máquina en cuestión estaba diseñada para poder ser jugada por dos usuarios de modo simultáneo (no es el caso de los arcades que vamos a comentar, vaya por delante), esta opción de juego cooperativo estará disponible a través de la red. Si no es así, siempre podemos intentar superar nuestra propia puntuación y el del resto del globo gracias a la tabla de clasificación mundial y el modo récord, un modo de juego en el que deberemos progresar todo lo que podamos con un solo crédito y sin posibilidad de continuar, además de poder subir repeticiones si es que nos ha salido una partida de las de enmarcar y es, precisamente, lo que queremos hacer.

Si lo que queremos es tomárnoslo con calma y disfrutar, el modo práctica y el modo fácil son lo que nos receta el doctor. En el primero podremos rejugar cualquiera de las fases de cada juego que ya hayamos superado previamente, mientras que en el segundo, el juego se nos presentará en su configuración más asequible, con mayor número de vidas, más permisividad por parte de la máquina, etc. Para acabar, el modo clásico nos pone a los mandos de las recreativas tal como las jugamos en su día, pudiendo elegir entre su versión japonesa o internacional. Junto con las ya usuales galerías de elementos desbloqueables, estas son las credenciales de Capcom Arcade Cabinet como, digamoslo así, línea de juegos puestos a la venta en las plataformas digitales. Y ahora pasemos al turrón: ¿Qué nos vamos a encontrar en el primer Pack de 1985? Pues nada más ni nada menos que estos tres clasicos que os vamos a comentar.

Ghosts’n Goblins

Pensamos francamente que este juego no necesita presentación alguna, y de ser así, nuestros lectores más fieles recordarán que le hicimos un análisis retro no hace mucho tiempo. Pero por si hay algún despistado, y como en el fondo nos encanta recordar esta obra maestra de Capcom, os recordaremos que Ghosts’n Goblins nos pone dentro de la frágil armadura de Sir Arthur con la misión de rescatar a su amada de las fuerzas diabólicas que asolan el reino.

De esta manera, y a lo largo de una sucesión de niveles plagados de enemigos y plataformas, debemos usar nuestros mejores y más coordinados saltos y nuestra habilidad lanzando las distintas armas de las que hacía uso Sir Arthur para progresar en la aventura. La ventaja con la que contamos aquí y que en su día no gozamos es que la ronda de monedas corre a cuenta de Capcom, que en el modo clásico nos permite continuar todo lo que nos venga en gana. Esto no significa que el juego se nos vaya a hacer corto (sobre todo eso, y ya veréis por qué si lo conseguís completar) ni que vaya a ser un paseo. De hecho, Ghosts’n Goblins es de esos casos en los que en vez de estampar el mando contra la superficie robusta más cercana y maldecir a gritos en varias lenguas muertas nos sorprenderemos dándole otra vez a Start e intentando pasar de esa zona que se nos resiste.

Aquí, el modo récord sí que es un auténtico mérito. Lucir una puntuación alta en este juego a una sola moneda y que encima esté entre las mayores posiciones mundiales es como para presumir de ello despertando la admiración y el respeto de nuestros colegas jugones. Puede que hasta os den ganas de compraros un monóculo para que quede aún más patente que os sentís como señores. Eso sí, buena suerte con el reto, pero si uno merece la pena intentarse es el de Ghosts’n Goblins, el verdadero as de esta baraja.

 

 

Gun Smoke

Cierto es que el juego que acabamos de comentar tiene pocos rivales entre el resto de arcades que conforman esta colección, pero eso no quiere decir que no haya nada entre los demás que no valga la pena. Si Ghosts’n Goblins es un arcade de plataformas digno de estudiarse en las escuelas, Gun Smoke es una muy interesante vuelta de tuerca al género de los shoot’em up, solo que en este caso la nave de rigor se sustituye por un cowboy capaz de disparar en tres direcciones, los rayos láser por disparos de colt y el espacio o los planetas inhóspitos por el salvaje Oeste.

En Gun Smoke tenemos como protagonista a Billy, la pistola más rápida a este lado digital del río Pecos. Billy anda a la busca y captura de varios forajidos de los que tendrá que dar buena cuenta a lo largo de 10 fases para imponer la ley y, de paso, embolsarse una suculenta recompensa por sus cabezas, que tampoco viene mal. Billy avanzará continuamente por la pantalla, pudiendo moverse en ocho direcciones pero siempre viendo como la pantalla se mueve inexorablemente en un scroll vertical que nos reducirá al minimo indispensable los momentos de respiro cuando otros pistoleros, tiradores apostados en las ventanas, asesinos con cuchillos, indios, dinamiteros y un etcétera de lo más granado del Far West nos intente llenar de plomo desde todos los ángulos. Tendremos que estar atentos no solo para esquivar los proyectiles y obstáculos sino también para disparar en la dirección adecuada con el botón que corresponda a cada una y para recoger los ítems que obtendremos de barriles y que nos facilitarán la vida aumentando nuestra velocidad, cadencia de tiro y alcance hasta cinco niveles. Ocasionalmente encontraremos también puntos, calaveras que nos restarán un nivel de estas habilidades o a nuestro fiel caballo, que gustosamente se llevará por nosotros la primera bala que nos impacte antes de salir corriendo.

Gun Smoke quizá haya pasado a la historia como un título menor de Capcom, y esto nos parece algo injusto. Su propuesta es muy curiosa, está muy bien implementada y resulta divertida. Es un juego, en la línea de la casa, que no es en absoluto complaciente y que por momentos puede desatar pesadillas y sudores fríos por niveles excesivos de dificultad, pero al que merece la pena dar una oportunidad para descubrir una pequeña y divertida joya de la que no se suele hablar tanto como otras. Y en nuestro país hasta le sacamos un clon, Desperado, de Topo Soft. Una lástima no poder jugar a dobles porque le vendría estupendamente, pero el sabor original es el sabor original.

Section Z

Para acabar, otro de los títulos que no suele salir a colación en las conversaciones sobre juegos míticos. En Section Z manejamos a una especie de astronauta (un tal Capitán Commando… ¿de qué nos suena ese nombre?) con un cohete a su espalda que, a lo largo de un mapeado dividido en zonas distinguidas con las letras del abecedario, deberá ir eliminando a los enemigos sin entrar en contacto con éstos ni sus disparos. Nuestro protagonista puede moverse arriba, abajo y a los lados, pero su disparo no siempre tendrá que ser al frente. Para ello contaremos con un botón que le permitirá darse la vuelta y pasar a disparar a lo que era su espalda. La correcta combinación entre nuestro movimiento y este disparo bidireccional es lo que nos asegurará el éxito en este juego.

Por el camino, y como es habitual, diversos ítems potenciarán su velocidad y potencia de disparo. Nuevamente estamos ante un juego que, por no estar diseñado para dos jugadores simultáneos, solo puede hacer uso de las funciones para guardar récords en la clasificación y cuyo fuerte, y esto puede aplicarse también a los dos anteriores, radica en su control y su jugabilidad.

Lo cierto es que las tres propuestas del pack de 1985 de Capcom Arcade Cabinet son bastante entretenidas. Tres títulos clásicos de Capcom que no deberían faltar, en especial Ghosts’n Goblins, en ninguna colección. Pero en los que quizá el jugador de hoy en día echará en falta algo más para captar su atención. No es que se le pueda hacer mucho, el juego original es el que es y quien no dispusiera ya de éstos en otras plataformas o quiera volver a disfrutarlos en la actual generación seguro que los valorará en su justa medida. Al menos, es lo que hemos intentado hacer aquí.

————————————————————————————————————————————-

Valoración final:

Jugabilidad: No se les considera clásicos por nada. Os recomendamos que los probéis, si no lo habéis hecho ya.

Gráficos: De hace casi treinta años, y sin embargo con encanto. Section Z es más tosco, eso sí.

Sonido: Melodía mítica a cargo de Ghosts’n Goblins, por lo demás poco que añadir.

Duración: En su dificultad habitual, os aseguramos que tenéis juegos para rato.

Conclusión:

El primer pack de juegos de Capcom Arcade Cabinet es un conjunto muy interesante. Ghosts’n Goblins es el verdadero rey de la fiesta, pero no hay que perder de vista que Gun Smoke y Section Z pueden divertir si caen en gracia. Aunque, nuevamente, este material va dirigido a un público muy específico. Si no se está receptivo a él, es mejor decantarse por otras opciones.

————————————————————————————————————————————-

Si te ha gustado te gustará:

Capcom Classics Colleciton Volume 1 y 2

SNK Arcade Classics Vol. 1

No te quedes solo en el juego:

Película: ¡Rompe Ralph!, de Rich Moore

Libro: Ready Player One, de Ernest Cline

Publicaciones relacionadas

Cerrar