Plataformas de la vieja escuela

9767

Mickey Mouse es, por méritos propios, uno de los personajes más consagrados y queridos de la factoría Disney. Este divertido ratón ya cuenta con gran cantidad de videojuegos a sus espaldas, pero parece ser que la edad no recae sobre este personaje, que en esta ocasión llega con un remake para quitarse el sombrero. Han sido bastante los títulos que han intentado rememorar la época de sus originales, como por ejemplo Flashback, pero sin lugar a dudas Castle of Illusion es uno de los juegos que mejor ha aprendido la lección de cómo realizar un remake. Os invitamos a descubrir el Castillo de las Ilusiones con nosotros.

Fue en el año 1990 cuando Mickey Mouse aterrizaba en Mega Drive, entre otras plataformas, con un título dispuesto a dejar encandilada a toda la familia; Castle of Illusion. Sega parecía estar dispuesta a dar un golpe sobre la mesa, demostrando todo lo que el género de las plataformas estaba dispuesto a ofrecer a los jugadores. Sin lugar a dudas el título pronto se convirtió en un juego de referencia, tanto para los más pequeños de la casa como para los adultos, aunque quizás quedara eclipsado por la futura llegada de Sonic The Hedgehog a esta misma plataforma.

Dejando a un lado el éxito cosechado por ambos títulos, nos centraremos en mencionar que este Castle of Illusion protagonizado por la mascota de Disney era un título plataformas con un precioso apartado gráfico en 2D, que mostraba todo lo que pronto darían de sí las consolas de 16 bits (aunque recordad que también estuvo en los 8 bits con la genial versión de Master System). Su mecánica era bastante sencilla, pero no por ello menos divertida. ¿Quién no recuerda pasar largas tardes delante de la consola intentando llegar al jefe final de la manera más heroica posible? Porque sí, una de las cosas que más caracterizaban a los plataformas de antaño era su alta rejugabilidad, ya fuera por el contenido del título, o porque nos teníamos que conformar con el mismo juego durante mucho tiempo…

Ahora, en pleno año 2013, Sega se ha decidido a revivir este clásico de los noventa, pero por supuesto teniendo en cuenta que el juego tenía en su haber una gran cantidad de seguidores. Los cambios en cuanto a la jugabilidad han sido mínimos, y es de agradecer que el título se haya mantenido tan conservador en este aspecto. Lo que sí que ha sufrido un cambio radical ha sido, sin lugar a dudas, su apartado gráfico. Está claro que las consolas de 16 bits podían hacer maravillas, pero no pueden competir gráficamente con lo que es capaz de hacer ahora una PlayStation 3, Xbox 360 o PC. El mágico mundo que nos presenta Castle of Illusion parece ahora sacado directamente de una película de Disney, algo que seguro encantará a todos los seguidores de la compañía.

En cuanto a su historia, se ha mantenido intacta, aunque por supuesto los avances tecnológicos han permitido que esta sea contada de una forma más llamativa. Un narrador, como si de una obra teatral se tratase, nos contará todos y cada uno de los acontecimientos que van surgiendo en la aventura de Mickey, que se ve envuelto en un serio problema; su amada Minnie ha sido secuestrada por la malvada bruja Mizrabel, y tendrá que conseguir sacarla del castillo para evitar que la bruja lleve a cabo su plan.

Pronto nos encontraremos ante las puertas del castillo de Mizrabel, donde nuestro personaje tendrá que hacerse con siete gemas de colores para conseguir liberar a su amada de la maléfica bruja. Es imposible no pensar en este castillo como el mismo que se presenta en Super Mario 64, aunque por supuesto al poco tiempo nos daremos cuenta de que existen grandes diferencias entre ambos. Mientras que el castillo por el que pululamos con Mario cuenta con una sorprendente cantidad de cuadros que visitar, en este castillo Mickey tendrá acceso a cinco mundos diferentes, más el del jefe final, que esconden las siete gemas ocultas.

Para conseguir abrir las diferentes puertas del castillo tendremos que ir recolectado diamantes, que se encuentran desperdigados por todos los escenarios disponibles, contando con un total de 800. Para superar la aventura no será indispensable recogerlos todos, pero por supuesto se trata de un incentivo más para volver a rejugar cada uno de los niveles. Cada mundo estará formado siempre por dos fases, y una tercera que concluye con un jefe final.

El diseño de cada mundo se ha mantenido muy fiel al del original, aunque por supuesto con ciertos cambios. Tanto los enemigos con los escenarios mantienen fuertes enlaces con el Castle of Illusion aparecido en Mega Drive, aunque ahora, gracias a este remake, podemos disfrutar de un acabado más sorprendente. Visitaremos, por ejemplo, un bosque plagado de criaturas, una fábrica de juguetes o bien una antigua librería, todo ello con unos acabados en tres dimensiones simplemente sensacionales. A pesar de que el título original era completamente de desarrollo lateral, en el remake podremos disfrutar de momentos en 3D, como a la hora de movernos por el castillo o mientras acabamos con algunos jefes finales.

A lo largo de nuestro viaje por los diferentes mundos, además de las gemas anteriormente mencionadas, también tenemos la posibilidad de encontrar unos naipes y unos chiles, que nos servirán para desbloquear diferentes atuendos para nuestro personaje. Estos coleccionables estarán ocultos en diferentes partes del escenario, o incluso en fases extras a las que podremos acceder dentro de cada mundo. Sin duda, estos momentos del juego suponen un verdadero reto para todos aquellos que quieran conseguir el 100% del título, por lo que rejugar cada uno de los niveles resulta necesario si queremos descubrirlo todo. 

En cuanto al control de nuestro personaje tenemos que hablar de altibajos. Si bien este es sencillo, y se basará en todo momento en saltar o impulsarnos sobre nuestros enemigos, hay momentos en los que se puede volver algo impreciso. Esto será más notorio cuando tengamos que realizar movimientos veloces, alternando saltos entre diferentes plataformas, algo que puede llevarnos en varias ocasiones a no calcular bien el momento exacto en el que tenemos que impulsarnos. Estos ligeros problemas con el control se acentúan más en esos momentos en los que hay que desplazarse en tres dimensiones, siendo bastante impreciso a la hora de alcanzar plataformas lejanas. Para evitar que el jugador se desespere en su aventura, a lo largo de los diferentes escenarios se han ido repartiendo algunos puntos de control, aunque bien es cierto que no queda muy claro donde se encuentran. 

Acabar Castle of Illusion no es una tarea complicada, aunque en los compases finales del juego moriremos unas cuantas de veces, más teniendo en cuenta que en esta ocasión el jefe final es bastante  más duro de roer que en el original. Aun así, completar la historia nos puede llevar unas dos horas, aunque eso sí, la alta rejugabilidad, unida a un modo contrarreloj que se desbloquea al acabar cada fase, hace que Castle of Illusion sea un título más largo de lo que podemos pensar un principio. 

Por último, aunque no menos importante, hablaremos de sus características técnicas. Gráficamente el juego parecerá cobrar vida en nuestros televisores. Se ha hecho un trabajo artístico que demuestra que cuando se quiere, se pueden hacer grandes títulos plataformas con el modelado en tres dimensiones. Además de unos escenarios llenos de vida y color, los enemigos finales están la mar de trabajados, especialmente cierto enemigo que aparece en la mitad del título. Las animaciones con las que cuenta Mickey parecen sacadas de una serie, y la inspiración que han tenido los creadores con las fases originales es digna de ser alabada. 

El apartado sonoro mantiene algunas de las melodías que ya podíamos escuchar en el original, aunque eso sí, se han optado por técnicas más avanzadas para su creación, por lo que suenan mucho más nítidas y limpias. La voz del narrador ayudará a meternos en situación, y aunque este nos hable en inglés, al igual que Mickey, todo está traducido con unos subtítulos en nuestro idioma. Habrá algunos que hubieran preferido que tanto Mickey como el narrador estuvieran doblados al castellano, pero al menos es de agradecer que se haya intentado ahondar más en el hilo argumental y en la forma que es contada esta historia.

Rubén Moyano


——————————————————————————————————-

Valoración final

Jugabilidad: Los controles serán sencillos e intuitivos, aunque en momentos de velocidad puede que sean bastante imprecisos a la hora de realizar saltos. Los momentos en tres dimensiones son todo un acierto, sobre todo en algunos jefes finales. La mecánica del juego resulta variada, y los enemigos poseen el mismo carisma, o incluso más, que en la aventura original.

Gráficos: Sin dudas el mejor apartado del juego. Se nota el mimo y entusiasmo que los desarrolladores han puesto a la hora de crear el título. Los diferentes mundos que visitaremos cobran vida en nuestras pantallas, con un acabado colorido y un diseño de niveles soberbio.

Sonido: Las canciones serán conocidas por los seguidores del título original, aunque no están todas. El juego cuenta con la participación de un narrador que nos cuenta las aventuras de nuestro querido ratón, aunque cuenta con voces en inglés, al igual que Mickey, pero tranquilos, el juego está subtitulado al castellano.

Duración: Para todos aquellos que vayan directos al grano, pueden completar Castle of Illusion en dos horas, aunque si lo que queremos es exprimir el título al máximo, encontraremos varios coleccionables bastante escondidos en cada nivel. Además, al completar cada fase desbloquearemos un modo contrarreloj por lo que la cantidad de extras disponibles en el título es suficiente como para tenernos atrapados unas cuantas de horas más.

Conclusión:

Sin lugar a dudas, Castle of Illusion es la muestra de cómo se tiene que hacer un buen remake. Se nota que sus creadores han tenido en mente el título original en todo momento, y han sabido añadir y modificar lo justo y necesario. Si ya disfrutaste hace tiempo con el original en Mega Drive o Master System, ahora tienes la oportunidad de hacerlo en PC, PlayStation 3 y Xbox 360. En cambio, si no has probado el título nunca, no tienes excusa para hacerlo ahora. Se le podría achacar algún que otro fallo en sus controles, pero nada que ensombrezca el resultado final. La guinda del pastel hubiera sido que este remake incluyera el original, como hemos visto en Flashback, por ejemplo. Si eres un amante del género de los plataformas, esta es una gran opción que te divertirá y sorprenderá a partes iguales.

———————————————————————————————————–

Si te ha gustado te gustará:


No te quedes solo en el juego:

Publicaciones relacionadas

Cerrar