Coches con personalidad

5930

Los animados coches de Disney continúan sus aventuras cinematográficas en nuestras consolas. Y lo hacen con su simpatía y desenfado de siempre. La magia de Pixar toma vida de nuevo.

Disney, y concretamente Pixar, parecen haberse convertido últimamente en la excepción que confirma la regla. Es sabido por todos que, generalmente, los videojuegos basados en películas suelen ser más bien flojos (por problemas de tiempo, producción y demás). Pero en el caso de títulos como Toy Story o Cars, no sucede así. Y la secuela de esta conocida película de coches parlanchines no hace más que confirmarlo.

Carreras locas

Cars 2 es, como cabía esperar dados sus protagonistas, un juego de carreras. Su desarrollo ha corrido a cargo de Avalanche (Just Cause) y sigue el argumento del film en el que se basa. Bueno, al menos en parte. En lugar de ponernos a competir en el World Grand Prix, el videojuego se centra en nuestro entrenamiento como agentes de C.H.R.O.M.E.

El caso es que, entrando en materia, su jugabilidad resulta cercana a la contemplada en el clásico Mario Kart, así como a la de títulos más modernos como Pure, Blur o Split/Second. Al igual que en ellas, durante las carreras que forman el juego encontramos todo tipo de posibilidades: armas, golpes, derrapes, obstáculos, acrobacias… De esta forma se consigue que no se den dos partidas iguales. Está de más comentar que no estamos ante un simulador ni nada por el estilo. El control del juego es cómodo y sencillo, fácil de dominar desde la primera vuelta que juguemos. Aunque, aún así, el alto número acciones que podemos aprender y disputar hacen que la variedad esté servida y que no aburra, a pesar de estar claramente pensado para los más pequeños de la casa.

Además, Cars 2 tiene otro aliciente importante: el poder ir desbloqueando su contenido poco a poco. Al comienzo del juego sus opciones son relativamente limitadas, pero a medida que vamos ganado carreras y profundizando en él, descubrimos que esconde muchas sorpresas.

Sorpresas como por ejemplo un agradecido modo multijugador. En este caso no encontramos opciones online, pero sí un divertido modo a pantalla partida, en el que podemos vernos las caras con hasta cuatro amigos.

Pero ya juguemos solos o acompañados, Cars 2 es un fiel reflejo de la película. Casi todas las locuras que vemos en esta se pueden realizar aquí. Lo que, sumado a que visualmente parece un calco del trabajo de Pixar, hacen que disfrutar de él sea como continuar lo visto en las pantallas de cine. Seguro que todos los chavales que se lo pasaron bomba con el estreno hacen lo propio con el videojuego.

Publicaciones relacionadas

Cerrar