Orígenes vampíricos

Uno de los capítulos más recordados de la mítica serie Castlevania, Rondo of Blood, llega a PSP en forma de readaptación o “remake”. Y lo hace escondiendo un par de secretos bajo la manga muy interesantes para satisfacer a los fans más veteranos.

A estas alturas qué duda cabe de que Castlevania es una de las series más conocidas y representativas del mundo de los videojuegos, especialmente si volvemos la vista atrás a la época de los ocho y dieciséis bits. Fue entonces cuando sus entregas brillaron especialmente en consolas clásicas como NES, Super Nintendo, Game Boy o MegaDrive. En esta ocasión la serie recae en PSP, pero con una aventura no del todo desconocida. En realidad hablamos de Rondo of Blood, un título que vio la luz para PC Engine hace ya un par de décadas, y que nunca llego a salir de su Japón natal. Hasta ahora, claro…

Drácula “rise again”

Como en todas las entregas de esta vampírica serie (al menos en todas las que podemos catalogar como clásicas) la historia es la misma: Drácula, que no cesa en su empeño de resucitar una y otra vez, ha vuelto a la vida por enésima ocasión. Y como cada vez que lo hace, tiene que ser un miembro del legendario clan Belmont, en este caso Richter, quien se encargue de detenerlo. Un personaje que los aficionados a la saga conocerán bien por su importancia en el mítico Symphony of the Night, título que vio la luz en tiempos de PlayStation y Sega Saturn.

Aunque estamos ante una adaptación en 3D de la aventura original, la jugabilidad se ha respetado hasta las últimas consecuencias. Es decir, que se trata de una aventura de acción de desarrollo lateral en la que tenemos que superar distintos niveles repletos de todo tipo de criaturas de pesadilla: esqueletos, zombis, lobos, etc. Y al final de cada nivel nos espera un enemigo final de gran tamaño y con una dificultad desorbitada. De hecho, Rondo of Blood siempre ha tenido fama de ser una de las entregas más difíciles de la serie, y también eso se ha mantenido. Este Drácula X Chronicles en un título muy difícil, casi a la altura del mítico y desesperante Ghost’ n Goblins, por citar un claro ejemplo. ¡Tened esto en cuenta!

Tres por uno

Al margen de esta nueva puesta al día, el UMD guarda una gran sorpresa. Bueno, dos mejor dicho. A medida que avanzamos en la aventura podemos llegar a desbloquear dos títulos legendarios, tanto el propio Rondo of Blood original, como su secuela, Symphony of the Night. Y, por si fuera poco, ambos están traducidos al castellano por primera vez en la historia (este último siempre había estado en inglés).

Así pues, los usuarios más clásicos y mitómanos que no terminen de apreciar demasiado el nuevo aspecto tridimensional del título, siempre pueden tirar de los clásicos y rejugarlos una vez más, ¡y en nuestro idioma! Por su parte, la banda sonora mantiene el estilo de siempre, recuperando los temas de las entregas originales pero en versiones remasterizadas.

Cerrar