Los magos del balón

9761

De equipo de mindundis a campeones hechos y derechos, esa es la historia de un equipo de fútbol y de sus integrantes, un grupo de chavales capitaneados por el mejor jugador japonés. Es la historia del manga Captain Tsubasa, Campeones en nuestras tierras, y ahora la revivimos desde el Mega CD.

Sí, es cierto que en la liga española no vamos faltos de estrellas. No nos podemos quejar en ese sentido, tenemos astros de la talla de Leo Messi, Cristiano Ronaldo, el recién llegado Gareth Bale o, como no, los integrantes de la Roja, que para eso llevan a cuestas dos Copas de Europa y un Mundial de manera consecutiva. Jugadores de leyenda, de dibujos animados, podría decir alguien. Bueno, bueno, un respeto, que en la parcela de los dibujos el pescado ya está vendido.

Para ser más concretos, se lo reparten los chavalotes que salieron de la pluma de Yoichi Takahashi, un mangaka de los que lucen galones y, ante todo, un futbolero de pro, auténtico enamorado de la liga española, como luego reflejaría en su obra. Una obra protagonizada por esos chicos que allá van con el balón en los pies y que ninguno los podía detener, ¿no os suena? Más pistas: campos kilométricos, disparos imposibles, saltos dignos de un ninja, porteros que usaban el kárate para sus paradas, remates acrobáticos, la catapulta infernal… Si a estas alturas no sabéis que estamos hablando de Captain Tsubasa, serie que Telecinco emitió en sus inicios bajo el título de Campeones y que marcó cientos si no miles de infancias españolas hace casi un cuarto de siglo, la verdad, no sabemos qué más os podríamos decir…



Claro, que siempre podríamos empezar por el principio y contaros la trama de esta historia de superación y pasión por el esférico, a veces en un sentido tan literal que hasta asusta. Es la historia de Oliver Atom, que también puede ser Atton, Hutton o vaya usted a saber dependiendo del país, pero que en su casa es más conocido como Tsubasa Ozora. Tsubasa acaba de llegar a la ciudad nipona de Nankatsu y no tiene más amigos que su balón de fútbol. Pero he aquí que una riña de patio de colegio, literalmente, entre los jugadores de los equipos infantiles de las escuelas Nankatsu (Niupi en España, en qué estarían pensando…) y Shutetsu (St. Francis) por el uso de un campo de entrenamiento hará que Tsubasa conozca a sus nuevos compañeros y a su primer rival, el gran superportero Genzo Wakabayashi (Benji Price), un tipo al que se dice que es imposible marcarle un gol. Las estadísticas están para romperlas y la unión acabará haciendo la fuerza cuando los institutos de la zona se unan para confeccionar un único equipo, el Nankatsu SC (New Team) que participará en el campeonato nacional.

Muy a grandes rasgos esta es la premisa de Captain Tsubasa, porque si entrásemos en más detalle y en enumerar a más personajes nos podrían dar las uvas. Dejémoslo pues en que el sueño de Tsubasa es convertirse en jugador profesional, en concreto viajando a Brasil, donde espera foguearse en el arte del jogo bonito. Pero vayamos paso a paso y atendamos cada cosa por orden, porque el juego que nos ocupa, Captain Tsubasa para el Mega CD que Sega lanzó como complemento a su consola Mega Drive, recrea precisamente esta primera parte del manga de Takahashi, con las que serían las dos ediciones del torneo que vimos relatadas en la serie de televisión y que el juego sigue al dedillo.

Por un lado, los juegos de Captain Tsubasa no llegaron a nuestro mercado, de hecho raro fue que salieran de Japón, pero por otro raro es también que a estas alturas y gracias a la magia de Internet no se conozca al menos su funcionamiento. En cualquier caso, lo primero que hay que advertir es que a pesar de su temática, la longeva saga de Captain Tsubasa no consta en absoluto, salvo alguna excepción, de simuladores de fútbol al uso. En su lugar, Tecmo, sus desarrolladores, introdujeron un sistema que se sitúa a medio camino entre una especie de anime interactivo y un juego de estrategia. Esto que suena tan raro no lo es tanto si lo planteamos como una especie de juego de tablero, como alguna variante exótica de un Subuteo o algún juego por el estilo.



Pero concretemos. En Captain Tsubasa veremos cómo el partido transcurre ante nuestros ojos, con el jugador que lleva el balón en cada momento correteando por el campo, eso sí, bajo nuestro control y viendo en todo momento su posición y la del resto de jugadores en un minimapa. Cuando algún rival le sale al paso, se nos da a elegir su próximo movimiento, que generalmente será driblar, pasar o tirar a puerta. O hacer una entrada o segar a ras de hierba si estamos defendiendo. Las opciones pueden cambiar en función de casa situación y jugador, pero cada uno de ellos dispondrá de una cantidad de puntos para llevar a cabo estas acciones, cuyo coste nos vendrá marcado en ellas, y que hará con éxito dependiendo de las estadísticas del oponente que tenga delante y de la propia acción que el mismo realice. Todo ello amenizado con los comentarios del eterno locutor de los encuentros, ese sentido Manolo Lama nipón que narra partidos de alevines con la pasión de la final de Champions, y al que por fin podemos poner rostro gracias a una miniatura en la parte inferior.

Seleccionada la acción veremos la ejecución como si de partes de un episodio de la serie se tratase, salvando las lógicas distancias, claro está, pero realmente el sabor de estar viendo un capítulo de Campeones puede paladearse cuando vemos a Tsubasa ejecutar chilenas, potentes trallazos o su distintivo y patentado Tiro del Águila, tras lo cual veremos con el balón se deforma, realiza parábolas imposibles y, previo pasmo del portero, que por su expresión poco menos que verá pasar su vida ante sus ojos en pocos segundos, se colará en las mallas, rebotará contra el poste o será despejado o atajado por el cancerbero. No solo Tsubasa tiene su lucimiento, sino que sus compañeros de equipo con movimientos de factura propia contarán con ellos a su disposición. Así, veremos lucirse a su manera a Ryo Ishizaki, (el entrañable tuercebotas Bruce Harper), el crack Taro Misaki (Tom Baker) o el Trío de Oro del Shutetsu formado por Teppei Kisugi (Johnny Mason), Hajime Taki (Ted Carter) y Mamoru Izawa (Paul Diamond). Enfrente, titanes de la talla de los espectaculares gemelos Tachibana (hermanos Derrick), el ídolo Jun Misugi (Julian Ross), el currante Hikaru Matsuyama (Phillip Calahan) o los temibles jugadores del Meiwa (Muppet), con Kojiro Hyuga (Mark Lenders) y Takeshi Sawada (Danny Mellow) a la cabeza.

Gracias a la mayor capacidad del formato CD, Tecmo se dio el gusto de sustituir las que hasta la fecha eran pantallas estáticas con textos entre partido y partido para narrar la historia por secuencias animadas con el doblaje original y diálogos de la serie, ayudándonos aún más a revivir la historia de Captain Tsubasa partido a partido. Un gran atractivo para los fans de este anime, aunque desde luego los puristas del balón lo iban a pasar francamente mal. Y sería un error, porque acercarse a los juegos de Captain Tsubasa en general y a esta versión de Mega CD en particular con una mente abierta es descubrir un tipo de juego que, si bien no es tan trepidante para echar un Barça – Madrid en el FIFA de turno, es también divertido y desde luego no menos satisfactorio cuando al fin conseguimos perforar la meta contraria, y si es a costa de un vistoso movimiento especial, mejor que mejor.



Sin embargo, alguien debió considerar que este tipo de juego resultaba muy de nicho para su exportación y no sería hasta hace unos pocos años que viésemos al fin un juego de Captain Tsubasa localizado para nuestro mercado en la portátil Nintendo DS. Pero bien que recibimos algunas intentonas de colar de soslayo este sistema en versiones “retocadas” de Captain Tsubasa. ¿Os suena Tecmo Cup Soccer para NES? ¿O Tecmo Cup Football para Mega Drive? Decidles hola a Oliver y compañía, están ahí en espíritu. En cualquier caso, la serie Captain Tsubasa marcó su propio género, que no es algo que muchos puedan decir, y esta versión de Mega CD significó el punto más cercano a jugar a una serie de anime que se podía pedir en los noventa. Y ahora, saltemos a ese terreno de juego infinito a ganar por nuestros compañeros y a demostrar que el balón es nuestro amigo.

Juan Elías Fernández

—————————————————————————————————————-

No te quedes solo en el juego:

Película: Oliver y Benji: La gran batalla de Europa, de Isamu Imakake

Manga: Captain Tsubasa, de Yoichi Takahashi

Canción: Miguel Morant – Oliver y Benji

Cerrar