¡Vuelven los ochenta!

8459

Capcom nos ofrece de nuevo una recopilación de viejas glorias de los años ochenta para la presente generación. Esto ya lo hemos visto, así que ¿qué hace especial a Capcom Arcade Cabinet? Leed nuestro análisis y lo sabréis.

La nostalgia viene a ser un poco como tomarse un té en la sobremesa. Hay a quién le apasiona y lo tiene por costumbre mientras que otros prefieren su cortadito o un carajillo. Es un sabor que es difícil hacer cuajar entre todos los públicos, y más a 25, casi 30 años vista. A los viejos del lugar, los que andamos contando batallitas de juegos pixelados a la que nos dejan, no nos importa paladear este sabor de vez en cuando.

Al contrario, lo agradecemos porque enseguida vienen a la mente recuerdos de una juventud en la que un buen pedazo de la tarde se escapaba en los salones recreativos para, al día siguiente, presumir de hazañas ante los amiguetes y traficar con esos secretos casi místicos transmitidos de boca a oreja que nadie sabía de dónde salían, pero que eran de eficacia probada: “Si te pones justo en el borde de la pantalla, el jefe no te toca y desde ahí puedes matarlo”. Esta tarde lo pruebo, era el veredicto.

Pero a una generación que ha crecido con las máquinas de 32 bits, con luchadores y naves poligonales en pantalla, con entornos en tres dimensiones y con bandas sonoras que poco han de envidiar a otros medios, es comprensible que este regusto de lo viejuno se le haga un tanto difícil de masticar. “Come, nene, come espinacas que son buenas para ti y crecerás fuerte y sano”, podría ser el equivalente al “Tío, juégatelo que es una joya, la de monedas que me dejé yo ahí”, pero ni flores; el niño acabará de espinacas hasta los tobillos y los jugones mozalbetes se lanzarán a los mandos de su FPS favorito a seguir con sus escaramuzas online. Por eso ante la perspectiva de un nuevo recopilatorio de grandes éxitos de Capcom no es extraño que los canosos recibamos de buen grado el regreso de unos cuantos viejos conocidos, mientras que la muchachada seguramente ponga el mismo gesto de asquete que el niño del ejemplo ante el amasijo de espinacas. Solo que esta vez, Capcom ha aliñado las espinacas.

Lo que Capcom Arcade Cabinet nos ofrece es una jugada parecida a la de sus anteriores volúmenes de Capcom Arcade Classics para la anterior generación. La diferencia radica en que, como es lógico, las características de la actual han ido unos pasitos más allá.

Serán 15 juegos directamente surgidos de los salones recreativos de los años ochenta los que irán siendo publicados progresivamente en formato digital, de manera que la adquisición de éstos es a la carta. Siendo el catálogo de Capcom está de más decir que hay verdaderos tesoros entre ellos, juegos que son leyendas de los salones recreativos y que nunca estorban en una colección, caso de Ghosts’n Goblins, 1942, Commando o Black Tiger.

Son el viejo amigo con el que nos fundimos en un fuerte abrazo cuando lo vemos años después. Otros, en cambio, van más dirigidos al gesto de sorpresa, el apretón de mano y el “¡Cuánto tiempo, no te había conocido!”, si bien lo de “Por ti no pasan los años” no es muy aplicable en según que casos, los más nos tememos. Tampoco es esa la idea al fin y al cabo. Capcom Arcade Cabinet, por tanto, lo que nos plantea es la posibilidad de confeccionarnos nuestro propio salón arcade, ya sea seleccionando con mimo los títulos que más recuerdos nos traen como lanzándonos al afán coleccionista y haciéndonos con todos, algo que tiene su premio en forma de otros dos juegos desbloqueables.

De esta manera, los juegos pueden adquirirse en pequeños packs organizados por añadas, individualmente cuando ya estén todos publicados el 31 de abril a un precio de 3,99€ o 320MP cada uno, o en un gran lote completo al precio de 29,99€ o 2000MP si esperamos a finales de mayo. Una decisión que en cuanto al fondo no se nos antoja mala, ya que si solo nos interesa algún título puntual no tendremos que arrastrar al resto de juegos detrás para posiblemente no tocarlos en la vida, y por otro lado nos permite ajustar el gasto que le dediquemos a este recopilatorio.

Eso sí, al completista que quiera tener su Capcom Arcade Cabinet a plena capacidad de una sola tacada y a un precio que le supondría un ahorro considerable, no le queda otra que armarse de paciencia hasta dentro de tres meses, o bien ir matando el gusanillo con ediciones anteriores. Y suponemos que llegados a este punto la pregunta es “¿Y por qué no deberíamos hacerlo el resto?”. Bueno, como ya os hemos comentado antes, esta vez Capcom ha añadido algunos extras acordes a la presente generación.

 

Esos jugadores a lo que hacíamos referencia, los de la nueva promoción que no ha tenido ocasión de pisar unos recreativos, no son ni mucho menos el objetivo de Capcom Arcade Cabinet, pero ahora tienen una buena ocasión de asomarse a esta ventana sin que su condición de juegos “arcáicos” les eche para atrás. Los juegos de este recopilatorio incluyen, por supuesto, trofeos y logros, para que los jugadores actuales se sientan como en casa y, de paso, si no es por la nostalgia y el recuerdo, inexistente en su caso, al menos se planteen engordar sus perfiles de Xbox Live y PSN con unas cuantas hazañas. Es muy probable, prácticamente seguro, que varios de estos juegos no los hayan tocado ni con una pértiga, pero nada que temer. Cada uno de los títulos incluye un modo fácil y un modo práctica en los que la legendaria dificultad de los arcades de la desarrolladora japonesa nos dará un poco de tregua para poder catar bien el productor sin preocuparnos de sudar la gota gorda.

Para aquellos más sociales, el echarse su partida a dobles en las máquinas que lo permitan – recordemos que todas no tienen la opción de dos jugadores simultáneos – será posible sin necesidad de traer a nadie a casa. Los arcades que contemplen esta opción cuentan con juego online, en el que podremos encontrar un compañero o compañera a nuestro gusto en base a las opciones de búsqueda que introduzcamos.

Si nos lucimos especialmente en nuestra partida y queremos hacer al resto del mundo partícipe de ellos, la versión para PS3 nos da la opción de subir un vídeo de ésta a YouTube para presumir en condiciones. Por último, y al igual que en los salones podíamos grabar nuestras iniciales para la posteridad y que el resto de la parroquia se admirase y/o picase para intentar superarnos, disponemos de tablas de clasificación globales para sacar pecho en ese enorme local de arcades en que se convertirá la red.

Estas son las características que ofrece Capcom Arcade Cabinet y son, a la postre, el elemento distintivo de esta recopilación por encima de las anteriores, junto con el rescate de algunos títulos menos conocidos por el gran público. Hablar de sus juegos, sin embargo, no creemos que a estas alturas nos lleve a mucha más conclusión. Las hay mejores y las hay peores, las hay divertidísimas y que aguantan el paso del tiempo, caso del siempre fabuloso Black Tiger, y las hay más flojas y con una jugabilidad que os hará ver dinosaurios y pinturas rupestres a cada esquina, caso del apreciado pero muy desfasado Avenger. Son máquinas clásicas que ya hemos visto en la mencionada Capcom Classics Collection y que a estas alturas a todo el mundo le sonarán cuanto menos. Pero si queréis salir de dudas, esta es la lista de juegos y sus fechas de lanzamiento:

Pack 1 – 19/20 de febrero (4,99€/400MP)

-Black Tiger (gratuito con la descarga de Capcom Arcade Cabinet)
-1943: Battle of Midway 
-Avenger

Pack 2 – 5/6 de marzo (9.99€/800MP) 
-Ghosts ‘n Goblins  
-Gun.Smoke  
-Section Z

Pack 3 – 19/20 de marzo (9.99€/800MP) 
-Side Arms
-Legendary Wings
-Trojan

Pack 4 –2/3 de abril for (9.99€/800MP) 
-Commando
-The Speed Rumbler
-Exed Exes (Savage Bees)

Pack 5 –16/17 de abril for (9.99€/800MP) 
-1942
-SonSon
-Pirate Ship Higemaru

Es muy fácil pensar que Capcom Arcade Cabinet es la repetición de la jugada una vez más. Bueno, lo es, pero hay otra lectura: ¿por qué renunciar a jugar de nuevo a los clásicos en la presente generación con las características que ello conlleva? Ya avisábamos al comienzo que no es un plato del gusto de todos, pero los paladares que aprecien el toque retro y que recuerden con cariño estos juegos van a saborearlo a conciencia. Y puede que hasta alguno de los que hacían asco a aquellas metafóricas espinacas hunda el tenedor, mastique y descubra un mundo que se había perdido hasta entonces.

Eso, ni más ni menos es Capcom Arcade Cabinet, la puerta a otro punto de la cronología de Capcom que tocaba esta generación. No obstante, su limitación a la década de los ochenta lo hace aún más de nicho. No esperéis ver un Cadillacs and Dinosaurs, ni aquel recordado The Punisher, ni al Capitán Commando ni ninguna versión de Street Fighter II. Qué grande sería que Capcom nos permitiera jugar a estos y otros más con esas funciones online, por favor, guiño, codazo. Así y todo, es un viaje al pasado casi con fines didácticos y, desde luego, los que ya estamos crecidos no lo vemos con malos ojos.

————————————————————————————————————————————-

Valoración final:

Jugabilidad: Como en las mejores familias, deliciosa en unos pero anquilosada en otros.

Gráficos: Las recreativas tal cual, pixelosas y ochenteras, como debe ser. No os asustéis, hay filtros de suavizado.

Sonido: El que inundaba los salones arcade. Nuevamente, unos juegos os tendrán tarareando más que otros.

Duración: Pese a que las recreativas no solían destacar por su extensión, hay para horas y horas.

Conclusión

Capcom pone sus viejas glorias de nuevo a nuestro alcance y con funciones adecuadas a la época actual. No es una opción para todos los públicos, sino para un sector claramente identificable que ama el juego clásico. Dejarse llevar por la ola de la nostalgia, no obstante, puede tener premio.

————————————————————————————————————————————-

Si te ha gustado te gustará

Capcom Classics Collection vol. 1 y 2

Sega Mega Drive Ultimate Collection

No te quedes solo en el juego

Película: ¡Rompe Ralph!, de Rich Moore

Libro: Ready Player One, Ernest Cline

Publicaciones relacionadas

Cerrar